Reflejos (2008)

Fotograma: Reflejos (2008)

Ben Carson (Kiefer Sutherland) ha tenido días mejores. Ha pasado casi un año desde que el inestable detective fuera suspendido de su trabajo en el Departamento de Policía de Nueva York tras haber disparado fatalmente a otro policía que trabajaba de incógnito, un accidente que no sólo le costó su empleo, sino que le llevó al alcoholismo y desató la ira que le alejó de su esposa e hijos, teniendo que pernoctar ahora en el sofá de su hermana, en Queens. Mientras Carson patrulla por los espeluznantes y chamuscados restos de los almacenes Mayflower, advierte algo siniestro en los fastuosos espejos que adornan sus paredes. En su inmenso cristal se reflejan unas imágenes terroríficas que inquietan profundamente a Carson.

Valoración: 5,744.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA DE LA PELÍCULA

Título Original: Mirrors.
Director: Alexandre Aja.
Guionistas: Alexandre Aja, Grégory Levasseur.
Reparto: Kiefer Sutherland, Jason Flemyng, Amy Smart, Paula Patton, Cameron Boyce, Erica Gluck, John Shrapnel, Mary Beth Peil, Julian Glover, Ezra Buzzington.
Productores: Grégory Levasseur, Alexandra Milchan, Marc Sternberg.
Música: Javier Navarrete.
Fotografía: Maxime Alexandre.
Montaje: Baxter.
Países Participantes: Estados Unidos, Rumanía, Alemania.
Año de Producción: 2008.
Duración Original: 112 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 13 años.
Género: Suspense, Terror.
Estreno (España): 3 de octubre de 2008.
DVD (Venta): 8 de abril de 2009.
Distribuidora (España): 20th Century FOX España.
Espectadores (España): 633.840.
Recaudación (España): 3.729.544,49 €.
Visitas: 19.
Popularidad: 691 / 818.

Cartel: Reflejos (2008)

COMENTARIO

"El otro lado del espejo" (Kim Sung-ho, 2003) ya es otra cinta de terror oriental vampirizada por Hollywood, aunque con un director francés de probada eficacia en el mundo del remake -Alexandre Aja ("Las colinas tienen ojos", 2006)- y con la presencia estelar de Kiefer Sutherland. En esta ocasión es un ex policía reciclado como guardia de un centro comercial, donde llevará a cabo un terrorífico descubrimiento: están aquí y vienen a por nosotros. (Anuario Fotogramas 2009).

Fotograma: Reflejos (2008)

CRÍTICA

06-10-2008 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Como en un espejo oscuro

Los espejos -elemento fundamental en "Reflejos", el nuevo filme de Alexandre Aja- nos dan el envés de nosotros mismos, al tiempo que, en algunas ocasiones, a muchos hombres y mujeres les gusta verse reflejados en espejos turbios. Algo de todo ello hay en las investigaciones que lleva a cabo un ex policía, aterrado ante la posibilidad de que sean precisamente los espejos el medio utilizado por un tremebundo asesino para contactar con sus víctimas.

Curiosamente, hasta Jorge Luis Borges sintió el horror de los espejos, su misterio impenetrable, en algunos de sus más extraordinarios poemas. Aspecto que logra comunicarnos a medias Alexandre Aja, autor que fue en 2006 del 'remake' de "Las colinas tienen ojos".

Fotografiada a base de tonos glaucos, filmada con cierto sentido de lo claustrofóbico e interpretada con sobria eficacia por ese actor de indiscutible magnetismo que es Kiefer Sutherland, "Reflejos" es un filme bastante superior a la media del cine de terror palomitero al uso. Quizá porque el diseño de producción ha conseguido transmitir, aunque solo sea con cuentagotas, una oscura angustia a la hora de describir los dimes y diretes del vapuleado protagonista, enfrentado a un vidrioso enemigo invisible y escurridizo.

Cine de género, pues, impregnado de una tenebrista estética alucinatoria, que deriva en una escenografía laberíntica, pero ajena a los rigurosos mecanismos del miedo fílmico clásico, aquel que hizo posible obras maestras del calibre de "Freaks" (1932), de Tod Browning; "La novia de Frankenstein", de James Whale; o "La noche del demonio", de Jacques Tourneur. De ahí que la impactante película de Alexandre Aja, basculando siempre entre el aparatoso delirio neogótico y el puro popurrí estético, se concrete en una atmósfera menos opresiva que luctuosa, más épica que ominosa aunque, por supuesto, tan asfixiante como cabía esperar de este travieso cineasta francés.

Fotograma: Reflejos (2008)

24-04-2009 – JOSU EGUREN

A través del espejo

Alexandre Aja regresa con su último 'remake', en esta ocasión inspirado en una modesta pieza del inmenso catálogo de títulos del 'J-Horror', para volver a reivindicarse como la nueva esperanza blanca de los aficionados al género terrorífico. Si anteriormente había releído a Cortázar, y años después ese otro clásico del género titulado "Las colinas tienen ojos", ahora se fija en "Into the Mirror", una semi desconocida cinta coreana inédita en nuestros cines.

Aja se desenvuelve con mérito en la traducción del abecedario oriental con el que "The Ring" y "Dark Water" escribieron su esqueleto narrativo, y acierta al imprimir la remezcla con una sugerente textura visual muy próxima al virtuosismo, pero poco puede hacer para enderezar un guión que se agota en pocos minutos.

"Reflejos" no sigue el rastro de Lewis Carroll, ni reedita el catálogo de experiencias visuales relatados en las alucinaciones químicas de Alicia; prefiere mantenerse en el extremo luminoso de una realidad que se hace añicos cuando su protagonista, Kiefer Sutherland, descubre un ejército de fantasmas emparedados entre una delgada capa de nitrato de plata y el vidrio. Quienes conozcan los anteriores trabajos del francés, que debutó con la prometedora "Furia" (1999), sabrán que a éste le debemos algunas de las más aterradoras carnicerías cinematográficas estrenadas en nuestros cines, aunque en esta ocasión prefiere emplear la tensión dramática como improbable sustitutivo de las explosiones hemoglobinas, lo que le obliga a recurrir al tópico recetario de efectos sonoros y fueras de campo para garantizarse un par de sustos.

Una vez aclimatados a un texto poblado de decorados y personajes arquetípicos, el espectador avanza por delante de una trama que trata de recuperar posiciones con giros y nuevos giros. Y, sin embargo, cuando todo está resuelto y ya se avecinan los créditos de la película, descubrimos que ahí podría haber empezado una historia mucho más interesante que la que termina. ¿Habrá segunda parte? Catoptromancia.