La Duquesa (Saul Dibb, 2.008)

La Duquesa (Saul Dibb, 2.008)

Póster: La Duquesa

Título original: The Duchess
Director: Saul Dibb
Guionistas: Jeffrey Hatcher
Anders Thomas Jensen
Saul Dibb
Intérpretes: Keira Knightley
Ralph Fiennes
Charlotte Rampling
Aidan McArdle
Dominic Cooper
Hayley Atwell
Simon McBurney
Productores: Michael Kuhn
Gabrielle Tana
Fotografía: Gyula Pados
Música: Rachel Portman
Montaje: Masahiro Hirakubo
Nacionalidad: Reino Unido
Italia
Francia
Año: 2.008
Duración: 110 minutos
Edad: 7 años
Género: Drama
Distribuidora: Vertigo Films, S. L.
Estreno: 03-04-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
Web Oficial de la distribuidora en España

Sinopsis:

Hermosa, glamurosa y adorada por el pueblo, Georgiana fue, como su descendiente Diana de Gales, la mujer más fascinante de su época. Pero mientras que su belleza y su carisma le forjaron un nombre en la historia, el amor siempre se le escapó. Casada muy joven con uno de los hombres más ricos de Inglaterra, el Duque de Devonshire, fue confidente íntima de ministros y la Casa Real, llegando a ser un icono de la moda, madre adorada e influyente política para el partido liberal. Sin embargo, en el núcleo de su historia está la búsqueda desesperada de afecto y amor. Desde el apasionado pero fatídico romance con Earl Gray hasta el complicado triángulo amoroso con su marido y su mejor amiga Lady Bless Foster.

Calificación:

Crítica: 6,647
Vizcaya: 6,628
España:
Rugoleor:
Espectadores: 176.687
Recaudación: 1.034.410,39 €

Crítica:

07.04.2009 – JOSU EGUREN

Lady, lady, lady

Cuando al hablar de un estreno hay que empezar destacando los apartados de maquillaje, vestuario y peluquería, mal asunto, sobretodo si, como es el caso, la cinta ha sido pensada como vehículo de lucimiento de su actriz protagonista, Keira Knightley; pero es lo que suele suceder con las películas de época, que se invierte más en decorados y miriñaques que en un guión atractivo.

Ambientada en la Inglaterra del siglo XVIII, “La Duquesa” trae al presente los avatares domésticos de una de las más populares damas de la corte de Jorge III, Georgiana Poyntz Spencer, quizá la rama más conocida en el árbol genealógico de Lady Di. La alusión a la 'princesa del pueblo' es oportuna en tanto que la película bebe de cierta analogía entre ambas damas, aunque se intuye que la vida y obras de la primera pudieron inspirar mejores temas que el funerario 'Candle in the Wind'.

Centrada casi por completo en un triángulo amoroso formado por Bess Foster y los señores de Devonshire, “La Duquesa” olvida sus obligaciones para quienes hayan pagado la entrada buscando la emoción de las pequeñas intrigas, aunque no decepcionará a aquellos que gusten de los escenarios lujosos y las pelucas imposibles. El realizador Saul Dibb filma con rigor académico una historia que podría haberse iluminado como la magistral “Barry Lindon”, hipótesis desechada por unos focos que prefieren alumbrar a la bradicárdica Keira Knightley antes que fijarse en la interpretación de Ralph Fiennes.

Así van pasando los minutos, sin esperanza en que alguna turbulencia haga remontar el vuelo rasante de la película, como si los enredos de Choderlos de Laclos fuesen ajenos a una corte en la que sobran diálogos parsimoniosos y faltan algunas dosis de lujuria.

Total, que Lady Georgiana vive atrapada en un matrimonio de conveniencia roto por su incapacidad de regalarle un hijo a su despótico marido, al tiempo que ve cómo se aleja el amor de un joven del que le separan una ceremonia nupcial y la altura de sus cunas.