Siete almas (Gabriele Muccino, 2.008)

Siete almas: Seven Pounds (Gabriele Muccino, 2.008)
Siete almas: Seven Pounds (Gabriele Muccino, 2.008)

Calificación:

Crítica: 6,678 Público: 6,794 España: S/C Rugoleor: S/C

Ficha:

Título Original: Seven Pounds
Director: Gabriele Muccino
Guionista: Grant Nieporte
Intérpretes:

Will Smith, Rosario Dawson, Woody Harrelson, Michael Ealy, Barry Pepper, Elpidia Carrillo

Productores: Todd Black, Jason Blumenthal, James Lassiter, Will Smith, Steve Tisch
Fotografía: Philippe Le Sourd
Música: Angelo Milli
Montaje: Hughes Winborne
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.008
Duración: 125 minutos
Edad: 13 años
Género: Drama, Romántica
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España, S. A.
Estreno: 16-01-2.009
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España
Espectadores: 1.666.187
Recaudación: 9.932.368,81 €
Visitas: 0
Popularidad: 0,00%
Puesto:  

Sinopsis:

Todo comienza con una lista de siete nombres: Holly Apelgren, Connie Tepos, George Ristuccia, Sarah Jenson, Nicholas Adams, Ezra Turner y Emily Posa. Lo único que todos tienen en común es que cada uno de ellos han llegado a un punto en sus vidas en que necesitan ayuda desesperadamente, financiera, espiritual o médica y que sin saberlo, han sido elegidos cuidadosamente por Ben Thomas para formar parte de su plan de redención. Pero es Emily Posa (Rosario Dawson), una vital paciente cardiaca, que tira por tierra todos sus planes, y hace lo que Ben creyó imposible, se acerca a él y pone del revés su visión del mundo y de lo que es posible.

Comentario:

Tras el éxito alcanzado con “En busca de la felicidad”, Will Smith y el realizador italiano Gabriele Muccino (“El último beso”) volvieron a unir sus fuerzas en un nuevo dramón. En esta ocasión, Smith pone alma a un hombre que se siente responsable de la muerte de su esposa. Para paliar su dolor, buscará la forma de aliviar el de otras siete personas, como un pianista ciego interpretado por Woody Harrelson, o una irresistible y muy, muy enferma Rosario Dawson.

Crítica:

21-01-2.009 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Almibarado melodrama

El hiperactivo Will Smith ataca de nuevo con “Siete almas”, convertido esta vez en un abogado economista que pasa de intentar suicidarse y suplantar la identidad de su hermano, a encontrar el amor de su vida en una enferma terminal y cambiar para bien y para siempre la vida de seis desconocidos. Filmado todo ello por el cineasta italiano Gabriele Muccino (“En busca de la felicidad”) con una ingenuidad y un candor que da la impresión de convertirse en la esperanzadora avanzadilla social de la nueva administración norteamericana, impulsada por el presidente Obama. Lo cual da paso a un almibarado melodrama donde los personajes -con una excepción- son más buenos que el pan, encarnados por actores de prestigio con la estimulante Rosario Dawson (“Las aceras de Nueva York”) al frente.

El resto es una sucesión de secuencias supeditadas al lucimiento de Will Smith, comediante simpático donde los haya al que, sin embargo, le falta un hervor a la hora de expresar emociones fuertes, la pulsión dramática propia de temas como el presente o como la frustrada “Soy leyenda”. Llegados a este punto, es inevitable pensar en Douglas Sirk, redentor de los más lacrimógenos 'weepies' de la productora Universal, gracias a su talento, elegancia y perspicacia social.

Viendo “Siete almas” uno se da cuenta de lo poco que conoce el percal su máximo responsable, el irregular Gabriele Muccino (“El último beso” es su mejor película hasta la fecha) quien, junto a Will Smith, han tratado de sacarle el mayor jugo posible a un guión (de Grant Nieporte) imposible: el de una historia ejemplarizante con loables buenas intenciones, pero con una falta de dramatismo y sentido de la observación que claman al cielo. Porque Muccino y Smith (que ejerce también como productor) olvidan que están contando una historia humanista con claroscuros, relegados aquí a la segunda fila.

Comentarios