Entrada destacada

50 primaveras

Nunca es demasiado tarde para hacer algo, sobre todo para Aurore Tabort (Agnès Jaoui), una mujer separada que acaba de perder su empleo y recibe la noticia de que va a ser abuela. A sus 50 años su vida parece estar congelada, pero un día se encuentra con un antiguo amor de su juventud. Esta reunión produce un cambio en Aurore, que se niega a admitir que esa podría ser la ocasión perfecta para empezar una nueva vida. ¿Conseguirá dejar atrás su orgullo y darse a sí misma una última oportunidad?

Tráiler.

Valoración:6,124.


FICHA

Título Original: Aurore.
Directora: Blandine Lenoir.
Guionistas: Jean-Luc Gaget, Blandine Lenoir.
Reparto: Agnès Jaoui, Pascale Arbillot, Samir Guesmi, Thibault de Montalembert, Sarah Suco, Lou Roy-Lecollinet, Eric Viellard, Nicolas Chupin, Rachel Farmane.
Productores: Fabrice Goldstein, Antoine Rein.
Música: Bertrand Belin.
Fotografía: Pierre Milon.
Montaje: Stéphanie Araud.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2017.
Duración: 89 minutos.
Calificación por Edades: No …

Cartas para Jenny (Diego Musiak, 2.007)

Cartas para Jenny (Diego Musiak, 2.007)

Póster: Cartas para Jenny

Título original: Cartas para Jenny
Director: Diego Musiak
Guionista: Andrea Baub
Intérpretes: Gimena Accardi
  Fabio Di Tomasso
  Martín Seefeld
  Manu Fullola
  Beatriz Spelzini
  Jesús Villegas
Productores: Alejandra Brandan
  María José Poblador
Fotografía: Darío Sabina
Música: Óscar Kaiser
Montaje: Juan Carlos Macías
Nacionalidad: España
  Israel
  Argentina
Año: 2.007
Duración: 100 minutos
Edad: 7 años
Género: Drama
Distribuidora: Key2media Audiovisual S. L.
Estreno: 30-01-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España

Sinopsis:

La película narra la historia de Jenny, una adolescente que inesperadamente se encuentra ante un embarazo no deseado. Con Kevin, su novio, deciden casarse y tener el hijo, pero él la abandona pocos días antes de casarse. Jenny, embarazada, sola y desesperada, no sabe qué hacer de su vida, cuando se encuentra con tres cartas que su madre le escribiera en vida con la promesa de de leerlas ante situaciones críticas en su vida. En esas líneas la joven descubre a su madre y acepta sus consejos. Al leer la última carta, Jenny decide viajar a Israel para comenzar una nueva etapa.

Calificación:

Crítica: 5,761
Vizcaya: 5,059
España: 7,355
Rugoleor: 6,207
Espectadores: 46.993
Recaudación: 309.828,60 €

Crítica:

02.02.2009 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Demasiado sufrimiento

El paso de niña a mujer de la protagonista del filme argentino “Cartas para Jenny” aparece tratado en esta ocasión con excesiva tendencia a lo melodramático, hasta el punto de convertir la historia en una lacrimógena sucesión de secuencias intimistas, filmadas por su ignoto realizador como si de un folletín puro y duro se tratara. La película cuenta el drama de una chica, enfrentada a una situación embarazosa -y nunca mejor dicho-, que da paso a un montón de situaciones personales y familiares, que la joven protagonista -encarnada con justeza por Gimena Accardi- intenta solventar como buenamente puede. Así pues, una vez más, la línea de sombra que separa la adolescencia de la edad adulta es el tema central de “Cartas para Jenny”, que adolece de cierto tono mortuorio.

Curiosamente, la película establece una singular relación con un país como Israel, de manera semejante a como lo hacía otra realización argentina estrenada la pasada temporada entre nosotros, “El nido vacío” (Daniel Burman), que se erige por derecho propio en la parte más interesante de la trama. Estas secuencias permiten vislumbrar una nación fascinante, por encima de cualquier otra consideración, que todo el mundo debería visitar, por lo menos, una vez en la vida.

El resto es una sucesión de momentos tensos en el diario discurrir de la abandonada protagonista, capaz en todo caso de salir adelante por sus propios medios... y con la inestimable colaboración del guionista de la historia, en un conjunto tan tenue y oscuro, que acaba por contagiar a quien lo contempla. En ese sentido, su máximo responsable no aporta nada nuevo a la línea argumental, cuyo desenlace se adivina antes de tiempo. Confiemos en que, apoyándose en otros argumentos, la cinematografía argentina supere esta baja forma aparente y recupere a la mayor brevedad posible el tono, la garra y la universalidad de “Un lugar en el mundo”, “Siete reinas” o “El hijo de la novia”: obras maestras que permanecen en la memoria de todos.

Comentarios