El Greco (2007)



En 1566, el pintor Domenicos Theotocopoulos (Nick Clark Windo) llega a Venecia huyendo de la ocupación de su Creta natal. Sus habilidades artísticas le permiten trabajar en el estudio del maestro Tiziano (Sotiris Moustakas), donde consigue llamar la atención de Niño de Guevara (Juan Diego Botto), un sacerdote español con el que establece una extraña amistad. Años después, el artista se traslada a Toledo, formando una familia y triunfando en su profesión. Sin embargo, su reencuentro con Guevara, ahora convertido en inquisidor, le pondrá en problemas.

Valoración: 5,602.


FICHA


Título Original: El Greco.
Director: Yannis Smaragdis.
Guionista: Jackie Pavlenko.
Reparto: Juan Diego Botto, Laia Marull, Nick Clark Windo, Lakis Lazopoulos, Sotiris Moustakas, Dimitra Matsouka, Roger Coma, Fermí Reixach, Miquel Gelabert.
Productores: Raimon Masllorens, Eleni Smaragdis.
Música: Vangelis.
Fotografía: Aris Stavrou.
Montaje: Yannis Tsitsopoulos.
Países Participantes: Grecia, España.
Año de Producción: 2007.
Duración: 119 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama, Biográfica.
Estreno (España): 21 de noviembre de 2008.
DVD (Venta): 8 de julio de 2009.
Distribuidora (España): Vértice Cine, Manga Films.
Espectadores (España): 84.716.
Recaudación (España): 489.721,65 €.
Visitas: 2.
Popularidad: 15 / 120.


COMENTARIO


Doménikos Theotokópoulos (encarnado por el debutante Nick Clark Windo en el film) pasó a la historia como el Greco y, sobre todo, como uno de los pintores más brillantes del siglo XVI. Pero este ambicioso biopic es menos un paseo por sus pinturas que un repaso de sus supuestas pasiones, amorosas y políticas: su relación con una joven (Laia Marull), con la que quizá tuvo un hijo, y un menos verosímil enfrentamiento con la Santa Inquisición, personificada por Juan Diego Botto. (Anuario Fotogramas 2009).


CRÍTICA


28-11-2008 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Chato retrato del artista

En su día y tras destruir todos sus diarios íntimos, ya dejó bien claro Sigmund Freud que a los biógrafos nunca hay que hacerles la tarea fácil, porque la mayoría de las veces te traicionan. Así ocurre ahora con El Greco, película biográfica del pedante cineasta griego Yannis Smaragdis (Kavafis, 1996), incapaz de transmitir al espectador la grandeza espiritual del pintor cretense Doménikos Theotokópoulos, más conocido como 'El Greco' (El Griego). La película describe algunas de sus andanzas, incluidas sus relaciones con Tiziano, el más grande pintor de la escuela veneciana, aunque el artista que más influyó en nuestro personaje fue Tintoretto, así como Miguel Ángel. En 1577 'El Greco' se instaló en Toledo, donde permaneció hasta su muerte, en 1614.

Poco sabemos de los aspectos más íntimos y creadores del singular autor de 'El caballero de la mano en el pecho', 'El entierro del conde de Orgaz' o 'Apocalipsis', para hurgar en este fallido retrato biográfico en lo referente a sus enfrentamientos con la Iglesia y a los continuos altercados que mantuvo con el eclesiástico español Fernando Niño de Guevara, uno de los más sanguinarios inquisidores de su tiempo. Hijo del marqués de Tejares que, en 1599, Felipe III nombró inquisidor general y miembro del Consejo Real. Se caracterizó por su intransigencia y se le achacan 2.064 víctimas.

Enfrentamientos y digresiones políticas y sociales narradas con suma torpeza por el inexperto realizador, responsable asimismo de una discutible biografía del poeta griego Konstantinos Kavafis. Así que la pasión de un pintor inmenso a la hora de plasmar sus lienzos queda desdibujada en el filme que nos ocupa, que se limita a recrear de manera artificiosa los aspectos plásticos propios de su tiempo, donde el color es lo que cuenta. El resto, incluida la labor interpretativa del actor inglés Nick Clark Windo, es un desastre.