Entrada destacada

50 primaveras

Nunca es demasiado tarde para hacer algo, sobre todo para Aurore Tabort (Agnès Jaoui), una mujer separada que acaba de perder su empleo y recibe la noticia de que va a ser abuela. A sus 50 años su vida parece estar congelada, pero un día se encuentra con un antiguo amor de su juventud. Esta reunión produce un cambio en Aurore, que se niega a admitir que esa podría ser la ocasión perfecta para empezar una nueva vida. ¿Conseguirá dejar atrás su orgullo y darse a sí misma una última oportunidad?

Tráiler.

Valoración:6,124.


FICHA

Título Original: Aurore.
Directora: Blandine Lenoir.
Guionistas: Jean-Luc Gaget, Blandine Lenoir.
Reparto: Agnès Jaoui, Pascale Arbillot, Samir Guesmi, Thibault de Montalembert, Sarah Suco, Lou Roy-Lecollinet, Eric Viellard, Nicolas Chupin, Rachel Farmane.
Productores: Fabrice Goldstein, Antoine Rein.
Música: Bertrand Belin.
Fotografía: Pierre Milon.
Montaje: Stéphanie Araud.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2017.
Duración: 89 minutos.
Calificación por Edades: No …

Tres días con la familia (Mar Coll, 2.009)

Tres días con la familia (Mar Coll, 2.009)

Título original: Tres dies amb la família
Director: Mar Coll
Guionistas: Mar Coll
  Valentina Viso
Intérpretes: Nausicaa Bonnín
  Eduard Fernández
  Philippine Leroy-Beaulieu
  Francesc Orellana
  Ramón Fontserè
  Dafnis Balduz
  Leonor Bonacasa
Productores: Sergi Casamitjana
  Lita Roig
  Aintza Serra
Fotografía: Neus Ollé-Soronellas
Música: Jens Neumaier (Maikmaier)
Montaje: Elena Ruiz
Nacionalidad: España
Año: 2.009
Duración: 86 minutos
Edad: 7 años
Género: Drama
Distribuidora: Wanda Visión, S. A.
Estreno: 03-07-2.009
Página WEB: Web Oficial de la película en España
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 6,836 Espectadores: 53.220
Vizcaya: 6,353 Recaudación: 312.435,71 €
España:   Puntos (Popularidad):  
Rugoleor:   Índice de popularidad:  

Sinopsis:

Léa debe viajar súbitamente a Girona donde su abuelo paterno acaba de fallecer. Allí le espera su familia, a la que prácticamente no ha visto desde que se marchó al extranjero. La muerte del patriarca de los Vich i Carbó es la excusa perfecta para forzar la convivencia entre sus descendientes. Los tres días que dura el velatorio, la misa y el entierro son un buen momento para observar ese juego de apariencias de una burguesía conservadora en la que todos los problemas son evidentes pero nunca explícitos. Léa rechaza este mundo hipócrita que se le adhiere a la piel como un traje hecho a medida.

Nuestro cine tiene futuro y no hay mejor prueba que este espléndido debut que ha merecido el aplauso unánime de la crítica. En la órbita del mejor Arnaud Desplechin, quien aseguraba que todas las familias son disfuncionales, Mar Coll somete a observación una familia burguesa catalana reunida con motivo de la muerte del patriarca. Con máxima elegancia, sutileza, y maestría queda retratado un microcosmos sometido a las leyes de la hipocresía, que obligan a mantener las apariencias.

Crítica:

07.07.2009 – JOSU EGUREN

La insoportable levedad del ser…

Uno de los mejores debuts del cine español en años (y años), y la sala vacía. Que la mala fama cultivada por el cine español hunda la ópera prima de esta directora catalana es un lujo que ningún cinéfilo puede permitirse. Pocas, muy pocas veces, tendremos a nuestro alcance una temprana cosecha tan madura, retrato fiel de los intestinos de una burguesía catalana a la que Mar Coll abre en canal con pulso firme. La familia, ese vórtice existencial en torno al que giran nuestras vidas, es el sujeto de análisis de una realizadora que desdobla sutilmente la mirada para explorar cada una de sus aristas.

La guía de Mar Coll es Léa, una joven que vuelve a casa desde Francia (detalle importante) para asistir al entierro de su abuelo, difunto patriarca de un clan desmembrado que trata de mantener su 'status quo'. El primer mérito de Mar Coll es su habilidad para desmaquillar a los muertos en vida y su firme determinación a la hora de medir el alcance y longitud de unos diálogos que, bajo una superficialidad aparente, ocultan abismos. Mejor nota merecen los silencios incómodos y ensordecedores de la protagonista, enormes paréntesis que nos obligan a completar con detalles autobiográficos todas las palabras no dichas.

Mar Coll afila su daga para clavarla en unos personajes arquetípicos pero verosímiles, férreamente controlados por una directora que no da pie a las imposturas dramáticas, pese a cometer algunos deslices permisibles. Son excepcionales las apariciones de Ramón Fontserè y Eduard Fernandez (dos ilustres conocidos), impagables escuderos de una joven intérprete que merece, como su directora, un espacio permanente en nuestro cine. Puede que haya optado por el camino más fácil, el drama, pero Mar Coll no se ha dejado arrastrar por la tragedia costumbrista; ella carga el arma, apunta, y es el espectador quien dispara. Gracias Mar por confiar en el público.

Comentarios