Entrada destacada

50 primaveras

Nunca es demasiado tarde para hacer algo, sobre todo para Aurore Tabort (Agnès Jaoui), una mujer separada que acaba de perder su empleo y recibe la noticia de que va a ser abuela. A sus 50 años su vida parece estar congelada, pero un día se encuentra con un antiguo amor de su juventud. Esta reunión produce un cambio en Aurore, que se niega a admitir que esa podría ser la ocasión perfecta para empezar una nueva vida. ¿Conseguirá dejar atrás su orgullo y darse a sí misma una última oportunidad?

Tráiler.

Valoración:6,124.


FICHA

Título Original: Aurore.
Directora: Blandine Lenoir.
Guionistas: Jean-Luc Gaget, Blandine Lenoir.
Reparto: Agnès Jaoui, Pascale Arbillot, Samir Guesmi, Thibault de Montalembert, Sarah Suco, Lou Roy-Lecollinet, Eric Viellard, Nicolas Chupin, Rachel Farmane.
Productores: Fabrice Goldstein, Antoine Rein.
Música: Bertrand Belin.
Fotografía: Pierre Milon.
Montaje: Stéphanie Araud.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2017.
Duración: 89 minutos.
Calificación por Edades: No …

La vida ante sus ojos (Vadim Perelman, 2.007)

La vida ante sus ojos (Vadim Perelman, 2.007)

 

4,330

 

 

 

 

Estadísticas:

Crítica: 5,331 Público: 5,332 España: 3,328 Rugoleor: 4,330
Espectadores: 15.979 Recaudación: 97.705,94 € Visitas: 4 Popularidad: 5,19%

 

Ficha:

Título original: The Life Before Her Eyes
Director: Vadim Perelman
Guionista: Emil Stern
Intérpretes: Uma Thurman, Evan Rachel Wood, Eva Amurri, Gabrielle Brennan, Brett Cullen, Oscar Isaac
Productores: Anthony Catagas, Marc Butan, Vadim Perelman, Aimée Peyronnet
Fotografía: Pawel Edelman
Música: James Horner
Montaje: David Baxter
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.007
Duración: 90 minutos
Edad: 13 años
Género: Drama, Suspense
Distribuidora: Vértice Cine, S. L.
Estreno: 21-08-2.009
WEB Oficial: http://www.lifebeforehereyes.com/

 

Sinopsis:

Un estudiante armado estremece el instituto de un barrio residencial de Connecticut y arrincona a dos alumnas adolescentes en el baño de las chicas. Quince años después, una de ellas, Diana (Uma Thurman) disfruta de una vida perfecta. Cuando se acerca el decimoquinto aniversario del tiroteo, la vida perfecta de Diana amenaza con desquebrajarse...

Comentario:

Uma Thurman, vista en “Una mamá en apuros”, aborda un papel mucho más dramático en este film de Vadim Perelman –el segundo tras debutar con “Casa de Arena y Niebla (2.003)”- donde se mezclan dos líneas temporales, el traumático pasado, cuando Diana (Evan Rachel Wood) es testigo de una masacre de un instituto en la que pierde la vida de su mejor amiga y la actualidad: Diana, ya con el cuerpo de Uma, que sigue sin poder olvidar.

Crítica:

25.08.2009 – JOSU EGUREN

Pánico en la escuela

La lógica prolongación del debate sobre el fondo y la forma, que siempre surge cuando se plantean acaloradas discusiones cinéfilas, debería ser una reflexión acerca de los desequilibrios entre la ética y la estética; “La vida ante sus ojos” sirve como ejemplo. El ucraniano Vadim Perelman dirige su segunda película, tras la “Casa de arena y niebla”, olvidando que su oficio le obliga a ejercer como mediador entre ambos extremos, y si bien hay que reconocer que una hipotética hibridación de ambas corrientes entra en el terreno de lo quimérico, también es cierto que se ha puesto de moda engordar con discursos ampulosos y efectistas lo que no vienen a ser más que deslavazadas colecciones de imágenes formalmente perfectas.

Perelman entra, por derecho propio, en esa categoría de mañosos ilustradores de continentes que buscan contrapesar el vacío abismal de sus imágenes apareándose con textos dramáticos con los que raramente llegan a entenderse. El drama-trampa de “La vida ante sus ojos” tiene su origen en Columbine, escenario de la de “Elephant”, aunque aquí la historia se centra en una de las víctimas supervivientes. El protagonismo, casi exclusivo, de un único personaje que se desdobla constantemente en dos intérpretes podría haber animado a Perelman a tomar su punto de vista como referencia, pero el ucraniano prefiere mover su cámara a capricho, llegando al extremo de componer secuencias videocliperas cuando en el fondo está tratando un tema muy serio.Las emociones casi nunca emergen, salvo cuando el realizador sube el volumen de la sentimentaloide banda sonora de James Horner, porque Perelman pierde la oportunidad de detener el plano sobre sus actrices, incluso cuando la naturaleza de las escenas así lo requiere. Hasta en los diálogos más sencillos se notan los efectos de la borrachera visual de un director que no se conforma con utilizar el plano medio, y eso acaba por descubrir la oquedad argumental de una película que se resuelve con un giro inesperado y fullero.

Comentarios