Fast & Furious: Aún más rápido (Justin Lin, 2.009)

Fast & Furious: Aún más rápido (Justin Lin, 2.009)

Póster: Fast & Furious: Aún más rápido

Título original: Fast & Furious
Director: Justin Lin
Guionista: Chris Morgan
Intérpretes: Vin Diesel
Paul Walker
Michelle Rodriguez
Jordana Brewster
John Ortiz
Laz Alonso
Gal Gadot
Productores: Vin Diesel
Michael Fottrell
Neal H. Moritz
Fotografía: Amir M. Mokri
Música: Bryan Tyler
Montaje: Fred Raskin
Christian Wagner
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.009
Duración: 107 minutos
Edad: 18 años
Género: Acción
Distribuidora: Universal Pictures International Spain, S. L.
Estreno: 03-04-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
Web Oficial de la distribuidora en España

Sinopsis:

El fugitivo Dominic Toretto regresa ocho años después a Los Ángeles por la muerte de un ser querido. Allí se reencuentra con el detective Brian O’Conner, con quien se sigue llevando igual de mal. Obligados a enfrentarse a un enemigo común, un narco sociópata que inunda Estados Unidos con una droga letal.

Calificación:

Crítica: 6,601
Vizcaya: 6,698
España:
Rugoleor:
Espectadores: 1.046.830
Recaudación: 6.318.209,83 €

Crítica:

09.04.2009 – JOSU EGUREN

Tragando millas

Da igual lo que suba el precio de la gasolina, o la escalada macabra en las campañas de la DGT (algún día las acabará dirigiendo Wes Craven), porque mientras haya aficionados al volante dispuestos a quemar neuronas conduciendo “A todo gas”, tendremos nuevas secuelas de una saga cuyo espectacular éxito en taquilla promete varias entregas más. Vuelve el personaje de Dominic Toretto, esta vez a las órdenes de Justin Lin, para reeditar viejos encuentros con Paul Walker y devolverle el protagonismo a Vin Diesel. La hinchada lo estaba pidiendo a gritos, de ahí que se repita la pole, hoy con México como circuito y la monofacética Michelle Rodríguez luciendo curvas en el pit stop. Aunque esta vez el argumento es más compacto e incluso podría decirse que supera por varios cuerpos al título original.

Pero no teman, que no se trata de una 'road movie' seria al estilo de la clásica y mil veces recomendable “Two-Lane Blacktop”, porque lo que Justin Lin utiliza como carburante son dosis de adrenalina, hormonas de macho alfa y kilolitros de acción, mucha acción. Olvidando cerrar el final suspendido por su predecesora, la flojísima “Tokyo Drift”, “Fast & Furious” regresa al asfalto angelino para enredar a Toretto con su antagonista Brian O'Conner, un agente federal que le perdonó la vida y con quien tiene una deuda que saldar. De tal forma que ambos se verán infiltrados en una banda de narcotraficantes a la que pretenden desarticular, no sin antes protagonizar una iterativa secuencia de escenas al límite, a las que les vendría bien algo de reposo para no gripar el motor.

Aún asumiendo que las limitadas dimensiones de su habitáculo le ponen difícil a Justin Lin maniobrar en otra dirección, a veces viene bien tomárselo con calma y vigilar que no haya espectadores rezagados perdidos en la distancia del retrovisor; pero ya se sabe que el crono manda, de ahí que se reduzcan los tiempos en boxes evitando dar a los espectadores excusas para poder pensar.