Corazón de tinta (Iain Softley, 2.008)

Corazón de tinta (Iain Softley, 2.008)

Título original: Inkheart
Director: Iain Softley
Guionista: David Lindsay-Abaire
Intérpretes: Brendan Fraser
  Paul Bettany
  Helen Mirren
  Jim Broadbent
  Andy Serkis
  Eliza Bennett
  Jamie Foreman
Productores: Cornelia Funke
  Ileen Maisel
  Diana Pokorny
  Iain Softley
Fotografía: Roger Pratt
Música: Javier Navarrete
Montaje: Martin Walsh
Nacionalidad: Alemania
  Reino Unido
  Estados Unidos
Año: 2.008
Duración: 105 minutos
Edad: 7 años
Género: Aventuras, Familiar, Fantástica
Distribuidora: TriPictures, S. A.
Estreno: 19-06-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 5,592 Espectadores: 396.104
Vizcaya: 5,901 Recaudación: 2.180.530,26 €
España:   Puntos (Popularidad):  
Rugoleor:   Índice de popularidad:  

Sinopsis:

Basada en la novela de éxito de Cornelia Funke, “Corazón de tinta” es una aventura de fantasías que transporta a un padre y a su hija a la conquista de mundos reales e imaginarios. Mortimer "Mo" Folchart y su hija Meggie de 12 años de edad, comparten la pasión por la literatura. Tienen también un talento único para hacer que los personajes de los libros cobren vida con sólo leer en voz alta. Pero existe un peligro: por cada personaje de un libro que traen a la vida, una persona real debe desaparecer entre las páginas. En una de sus visitas a una librería de libros de segunda mano, Mo escucha voces que no había escuchado durante mucho tiempo y cuando localiza el libro de dónde provienen, un escalofrío le recorre el cuerpo por toda la columna vertebral. Es Corazón de tinta, un libro cubierto de ilustraciones de castillos medievales y de extrañas criaturas. Un libro que ha estado buscando desde que Meggie tenía tres años, cuando Resa, su madre, desapareció en ese mundo místico. Sin embargo, el plan de Mo de utilizar el libro para encontrar y rescatar a Resa se ve ensombrecido cuando Capricornio (Andy Serkis), el malvado villano de Corazón de tinta, secuestra a Meggie y le exige a Mo que haga que cobren vida otros personajes de la ficción. Determinado a rescatar a su hija y a enviar a los personajes de la ficción de nuevo al lugar al que pertenecen, Mo organiza un grupo de aliados sin igual, tanto reales, como imaginarios, y se embarca en un viaje osado y peligroso para poner las cosas en orden.

Primera entrega de la trilogía “Mundo de tinta”, de Cornelia Funke, que ya es un best seller en todo el mundo (infantil) llegó a las pantallas con Mo (Brendan Fraser) y su hija Meggie (Eliza Hope Bennett) enfrentándose a una situación difícil de resolver. Los personajes de los libros que leen en voz alta cobran vida, que divertido. El único problema es que por cada personaje incorporado al mundo real, una persona se pierde entre las páginas del libro en cuestión.

Crítica:

25.06.2009 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Alma de papel

Volver reales los personajes de los inolvidables cuentos que se leen de niño es un don que más de uno hemos soñado. Pues bien, en “Corazón de tinta” tan fantástica posibilidad se hace realidad cuando el pérfido personaje de uno de esos relatos secuestra al protagonista de la historia. Sugestivo punto de partida que da pie a una atractiva cinta para todos los públicos, realizada con delicadeza por el máximo responsable de “Hackers. Piratas informáticos”. Así que, de nuevo los cuentos y los libros, en general, sirven de acicate a imaginativos guionistas y a honestos cineastas para mostrar, en el lienzo plateado de la pantalla, fantásticos viajes mágicos como el aquí descrito, en el que conviven niños y adultos con inusitado encanto.

Por si fuera poco, un lujoso plantel estelar colabora en la consecución de un sano divertimento, sazonado con pintorescos personajes y ambientes de fábula, muy adecuados para la mentalidad infantil e ideales para las vacaciones estivales. Porque aventuras como las descritas en la película “Corazón de tinta” ayudan a ver el mundo de otra forma, más amable y risueña, con amor y humor, sin por ello obviar los contratiempos de la vida.

Tengamos en cuenta, además, que la cinta de Iain Softley insta a los pequeños a no hacer las cosas por los futuros frutos, sino por ellas mismas. Algo debe pasar en la sociedad actual que hace que exista un deseo colectivo de seguir siendo niño. O bien es que hay una profunda crisis de infantilismo en la moderna vida de los 'yuppies' triunfadores, que hace que añoren regresar a la infancia. De ahí que con “Corazón de tinta” estemos ante una película volcada a lo maravilloso, filmada con una limpidez, una sensibilidad que, por encima de las inevitables ingenuidades y las concesiones comerciales, la hacen alcanzar esa zona mágica, intemporal, en la que el mundo pierde su materialidad.

Se trata, en definitiva, de una aventura virtuosa y ensoñadora; un escaparate del cálido verano para una rutilante tienda celeste.

Comentarios