Entrada destacada

Transformers: El último caballero

"Transformers: El último caballero" rompe la mitología básica de la saga Transformers y redefine el significado de ser un héroe. Los seres humanos y los Transformers están en guerra; Optimus Prime se ha ido. La clave para salvar el futuro está enterrada en los secretos del pasado, en la historia oculta de los Transformers en la Tierra. La salvación de nuestro mundo recae sobre los hombros de una alianza imposible formada por: Cade Yeager (Mark Wahlberg), Bumblebee, un Lord inglés (Anthony Hopkins) y una profesora de Oxford (Laura Haddock).

Valoración:4,895.


FICHA

Título Original: Transformers: The Last Knight.
Director: Michael Bay.
Guionistas: Matt Holloway, Arthur Marcum, Ken Nolan.
Reparto: Anthony Hopkins, Mark Wahlberg, Stanley Tucci, Josh Duhamel, Isabela Moner, Laura Haddock, Santiago Cabrera, Liam Garrigan, Jerrod Carmichael, Gemma Chan, John Turturro.
Productores: Ian Bryce, Tom DeSanto, Lorenzo di Bonaventura, Don Murphy.
Música: Steve Jablonsky.
Fotografía: Jonathan Sela.

Cosas insignificantes (Andrea Martínez, 2.008)

Cosas insignificantes (Andrea Martínez, 2.008)

Título original: Cosas insignificantes
Título en Argentina: Cosas insignificantes
Director: Andrea Martínez Crowther
Guionista: Andrea Martínez Crowther
Intérpretes: Bárbara Mori
  Fernando Luján
  Carmelo Gómez
  Lucía Jiménez
  Paulina Gaitán
  Blanca Guerra
  Arturo Ríos
Productores: Luis De Val
  Bertha Navarro
  Guillermo del Toro
Fotografía: Josep M. Civit
Música: Leonardo Heiblum
  Jacobo Lieberman
Montaje: Ángel Hernández Zoido
Nacionalidad: México
  España
Año: 2.008
Duración: 96 minutos
Edad: Todos los públicos
Género: Drama
Distribuidora: Notro Films, S. L.
Estreno: 15-05-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en You Tube

Calificación:

Crítica: 6,932 Espectadores: 36.706
Vizcaya: 6,353 Recaudación: 227.696,21 €
España:   Puntos (Popularidad): 0
Rugoleor:   Índice de popularidad: 0

Sinopsis:

Esmeralda es una adolescente con una extraña obsesión: colecciona objetos perdidos, olvidados o tirados por gente que no conoce, y los guarda en una caja que tiene debajo de la cama. Esta es la historia de tres objetos de la caja y de la gente que hay detrás de ellos, todos de alguna manera incapaces de conectarse con quién más aman. Es también la historia de la caja misma, y de cómo Esmeralda aprende a abrirla, a sentir y a atesorar lo más valioso de todo: las relaciones humanas.

Crítica:

17.05.2009 – JOSU EGUREN 

La coleccionista

Una magdalena mojada o la fotografía de un apéndice auditivo infestado de hormigas son dos ejemplos de esas “Cosas insignificantes” que han precipitado el arranque de algunas obras maestras, ya sea dentro del cine o de la literatura; pero a la debutante Andrea Martínez no le basta con recurrir a un simple objeto, sino que llega a acumular hasta cuatro en un intento por entrelazar varios relatos distintos.

Enésima revisitación del clásico modelo de “Vidas cruzadas” patentado por el septuagenario Robert Altman en 1.995, “Cosas insignificantes” también está emparentada con otras cintas como “Amores perros” y “21 gramos”, obras que reflejaban la vasta complejidad de las relaciones humanas en el espejo de un gran puzzle narrativo. En cualquier caso, no es su falta de originalidad, sino la artificiosidad con la que rodea cada cambio de agujas, lo que debemos anotar en el debe de esta irregular ópera prima.

Sin apenas tiempo para sumergirse en uno solo de los cuatro capítulos, la ahijada de Guillermo del Toro toma atajos argumentales, avanza en fast-forward y recula, siempre con el dedo puesto en el gatillo de unas emociones artificiales que funcionan a modo de piezas mecánicas dentro del engranaje de la película. Martínez se ampara en un reparto coral ante su incapacidad para penetrar en la coraza de cada individuo, pintando un inmenso retrato de la soledad con el trazo de una brocha gorda que nos obliga a afinar mucho la mirada para identificar los perfiles. Y sin embargo la película funciona cuando no tiene reparos en manipular la fibra del espectador recurriendo a las artimañas que suelen emplearse para forzar la empatía, de tal modo que lloramos con Carmelo Gómez o compartimos el drama de la protagonista, aunque estos sólo sean los amargos primer y segundo plato de una historia que se cierra con un postre demasiado dulce.

Comentarios