Mentiras y gordas (Alfonso Albacete, David Menkes, 2.009)

Mentiras y gordas (Alfonso Albacete, David Menkes, 2.008)

Título original: Mentiras y gordas
Directores: Alfonso Albacete
  David Menkes
Guionistas: Alfonso Albacete
  Ángeles González Sinde
  David Menkes
Intérpretes: Ana de Armas
  Yon González
  Mario Casas
  Hugo Silva
  Miriam Giovanelli
  Alejo Sauras
  Ana María Polvorosa
  Maxi Iglesias
Productor: Gerardo Herrero
Fotografía: Alfredo F. Mayo
Música: Juan Carlos Molina
  Juan Manuel Sueiro
Montaje: Fernando Pardo
Nacionalidad: España
Año: 2.009
Duración: 87 minutos
Edad: 18 años
Género: Comedia, Drama
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España, S. A.
Estreno: 27-03-2.009
DVD Alquiler:  
DVD Venta: 22-07-2.009
Página WEB: Ficha completa en IMDb
  Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 2,569 Espectadores: 724.054
Vizcaya: 3,120 Recaudación: 4.310.370,41 €
España: 3,415 Puntos (Popularidad):  
Rugoleor: 3,267 Ratio de popularidad:  

Sinopsis:

Mentiras y gordas habla de un grupo de jóvenes que están descubriendo la vida y buscan en sus relaciones la solución a sus problemas: Seres que viven el delirio furioso de la noche, que se cruzan y entremezclan en playas, discotecas, bares, terrazas y chill outs, rodeados de música. Pero al amanecer, con el sol, aparecen también el bajón, la realidad y los sentimientos.

Con la inestimable ayuda de Ángeles González-Sinde, el tándem formado por Albacete y Menkes consiguió reventar la taquilla con este retrato generacional trufado de sexo, drogas y jóvenes iconos de la pequeña pantalla. A Mario Casas le gusta Yon González, mientras que Ana de Armas está prendada de Hugo Silva, el novio de su amiga Miriam Giovanelli, que reconoce estar demasiado gorda para follar con Alejo Sauras: Estoy tan gorda que no siento nada cuando me penetras.

Crítica:

05.04.2009 – JOSU EGUREN

Física y química

Albacete y Menkes deshacen el nudo gordiano que plantea el título de la popular serie televisiva con una receta hecha a base de drogas y sexo, contraindicada para aquellos que sientan aprecio por sus neuronas o se ruboricen ante los desfiles gratuitos de tetas y culos. Pero que les quiten lo bailado, porque “Mentiras y gordas” ha arrasado en taquilla y promete convertirse en una especie de 'Lady Chatterley' para la generación de preadolescentes en la que tendremos que depositar nuestro futuro. Superficialidad, diálogos de saldo y un reparto plagado de actores macizos, son los ingredientes de esta particular 'dramedia' dirigida al público juvenil, que viene firmada a cuatro manos por un tándem de directores que ha contado con la inestimable ayuda de Ángeles González-Sinde. Resulta patético comprobar que en el cine moderno apenas quedan rastros genéticos de Ponny Boy, “El chico de la moto” o Holden Caufield, tres adolescentes rebeldes que jamás se irían de copas con niñatos como los que describe esta película. Cada vez tendremos que girar más el cuello para apreciar retratos generacionales como los de “American Graffiti”, especialmente ahora que la gran pantalla se ha contaminado con los peores defectos de la morralla televisiva. Que el cine mire a la televisión buscando la savia nueva que aportaron “24”, “Entourage” o “The Shield” parece lógico, lo que no se entiende es que haya quien baje la mirada para raptar el reparto completo de series como “El internado” y “Física o Química”. Produce cierta cagalera mental anticipar que “Mentiras y gordas” salvará la contabilidad anual de nuestra industria, a sabiendas de que el éxito animará a otros a repetir la jugada con planteamientos igualmente vacíos de contenido. Los directores de “Atómica” han sabido cocinar este caldo de protoestrellas aderezadas con la moralina de turno, y les ha salido bien, pero cuando se agacha tanto la cabeza buscando la aceptación del público, lo mínimo que uno puede recibir es un collejón en la nuca.