Toy Story 3 (2010)

Toy Story 3 (2010)

Andy se ha hecho mayor y se prepara para ir a la universidad. Sus muñecos de siempre, Woody, Buzz y el resto de la pandilla, están preocupados por su futuro ahora que su dueño no va a querer jugar más con ellos. El destino quiere que todos los juguetes acaben en una guardería, con los peligros que ello conlleva. Nuestros protagonistas sufrirán las típicas travesuras en manos de los alocados niños, hasta que piensan un plan para escaparse. Lo único que tienen que hacer es mantenerse unidos.

Valoración: 8,013.

Toy Story 3 (2010)

FICHA

Título original: Toy Story 3.
Director: Lee Unkrich.
Guionista: Michael Arndt.
Reparto: No hay actores (Animación).
Productor: Darla K. Anderson.
Música: Randy Newman.
Fotografía: Jeremy Lasky, Kim White.
Montaje: Ken Schretzmann.
País participante: Estados Unidos.
Año de producción: 2010.
Duración: 103 minutos.
Calificación por edades: Apta para todos los públicos.
Género: Animación, Aventuras, Comedia, Fantástica, Infantil.
Estreno (España): 23 de julio de 2010.
Blu-ray (Venta): 2 de noviembre de 2011.
Distribuidora (España): Disney España.
Espectadores (España): 3.625.033.
Recaudación (España): 24.985.714,51 €.
Visitas: 5.
Popularidad: 55 / 78.

Toy Story 3 (2010)

COMENTARIO

John Lasseter, capo de Pixar, cierra su trilogía sobre los juguetes con este rítmico film dirigido por Lee Unkrich que fabula sobre el paso del tiempo y la herencia entre generaciones. Para finalizar la trilogía, Woody, Buzz y la pandilla se verán abandonados en una guardería que si al principio se muestra como el paraíso en la tierra, se convertirá en el peor de los infiernos. Su odisea de vuelta a casa estará repleta de aventuras. Atención a la especial aparición de Ken y Barbie como secundarios de lujo. (Anuario Fotogramas 2011: Paula A. Ruiz).

Toy Story 3 (2010)

CRÍTICA

23-07-2010 – JOSU EGUREN

La trilogía perfecta

Lloré, lo reconozco. Por primera vez en lo que va de siglo(s) podemos hablar de la trilogía perfecta, y no importa que juzguemos su calidad en función de la primera o la última entrega, porque a día de hoy solamente Pixar y Hayao Miyazaki (Mi amigo Totoro, 1988) pueden rozar ese infinito estrellado en el que converge el lenguaje adulto con el cine de entretenimiento más vigoroso. No les aburriré con citas porque lo que Toy Story 3 evoca son emociones, algunas tan íntimas como la que se siente con el primer paso de la infancia a la madurez y otras tan solidarias como el dolor que produce contemplar la muerte de un muñeco de trapo.

John Lasseter me recuerda a Gepetto, un escultor de juguetes con alma humana que ha sabido dar a sus creaciones la libertad para que experimenten lo caprichosa que puede ser la vida, y lo gratificante que es una amistad inquebrantable, aunque esta vez la moraleja de los dos primeros capítulos se diluye en una arquitectura formal que contiene el mismo mensaje. Si la saga de Shrek ha muerto en un siniestro total, Toy Story lo hace de manera consciente, cabrían más aventuras, nuevas vueltas de tuerca a sus personajes, pero en Pixar respetan la evolución psicológica de sus espectadores. Andy ha crecido, está a punto de ingresar en una universidad y sus juguetes le estorban, ¿y ellos? Woody está solo, Buzz sigue en la inopia y el señor Patata, batida, vuelve a ser el contrapunto cómico más hilarante de la última década; perfecto.

Lee Unkrich podría haber filmado otra aventura extramuros a la altura de la que vivimos en la segunda parte, pero prefiere juguetear con el género carcelario llevando a la tropa a un jardín de infancia del que tratarán de escapar entre guiños y referencias al cine clásico. Toy Story 3 no se sostiene sobre burdas parodias, sino apelando al espíritu de unas obras maestras a las que tutea, desde el respeto, porque el plástico que articula los movimientos de Buzz y Ken es el material con el que se forjan los sueños.

Toy Story 3 (2010)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios