No-Do (Elio Quiroga, 2.009)

No-Do (Elio Quiroga, 2.009)

Título original: No-Do
Director: Elio Quiroga
Guionista: Elio Quiroga
Intérpretes: Ana Torrent
  Francisco Boira
  Héctor Colomé
  Rocío Muñoz
  Alfonsa Rosso
  Francisco Casares
  Miriam Cepa
Productores: Margaret Nicoll
  Stefan Nicoll
  Elio Quiroga
Fotografía: Juan Carlos Gómez
Música: Alfons Conde
Montaje: Luis Sánchez-Gijón
Nacionalidad: España
Año: 2.009
Duración: 94 minutos
Edad: 13 años
Género: Misterio, Terror
Distribuidora: Baditri, S. L.
Estreno: 12-06-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 4,986 Espectadores: 29.274
Vizcaya: 4,691 Recaudación: 163.385,99 €
España:   Puntos (Popularidad):  
Rugoleor:   Índice de popularidad:  

Sinopsis:

La película narra la historia de Francesca, una joven pediatra traumatizada por haber perdido un hijo por muerte súbita. Francesca empezará a sufrir visiones inexplicables al mudarse a una nueva casa en el campo, donde se supone debe recuperarse del trauma vivido. Mas al contrario, Francesca se enfrentará con la posibilidad de perder su propia cordura ante las apariciones de las que empezará a ser testigo. La respuesta al problema de Francesca está oculta en los "No-Dos secretos" unos noticiarios realizados durante los años 40, que se consideran desaparecidos, y que informaban a la curia eclesiástica sobre sucesos milagrosos ocurridos en España.

El canario Elio Quiroga se dio a conocer con uno de los artefactos más anómalos de nuestro cine ( “Fotos, 1.996”), aunque ha ido derivando hacia un terror algo más convencional, que sufre de falta de presupuesto. Buena muestra de ello es este relato protagonizado por Ana Torrent que reposa empero sobre una original premisa: los no-do filmados sobre sucesos paranormales reposan en los archivos del Vaticano, y ocultan terribles secretos.

Crítica:

17.06.2009 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Secretos inconfesables

El NO-DO (apócope de Noticiario Documental) fue un invento del franquismo, producido por un instituto oficial, que desde 1.942 hasta 1.976 fue de proyección obligatoria en las salas de cine, antes de la película programada. Ahora, el filme “No-Do”, de Elio Quiroga, desvela oscuras versiones de dichos 'informativos', puesto que se basa en, al parecer, archivos secretos de diversos fenómenos religiosos, apariciones milagrosas, etcétera, almacenados en aquella época con propósitos inconfesables. Vidrioso asunto, ligado a la angustia vivida por una mujer en crisis, acosada por entes fantasmales en la inevitable casona encantada. Lo cual da paso a un horror de baja cota, que delata influencias no siempre bien asimiladas del cine de terror actual, con especial incidencia en el japonés (“The Grudge-El grito”, Takashi Shimizu, 2.004).

Elio Quiroga (“La hora fría”), que gusta de pulsar todos los resortes del género, no es Alejandro Amenábar (“Los otros”), y su película se despeña por los abismos del efectismo y el desvarío más o menos místico, a pesar de los esfuerzos de su máximo responsable por dotar de originalidad y credibilidad al, en principio, interesante punto de partida, donde el martirio también cuenta.

Porque la película peca de epidérmica. El guión indeciso y mal estructurado, no acierta a exponer de forma adecuada el pavoroso trasfondo de la trama, ni tampoco a incorporar los fenómenos paranormales que se insertan con calzador en este fallido popurrí de espantos. Cae además en la trampa de un granguiñolesco desenlace. Y como la escenografía carece igualmente de inspiración, la película no tarda en provocar más indiferencia que interés, a pesar de su esforzado trío protagonista, con especial mención para la siempre correcta Ana Torrent (“Tesis”), como elemento catalizador de toda la intriga. Pero hacer cine de terror en serio -como muy bien sabía Jacques Tourneur- es otra cosa. Y escribir guiones apasionantes y rigurosos también.