Entrada destacada

Llega de noche

Después de un cataclismo que ha cambiado el mundo, Travis (Kelvin Harrison Jr.), un joven de 17 años, vive en una casa segura pero desoladora junto a sus protectores padres. Un día, una pareja desesperada en busca de refugio para ellos y su hijo aparece en sus vidas. La convivencia empieza con buen pie, pero poco a poco el miedo y la paranoia harán que el horror del exterior entre en el hogar, dando lugar a una amenaza aún peor: la de un padre que está dispuesto a renunciar a su alma con tal de proteger a su familia.

Valoración:5,864.


FICHA

Título Original: It Comes at Night.
Director: Trey Edward Shults.
Guionista: Trey Edward Shults.
Reparto: Joel Edgerton, Carmen Ejogo, Kelvin Harrison Jr., Riley Keough, Christopher Abbott, David Pendleton, Griffin Robert Faulkner, Mick O'Rourke.
Productores: David Kaplan, Andrea Roa.
Música: Brian McOmber.
Fotografía: Drew Daniels.
Montaje: Matthew Hannam, Trey Edward Shults.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 97 minutos…

Wall-E: Batallón de limpieza (Andrew Stanton, 2.008)

Wall-E: Batallón de limpieza (Andrew Stanton, 2.008)

Título original: Wall·E
Director: Andrew Stanton
Guionistas: Andrew Stanton
  Pete Docter
  Jim Reardon
Intérpretes: No hay actores
Productor: Jim Morris
Fotografía:  
Música: Thomas Newman
Montaje: Stephen Schaffer
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.008
Duración: 97 minutos
Edad: Todos los públicos
Género: Animación, Aventuras, Familiar, Romántica, Ciencia Ficción
Distribuidora: The Walt Disney Company Iberia, S. L.
Estreno: 06-08-2.008
DVD Alquiler:  
DVD Venta: 05-12-2.008
Página WEB: Ficha completa en IMDb
  Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 8,269 Espectadores: 1.943.250
Vizcaya: 9,045 Recaudación: 10.691.733,48 €
España:   Puntos (Popularidad):  
Rugoleor:   Ratio de popularidad:  

Sinopsis:

Tras cientos de solitarios años haciendo aquello para lo que fue construido -limpiar el planeta- “WALL-E” (la abreviatura de Waste Allocation Load Lifter Earth-Class) descubre una nueva misión en su vida (además de recolectar cosas inservibles) cuando se encuentra con un lustroso robot explorador llamado EVE. Ambos viajan a través de la galaxia y desencadenan una de las más excitantes e imaginativas comedias de aventuras que hayan sido llevadas al cine. Junto a “WALL-E” en este fantástico viaje a través de un universo de visiones jamás imaginadas del futuro, hay un comiquísimo elenco de personajes, entre ellos, una cucaracha mascota y un heroico equipo de robots fallados que no funcionan bien.

Tras la notable y sabrosa “Ratataouille”, los líderes de la animación mundial –Pixar, of course- llegaron al infinito y más allá con este insólito film unánimemente encumbrado por la crítica como una absoluta obra maestra. En un futuro vencido por la acumulación de basura, “Wall-E” es el último robot en activo que prosigue, cual Sísifo, con su labor imposible de limpiar la Tierra de porquería. Pronto recibirá la inesperada visita de una sofisticada robot llegada en busca de alguna pista de vida.

Crítica:

08.08.2008 – JOSU EGUREN

Clásico instantáneo

“Wall-E” es una obra maestra... al menos durante cuarenta minutos, y no quiero decir con esto que el resto de la película sea prescindible, de hecho incluso sus partes más flojas están muy por encima de la media, sino que se acomoda en el regazo de lo comercialmente digerible. Pero, volviendo a lo positivo, resulta obligado señalar que durante la media hora en la que se gesta el noviazgo entre los dos robots protagonistas, la película sólo puede calificarse como sublime. Y no hablo sólo de la desbordante imaginería visual con la que se envuelve el relato, sino de la habilidad con la que el equipo creativo dirigido por Andrew Stanton nos hace olvidarnos de que Wall-E no es más que un robot, un ser virtualmente inanimado. Según confiesa el propio Stanton, en el personaje de Wall-E se nota la influencia de Buster Keaton, pero con un mínimo esfuerzo podemos encontrar referencias al cine de Chaplin o Jacques Tati.

Y es que “Wall-E” funciona como perfecta amalgama de muchas de las virtudes del mejor ‘slapstick’ del que Stanton se sirve para introducir de una forma elegante y sin estridencias referencias constantes a los valores que deberían ser las señas de identidad de la raza humana. Paradójicamente, “Wall-E” es el único ser del universo capaz de albergar sentimientos, el último refugio de los valores de una civilización que navega por el universo totalmente aborregada. Pero “Wall-E” no pretende ser un héroe, nada de lo que ocurre a su paso es parte de un plan preconcebido. Sus circuitos no fueron programados para experimentar emociones como el amor o la amistad, y sin embargo su necesidad de sentirse vivo le llevará a embarcarse en una emocionante aventura interestelar que se mueve al ritmo de los acordes de una portentosa banda sonora.

Podría quedarme con muchas cosas de la película, pero por encima de todo destaca el mensaje esperanzador que surge cada vez que aparece en pantalla ese adorable cubo de chatarra.

Comentarios