Viernes 13 (Marcus Nispel, 2.009)

Póster: Viernes 13
Título original: Friday the 13th
Director: Marcus Nispel
Guionista: Damian Shannon
Mark Swift
Intérpretes: Jared Padalecki
Danielle Panabaker
Aaron Yoo
Amanda Righetti
Travis Van Winkle
Derek Mears
Productores: Michael Bay
Sean S. Cunningham
Andrew Form
Bradley Fuller
Fotografía: Daniel Pearl
Música: Steve Jablonsky
Montaje: Ken Blacwell
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.009
Duración: 97 minutos
Edad: 18 años
Género: Terror
Distribuidora: Paramount Spain, S. L.
Estreno: 13-02-2.009
Página WEB: Web oficial de la película en España
Web oficial de la distribuidora en España

Sinopsis:

Buscando a su hermana desaparecida, Clay se dirige al espeluznante bosque del legendario Crystal Lake, donde tropieza con los restos de una cabaña. No se imagina que ha entrado en el dominio de Jason Voorhees, un infame asesino armado con una sierra eléctrica.

Calificación:

Crítica: 5,939
Vizcaya: 5,501
España:
Rugoleor:
Espectadores: 237.941
Recaudación: 1.418.428,83 €

Crítica:

19.02.2009 – JOSU EGUREN


He muerto miles de veces

Supongo que, como el que escribe, a estas alturas ya nadie lleva la cuenta de las veces que ha resucitado Jason Vorhees. Y eso a pesar de que mediados los 80 la saga parecía haber agotado todas las posibilidades de un subgénero, el 'slasher', que hermanaba al 'serial-killer' de Sean Cunningham con otros asesinos en serie como Michael Myers y Freddy Krueger. Pero los números mandan y todavía hoy sale barato matar a diez o quince adolescentes si, con la venta de entradas, puede rentabilizarse el crimen en taquilla. Imagino que esto último, y no la idea romántica de recuperar un viejo mito, es lo que ha animado a Michael Bay a desenterrar la máscara de hockey, aunque la matanza venga firmada esta vez por el irregular Marcus Nispel.

No me detendré en el reparto, anodino, pero sí que me gustaría llamar la atención sobre la colorida mezcla de razas de las víctimas, lo que viene a confirmar la vieja idea de que la muerte es el hecho social mas democrático que existe. Esta anciana tesis, bien plasmada por Brueghel en “El Jardín de las Delicias”, es casi la única nota de valor destacable en el tríptico de Nispel, aunque tampoco se le puede pedir más a una cinta que entiende por calidad la acumulación de cadáveres con unas exquisitas medidas antropométricas. Por eso no deja de tener gracia la 'obamización' de un Jason que lo mismo ensarta 'wasps' que afroamericanos o chinos, si bien respeta la norma de tratar con especial cuidado a las rubias siliconadas de moral distraída.

Es más la expresión de un deseo que el anticipo de una realidad posible, pero no estaría mal que alguien se animase a juntar a Paul Kersey con Vorhees, más que nada por ver cumplida una feliz utopía reaccionaria que libraría a este mundo de imbéciles y quinquis. Pero, volviendo a la realidad y en un último alarde de síntesis crítica, toca señalar que “Viernes 13” es la fotocopia de una careta casposa hecha con el único interés de apuñalar el bolsillo de un público mayoritariamente suicida.

Comentarios