Cerezos en flor (Doris Dörrie, 2.008)

Póster: Cerezos en flor (Doris Dörrie, 2.008)
Sólo Trudi (Hannelore Elsner) sabe que Rudi (Elmar Wepper), su marido, sufre una enfermedad terminal. En sus manos está decírselo o no. El médico sugiere que hagan algo juntos, algo que deseaban hacer hace mucho tiempo... Trudi decide no contarle a su marido la gravedad de su enfermedad y seguir los consejos del médico. Convence a Rudi para que vayan a visitar a sus hijos y nietos a Berlín... Pero cuando llegan allí, se dan cuenta de que sus hijos están volcados en sus propias vidas y no tienen tiempo para ellos. Y de repente, Trudi muere. Rudi está desesperado y no sabe lo que hacer. A través de una amiga de su hija se entera de que el amor que sentía Trudi por él le había apartado de la vida que ella hubiese querido llevar. Empieza a verla con una mirada nueva y promete compensarla por haber desperdiciado su vida. Así que se embarca en un último viaje que le llevará a Tokio, que celebra el festival de los cerezos en flor, un canto a la belleza, la transitoriedad y a los nuevos comienzos...

Calificación: 7,289.

Tráiler de la Película

Necesitas Flash player 8+ y el JavaScript habilitado para ver este vídeo.

Ficha:

Título Original: Kirschblüten - Hanami.
Directora: Doris Dörrie.
Guionista: Doris Dörrie.
Intérpretes: Elmar Wepper, Hannelore Elsner, Aya Irizuki, Nadja Uhl, Maximilian Brückner, Birgit Minichmayr, Felix Eitner, Floriane Daniel, Celine Tannenberger, Robert Döhlert, Tadashi Endo, Sarah Camp, Gerhard Wittmann, Veith von Fürstenberg.
Productores: Molly Von Fürstenberg, Harald Kügler, Bettina Reitz, Hubert von Spreti.
Fotografía: Hanno Lentz.
Música: Claus Bantzer.
Montaje: Inez Regnier, Frank J. Müller.
Diseño de Producción: Bele Schneider.
Diseño de Vestuario: Sabine Greuning.
País: Alemania.
Lugares de Rodaje: Allgäu, Baviera (Alemania); Mar Báltico; Berlín (Alemania); Monte Fuji, Shizuoka (Japón); Ostsee (Alemania); Tokio (Japón).
Fechas de Rodaje: Del 13-03-2.007 al 23-04-2.007.
Año: 2.008.
Duración: 122 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia, Drama, Romántica.
Distribuidora: Wanda Visión, S. A.
Estreno: 06-03-2.009.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 51.949.
Recaudación: 282.863,86 €.

Comentario:

Doris Dörrie ha madurado y ahora se siente más cercana a los grandes clásicos de Yasujiro Ozu, que de pequeña le parecían demasiado lentos. Así, rompe con la comedia y se adentra en un drama, muy inspirado en "Cuentos de Tokio" (1.953), que relata el último viaje de una pareja –ella está tocada de muerte- para visitar a sus hijos y comprobar la distancia no geográfica que les separa de ellos. Tras el fallecimiento de su mujer, el pobre hombre viajará a Japón en una suerte de duelo iniciático.

Crítica:

09-03-2.009 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Heraldos de la primavera

Con "Cerezos en flor" la cineasta alemana Doris Dörrie nos ofrece un delicado filme intimista, centrado en la búsqueda de una razón para vivir, en Japón, por parte de un hombre que ha perdido a su amantísima esposa. La llegada de ese ser desconsolado a un país desconocido, justo en el momento en que, como heraldos de la primavera, comienzan a florecer los cerezos, da paso a una historia contemporánea donde, por fortuna, lo espiritual se impone a lo material, merced a la elegancia que derrocha su realizadora, dispuesta a demostrar que todavía hay sitio por un cine exigente, culto y exquisito, en medio de la baraúnda de los efectos especiales que inundan nuestras pantallas.

En esta época del renacer de las flores, de las metamorfosis, donde todo cambia y nada perece, se desarrolla la película de Dörrie, con el dolor por la pérdida de un ser querido a modo de eje sobre el que pivota todo el drama. Sugestivo peregrinaje al monte Fuji de un hombre íntegro, de una de esas almas sensibles cada día más raras en el feroz mundo en que vivimos. Una persona enfrentada al siempre peliagudo desafío de lo efímero, pero bien dispuesta ante el renacer a nuevos impulsos de vida. Al tiempo, las relaciones familiares cuentan mucho en este agridulce estudio sobre las motivaciones profundas de los amores y desamores que experimentan los personajes, en pos de una escurridiza felicidad.

Considerable drama de la vida cotidiana que exige una mirada serena por parte del espectador en su discurrir por un Japón fascinante, captado con verdadero mimo por la atenta cámara de Hanno Lentz. De ahí que una planificación fragmentada, a veces un tanto preciosista, ayuda a ensimismar y concentrar imagen y contenido. Así que este viaje exterior e interior de un hombre al borde del sueño eterno y de una mujer ya desaparecida, trasciende la anécdota y se eleva, por encima de su profunda melancolía, a la zona del amor intemporal, vencedor del espacio y del tiempo.

2 visitas