El padrastro (2009)

Cartel: El padrastro (2009)
Michael Harding (Penn Badgley) regresa a casa después de pasar una temporada en una escuela militar. Cree que todo va a seguir como siempre, pero se equivoca: su madre se ha enamorado de un hombre y pronto se casará con él. A medida que Michael observa comportamientos extraños, está más convencido de que su padrastro tiene un pasado que ocultar. Los que le rodean creen que se trata sólo de una paranoia, pero el joven va a ir descubriendo una aterradora realidad que puede poner en peligro a su familia y a su novia.

Valoración: 5,296.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: The Stepfather.
Director: Nelson McCormick.
Guionista: J.S. Cardone.
Reparto: Dylan Walsh, Jon Tenney, Sela Ward, Amber Heard, Penn Badgley, Paige Turco, Sherry Stringfield, Braeden Lemasters, Marcuis Harris, Skyler Samuels, Deirdre Lovejoy.
Productores: Greg Mooradian, Mark Morgan.
Música: Charlie Clouser.
Fotografía: Patrick Cady.
Montaje: Eric L. Beason.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2009.
Duración: 101 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Thriller.
Estreno (España): 5 de febrero de 2010.
DVD (Venta): 24 de marzo de 2015.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 4.602.
Recaudación (España): 26.411,25 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 87 / 103.

Fotograma: El padrastro (2009)

COMENTARIO

El realizador televisivo Nelson McCormick (director de capítulos de "Alias", "Nip/Tuck" o "Prison Break") no esconde su pasado catódico en su debut en celuloide, un remake de la celebrada saga "El padrastro", todo un clásico de los ochenta. El director le quita el polvo a la historia de Michael (Penn Badgley), un joven que sospecha de su padrastro David Harris (Dylan Walsh), un serial killer a la caza de familias enteras a las que asesina, actualizándose con la estética y los referentes de las series contemporáneas. (Anuario Fotogramas 2011: Paula A. Ruiz).

Fotograma: El padrastro (2009)

CRÍTICA

16-02-2010 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Dormir con su asesino

Un hombre imperfecto -si se me permite el eufemismo- emperrado en encontrar a la familia perfecta, en cuyo seno desplegar su maligna influencia, es el protagonista de "El padrastro": pestilente filme de terror, adscrito a la terrible moda de los furibundos psicópatas dispuestos a dar matarile a todo quisqui, firmado por un don nadie. Porque en esta ocasión el maníaco asesino duerme en el mismo lecho de la protagonista, una despistada Sela Ward, con lo cual el despliegue de barbaridades desplegadas por semejante intruso (encarnado a la brocha gorda por Dylan Walsh), resultan a la postre tan aberrantes como descorazonadoras.

El tipejo en cuestión se convierte así en una variante sangrienta de Monsieur Verdoux, el personaje protagonista de la obra maestra homónima de Charles Chaplin; pero mientras que allí predomina la sátira dramática, llena de humor negro y violenta crítica social, en el título que hoy nos ocupa nada funciona, los inevitables efectos especiales no engañan a nadie y la chirriante atmósfera montada por su inepto realizador termina por asfixiar toda posibilidad de sorpresa o interés, al tiempo que plagia personajes y situaciones entresacadas de otros títulos de más fuste.

Desde luego, no sé qué tienen los padrastros -y no digamos las madrastras- tan maltratados por el cine, al menos en otra película firmada por Joseph Ruben en 1986, así como en toda una serie de chistes y anécdotas, en las que se hace burla de los mismos. Cuando, en muchos casos, los padrastros saben lidiar maravillosamente con la gente menuda. Pero en la cinta de Nelson McCormick sucede precisamente lo contrario, en su terca obstinación por dar una visión tremebunda de los mismos. De ahí el fracaso de esta pseudo película a la que le falta rigor y le sobran penosas intenciones. Por otra parte, la monotonía e incluso sordidez con que se escenifican las distintas secuencias terminan por demostrar que estamos ante una película tan mala como parece.