Rudo y Cursi (Carlos Cuarón, 2.008)

Rudo y Cursi (Carlos Cuarón, 2.008)

Póster: Rudo y Cursi

Título original: Rudo y Cursi
Director: Carlos Cuarón
Guionista: Carlos Cuarón
Intérpretes: Gael García Bernal
Diego Luna
Guillermo Francella
Dolores Heredia
Adriana Paz
Jessica Mas
Productores: Alfonso Cuarón
Alejandro González Iñárritu
Guillermo del Toro
Frida Torresblanco
Fotografía: Adam Kimmel
Música: Leoncio Lara
Montaje: Alex Rodríguez
Nacionalidad: Estados Unidos
México
Año: 2.008
Duración: 102 minutos
Edad: 13 años
Género: Comedia
Distribuidora: Universal Pictures International Spain, S. L.
Estreno: 24-04-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
Web Oficial de la distribuidora en España
Tráiler de la película en You Tube

Sinopsis:

Beto y Tato Verdusco son dos hermanos que son fichados por dos grandes equipos. Cuando están a punto de hacer realidad sus sueños, la rivalidad existente entre ambos les pone a prueba.

Calificación:

Crítica: 6,485
Vizcaya: 6,427
España:
Rugoleor:
Espectadores: 14.825
Recaudación: 86.318,06 €

Crítica:

26.04.2009 – JOSU EGUREN

Fútbol, fútbol, fútbol

Carlos Cuarón debuta en el terreno del largometraje para jugar una pachanguita que utiliza el fútbol como metáfora de la trayectoria vital de dos hermanos. De todos los deportes posibles el fútbol es, sin lugar a dudas, el más inimitable -salvo que Bobby Moore, Pelé y Osvaldo Artiles salten al césped- y es quizá por eso que Cuarón siempre regatea hasta el córner sin atreverse a pisar el campo, sabedor de que la química de sus estrellas no es un linimento capaz de aliviar la ficción improbable de los lances del juego. El pequeño de los hermanos Cuarón cruza el pasillo que le brinda lo mejor de la flor y nata del cine mexicano, calzando unos ajustados borceguíes que se anudan con los hilos asimétricos de la comedia y el drama, y es por eso que sus jugadores, muy especialmente el argentino Guillermo Francella, siempre se mueven mejor entre las líneas menos dramáticas. Beto y Tato son dos potreros, humildes aficionados a un deporte que practican en los aledaños de un gran rancho platanero, a los que se les presenta la oportunidad de medirse con los astros de una liga mexicana en la que debutan de la mano de un 'Jerry Maguire' porteño. Y a partir de aquí Cuarón recurre a la 'dramedia' para resumirnos el ascenso, gloria y caída (en picado) de una pareja de futbolistas que nos remite al presente del interista Adriano. No cuesta seguirles en sus peripecias, de hecho toda la orografía del guión es bastante plana, pero Gael García Bernal y Diego Luna vuelven para demostrarnos que con su buena sintonía son capaces de convertir el cruce de balonazos tópicos en pases al corazón del área. Seguramente que “Rudo y Cursi” no despertarán los murmullos de la grada, pero al menos escapan del cerocerismo absoluto al que nos tienen acostumbrados el grueso de las comedias americanas; aunque en el debe hay que apuntarles una machacona voz en 'off' que nunca alcanza la emotividad con la que Víctor Hugo Morales narraba sus mejores jugadas.

Comentarios