Ricky (2009)

Ricky (2009)

Katie (Alexandra Lamy) y Paco (Sergi López) son dos personas normales que se conocen, se enamoran y tienen un bebé. Su historia sería más o menos cotidiana si no fuera porque Ricky (Arthur Peyret), así se llama el recién nacido, tiene alas y puede volar. Katie tarda en asumir la realidad, pero gracias a la ayuda de su hija mayor va a encontrar la manera de proteger y hacer feliz a Ricky. Cuando la educación del pequeño se complique y la situación de haga insostenible, esta madre coraje tendrá que tomar la decisión más difícil de su vida.

Valoración: 4,767.

Ricky (2009)

FICHA

Título Original: Ricky.
Director: François Ozon.
Guionista: François Ozon.
Reparto: Alexandra Lamy, Arthur Peyret, Sergi López, André Wilms, Mélusine Mayance, Jean-Claude Bolle-Reddat, Marilyne Even, Eric Forterre, Véronique Joly, Myriam Azencot, Julien Haurant.
Productores: Chris Bolzli, Claudie Ossard, Vieri Razzini.
Música: Philippe Rombi.
Fotografía: Jeanne Lapoirie.
Montaje: Muriel Breton.
Países Participantes: Francia, Italia.
Año de Producción: 2009.
Duración: 90 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama, Comedia, Fantástica.
Estreno (España): 22 de enero de 2010.
DVD (Venta): 23 de junio de 2010.
Distribuidora (España): Wanda Visión.
Espectadores (España): 5.617.
Recaudación (España): 32.968,36 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 28 / 978.

Ricky (2008)

COMENTARIO

"Ricky" arranca con una madre soltera que trabaja en una fábrica. Un día conoce al español Paco, interpretado por Sergi López, con el que empieza a salir. Sus vidas parecen anodinas hasta que conciben a Ricky, un niño muy especial que desde bebé se comporta de manera extraña. Para sorpresa de todos, a Ricky le comienzan a crecer algo en la espalda: unas alas con las que puede volar. Parábola sobre la libertad y la magia en un entorno propio del cine social, la película se presentó en el Festival de Berlín. (Anuario Fotogramas 2011: Violeta Kovacsics).

Ricky (2008)

CRÍTICA

26-01-2010 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

El miedo a volar

Tras "8 mujeres" (2002), el cineasta galo François Ozon nos sorprende ahora con "Ricky", un cuento fantástico no exento de hondas reflexiones vitales, cuyo detonante argumental es el nacimiento del bebé de una pareja de trabajadores, dotado de la singular facultad de volar. Insólita premisa que da paso a una de las películas más originales, inquietantes y hermosas de la temporada, que enriquece una cartelera cinematográfica realmente espectacular y que induce al aficionado a empacharse con un banquete de buen cine. Así que, como decía el castizo, en ocasiones es saludable aplicar la ley del pobre: antes reventar que sobre. Sea como fuere, una madre y su hijo forman la esencia del filme, a través del cual se pone en la picota la sobreprotección familiar en general y maternal en particular.

A una criatura que de repente le surgen alas se contrapone el deseo de cortárselas por parte de su progenitora, en un intento por regresar a la 'normalidad' institucionalizada, por obligar al fruto de sus entrañas a permanecer anclado en la rutina diaria, sin escapatoria posible. Algo que supone cercenar de cuajo los deseos de libertad, las ansias de volar de cada cual con sus propias alas, ya que la libertad es incompatible con el amor, porque el que ama es siempre un esclavo. Tremendo asunto enmarcado en un engañoso núcleo cotidiano, que se resquebraja por momentos.

La película incluye asimismo la pertinente crónica social en un deambular por la cuerda floja de la siempre comprometida vida en pareja, trufada de un cruel sentido del humor, donde los malos tratos también cuentan. Película camuflada de sutil fábula contemporánea, con muchos matices ocultos, contada con cierta ligereza y dividida en dos partes bien diferenciadas. Y a pesar del distanciamiento que supone el evitar el cuerpo a cuerpo por parte de su inspirado autor, en no chapotear a fondo en un mundo en descomposición, el espectador puede apreciar con toda precisión la dolorosa evolución que sufren los personajes.


Comentarios