¿Hacemos una porno? (Kevin Smith, 2.008)

¿Hacemos una porno? (Kevin Smith, 2.008)

Título original: Zack a Miri Make a Porno
Director: Kevin Smith
Guionista: Kevin Smith
Intérpretes: Seth Rogen
  Elizabeth Banks
  Traci Lords
  Jason Mewes
  Craig Robinson
  Katie Morgan
  Ricky Mabe
  Jeff Anderson
  Justin Long
Productor: Scott Mosier
Fotografía: David Klein
Música: James L. Venable
Montaje: Kevin Smith
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.008
Duración: 101 minutos
Edad: 18 años
Género: Comedia, Drama, Romántica
Distribuidora: Universal Pictures International Spain, S. L.
Estreno: 19-06-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 6,824 Espectadores: 108.701
Vizcaya: 6,971 Recaudación: 613.252,12 €
España:   Puntos (Popularidad):  
Rugoleor:   Índice de popularidad:  

Sinopsis:

Compañeros de piso y amigos de toda la vida, Zack (Seth Rogen) y Miri (Elizabeth Banks) se enfrentan a tiempos difíciles y a una montaña de deudas. Cuando se les corta el suministro de electricidad y agua, comienzan a darle vueltas a la idea de realizar una película pornográfica casera para hacerse con unos ingresos rápidos, requiriendo la ayuda de los amigos para la empresa. Ambos juran que su amistad no se verá arruinada por mantener relaciones sexuales. Pero cuando el rodaje se inicia, lo que comienza como una propuesta con fines comerciales entre amigos deviene algo mucho más grande.

A pesar de las apariencias, Kevin Smith regresa con el humor más blanco. Seth Rogen y Elizabeth Banks –el gordito y la rubia de buen ver- son dos buenos amigos que, para salir de apuros económicos, se plantean la solución del título. Naturalmente, él querrá ser actor, además de director, y la perspectiva del roce acabará por poner románticas cuestiones sobre la mesa que evidentemente van más allá del sexo entendido como una simple mecánica de placer gimnástico.

Crítica:

20.06.2009 – JOSU EGUREN

Softcore

Para que engañarles, la carga más provocadora de la última película de Kevin Smith se concentra en el título. Muchos años han pasado desde el estreno de “Clerks”, y algunos menos desde el parto de “Persiguiendo a Amy”, pero si tuviésemos que hacer un balance de su filmografía como director siempre destacaríamos estos dos títulos. El otrora embajador del cine menos reverente ha terminado rindiéndose a una apatía que ya mostraba sus efectos más devastadores en “Una chica de Jersey”, y aunque su último trabajo pudiese sugerir lo contrario, lo cierto es que Kevin Smith se ha instalado en la periferia del cine convencional, a escasas manzanas de las comedias románticas de libro.

A decir verdad, no creo que el de Jersey sea cineasta, su perfil es más el de un guionista novel que se vio forzado a tomar la cámara ante las escasez de recursos, y eso se nota cuando repasamos el vocabulario fílmico standard que maneja en todas sus películas; nada tiene que ver su 'homemade porno' con las maravillosas 'suecadas' del “Rebobine, por favor” de Michael Gondry. Toda la potencia de Smith se concentra en los diálogos, y en esa marca de agua que distingue a sus personajes, aunque su sello particular corre el peligro de diluirse en la corriente desatada por Judd Apatow y compañía.

Cuando se escoge a un actor como Seth Rogen es inevitable que el espectador lo asocie con títulos como “Lío embarazoso”, “Virgen a los 40” y “Supersalidos”, máxime cuando tiene que encarnar a un personaje que es el epítome de todos sus registros conocidos. “¿Hacemos una porno?” tiene muy poco de personal, a pesar de que en momentos aislados Smith logra salpicarnos con su humor corrosivo (atención a la versión 2.0 de los Jay y Bob infantiles), y pasará desapercibida entre la riada de 'nuevas comedias americanas' que se estrenan con dos rombos, cuando en realidad no van más allá del 'softcore' apto para todos los públicos.