Aleksandra (Aleksandr Sokurov, 2.007)

Aleksandra (Aleksandr Sokurov, 2.007)

Título original: Aleksandra
Director: Aleksandr Sokurov
Guionista: Aleksandr Sokurov
Intérpretes: Galina Vishnevskaya
  Vasily Shevtsov
  Raisa Gichaeva
  Andrei Bogdanov
  Aleksandr Kladko
  Aleksei Neymyshev
  Rustam Shakhgireev
Productores: Laurent Danielou
  Andrei Sigle
Fotografía: Aleksandr Burov
Música: Andrei Sigle
Montaje: Sergei Ivanov
Nacionalidad: Rusia
  Francia
Año: 2.007
Duración: 92 minutos
Edad: 13 años
Género: Drama, Bélica
Distribuidora: Sagrera Audiovisual, S. A.
Estreno: 11-07-2.008
DVD Alquiler:  
DVD Venta: 02-12-2.009
Página WEB: Ficha completa en IMDb
  Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 6,830 Espectadores: 11.213
Vizcaya: 7,531 Recaudación: 63.959,79 €
España: 4,166 Puntos (Popularidad): 72
Rugoleor: 5,705 Ratio de popularidad: 50,00%

Sinopsis:

“Alexandra” nos transporta a la República Chechena, al batallón de soldados rusos. Aleksandra Nikolaevna es una abuela que visita a su nieto que sirve allí como militar. Pasará unos días allí, donde descubrirá un nuevo mundo: un universo masculino, sin mujeres, ni confort o con lugar para demostrar los sentimientos.

Tras el prodigioso recorrido por la historia que fue “El arca rusa (2.002)”, llegó a nuestra pantallas un segundo film de Aleksandr Sokurov. Este confía aquí a la soprano Galina Vishnevskaya el papel de una mujer que decide ir a visitar a su nieto, soldado que se enuentra combatiendo en Chechenia. Para el insigne cineasta, se trata de otro film sobre la vida eterna de Rusia, con un mensaje más lírico y universal que anecdótico y localista.

Crítica:

16.07.2008 – JOSU EGUREN

La madre Rusia

Sábado 12-07-2.008, 22:10 horas: pido una entrada para la sala nº 3 de un conocido cine bilbaíno. Se estrena una película rusa en versión original, “Aleksandra”. Tras diez minutos de anuncios en los que me tratan de vender tarjetas de crédito, muebles en oferta y lavadoras, alguien decide que ha llegado la hora de que asistamos al pase de la última película de Aleksandr Sokurov, gracias. Llena la pantalla la figura de una mujer anciana que se dirige a visitar a su nieto en un asentamiento militar situado en la frontera ruso-chechena. La cámara de Sokurov sigue los pasos de Aleksandra, la célebre soprano rusa Galina Vishnevskaya, con la maestría que ya acreditó en “El arca rusa”. No se oyen disparos, ni se escuchan lamentos, pero en las caras de los soldados acantonados en uno de los límites geográficos más conflictivos de Rusia se adivinan los efectos devastadores que ha provocado una cruenta guerra.

En cada uno de sus paseos diarios entre el campamento y un pueblo checheno cercano, Aleksandra revela el miedo que habita en el interior de los niños soldado, ancianos y mujeres con los que trata, convirtiéndose, según el caso, en madre, confidente, amiga, abuela. Aleksandra no es imparcial, pero la sabiduría que atesora le hace ponerse de parte de todas las personas con las que se encuentra en un viaje final que le ha hecho desplazarse hasta el frente de batalla de una guerra olvidada. Durante su trayecto, Aleksandra captura pequeños instantes felices, fotografías que se clavan en nuestras retinas y que nos hablan de lo necesario que es mantener viva la esperanza.

23:50 horas: salgo de la sala impresionado por la maestría con la que Sokurov maneja los fotogramas gastados de una película que me recuerda el intenso sabor que dejan en el paladar las obras maestras.

12.09.2008 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Amarga victoria

El pueblo ruso también tuvo su infierno particular con la hoy olvidada primera guerra de Chechenia, cuando tropas rusas se empeñaron en recuperar el control de la secesionista República de Chechenia, entre 1.994 y 1.996. Una abuela que visita a su nieto allí destacado es la protagonista de esta sobrecogedora película del cineasta siberiano Alexandr Sokurov (“El arca rusa”), filmada con una cámara atenta a captar el deambular de esa mujer por los alrededores del campamento militar en el que se encuentra acuartelado su nieto. Personaje maravillosamente interpretado por la actriz Galina Vishnevskaya, esposa en la vida real del genial violonchelista ruso Mstislav Leopóldovich Rostropovich.

Un pálpito de honda tragedia vertebra las imágenes de “Aleksandra”, realizada de forma rigurosa por un exigente cineasta, dispuesto una vez más a ofrecernos con inequívoca vibración humana una serena diatriba contra la intolerancia y los gobernantes irresponsables (en ese sentido, el 'zar' Vladímir Putin también recibe su correspondiente varapalo) y, en consecuencia, antibelicista con todas sus consecuencias. Lo cual da pie a un filme intimista pero con ribetes épicos, capaz de cortar la respiración.

Eso sí, hay que advertir que no estamos ante una película fácil, puesto que se trata de un esfuerzo creativo en las antípodas del cine comercial al uso, que habla al mismo tiempo de la necesidad de la maternidad, del fatalismo en general y del enfrentamiento entre fe y razón, sin que falte tampoco la denuncia de todos aquellos militares que perpetraron horrendos crímenes. Así pues, la mano dura de Alexandr Sokurov también se deja sentir en ese apartado, bien secundado por el fotógrafo Aleksandr Burov, con unas imágenes ricas en tonos ocres que reflejan de manera inequívoca un paisaje desolador. En fin, la intolerancia sigue acosando al ser humano y todo cuanto se refiere a ella es una bofetada al buen sentido.