Dieta mediterránea (Joaquín Oristrell, 2.009)

Póster: Dieta mediterránea

Título original: Dieta mediterránea
Director: Joaquín Oristrell
Guionistas: Yolanda García Serrano
Joaquín Oristrell
Intérpretes: Olivia Molina
Paco León
Alfonso Bassave
Carmen Balagué
Roberto Álvarez
Jesús Castejón
Jordi Martínez
Usun Yoon
Productores: Marta Esteban
Gerardo Herrero
Fotografía: Albert Pascual
Música: Salvador Niebla
Montaje: Aixalá
Domi Parra
Nacionalidad: España
Año: 2.009
Duración: 102 minutos
Edad: 7 años
Género: Comedia
Distribuidora: Alta Classics S. L. Unipersonal
Estreno: 06-02-2.009
Página WEB: www.dietamediterraneafilm.com
www.altafilms.com

Sinopsis:

Sofía es una cocinera ambiciosa e impredecible que se enamora de dos hombres. Con Toni, el yerno que toda madre quiere tener, se casa y tiene dos hijos. Con Frank, su amante y representante, descubre los secretos de la alta cocina. Con los dos llega a un acuerdo profesional y amoroso que revolucionará el mundo de la cocina.

Calificación:

Crítica: 6,050
Vizcaya: 4,442
España:
Rugoleor:
Espectadores: 111.888
Recaudación: 650.394,69 €

Crítica:

08.02.2009 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Amores entre pucheros

Una especie de reina de los fogones, dos pretendientes contrapuestos y una revolución en el mundo de la cocina a lo largo y ancho de muchos años, son los ingredientes fundamentales de “Dieta mediterránea”: Agradable comedia costumbrista de Joaquín Oristrell, tras “Va a ser que nadie es perfecto”. Típico enredo a tres bandas, tan ameno como relajante, en sintonía con otras películas del mismo estilo que de un tiempo a esta parte se han estrenado entre nosotros. Títulos encargados de visualizar argumentos enmarcados en el fenómeno gastronómico, la nueva cocina internacional y sus prestigiados restauradores o gurús. Comedias como “Beber, comer, amar”, “El chef enamorado” o “Deliciosa Marta”, entre otras.

Sin embargo, dentro del cine español no abundan los filmes dedicados al buen yantar, quizás por culpa de una triste herencia proveniente de los llamados ‘años de hambre’, de las cartillas de racionamiento, residuo de la infausta Guerra Civil. Sea como fuere, el caso es que parece existir un cierto reparo entre nuestros realizadores ya veteranos a la hora de abordar dicho asunto, con la excepción del propio Joaquín Oristrell, que ya en la teleserie “Platos rotos (1.985)”, hacía como guionista sus pinitos culinarios; o el mimo Manuel Gómez Pereira, con “Salsa rosa”.

De manera que “Dieta mediterránea” se puede considerar una novedad al respecto y donde, una vez más, el secreto está en la salsa, condimentada por Oristrell a base de un reconfortante sentido del humor, al tiempo que sabe extraer todo su jugo interpretativo a un reparto aliñado con buen gusto, sobre todo en relación con la sobria actuación del todoterreno Roberto Álvarez, metido en la piel de Ramón, el padre de la protagonista, dentro de una anécdota distendida, sin mayores complicaciones, trufada de sabrosos homenajes a Truffaut, propios de quien sabe degustar como se merece la buena comida, el arte culinario y el sabor propio de los platos sencillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario