El edificio Yacobián (Marwan Hamed, 2.006)

El edificio Yacobián (Marwan Hamed, 2.006)

Título original: Omaret Yakobean
Título ingles: Yacoubian Building
Director: Marwan Hamed
Guionista: Wahid Hamid
Intérpretes: Adel Imam
  Nour El-Sherif
  Youssra
  Essad Youniss
  Ahmed Bedir
  Hend Sabri
  Khaled El Sawy
  Khaled Saleh
Productor: Imad Adeeb
Fotografía: Sameh Selim
Música: Khaled Hammad
Montaje: Khaled Marei
Nacionalidad: Egipto
Año: 2.006
Duración: 174 minutos
Edad: 13 años
Género: Drama
Distribuidora: Silenzio Films, S. L.
Estreno: 07-11-2.008
DVD Alquiler:  
DVD Venta:  
Página WEB: Ficha completa en IMDb
  Ficha completa en FilmAffinity
  Web Oficial de la película en Francia
  Web Oficial de la distribuidora en España
  Tráiler de la película en YouTube

Calificación:

Crítica: 6,631 Espectadores: 7.432
Público: 6,797 Recaudación: 43.782,18 €
España:   Puntos (Popularidad): 0
Rugoleor:   Ratio de popularidad: 0,00%

Sinopsis:

Construido en 1.934 en una de las principales avenidas del Cairo, el Edificio Yacobián es al mismo tiempo una imagen representativa de los últimos setenta y cinco años de la historia de Egipto y una radiografía de la sociedad egipcia contemporánea. Cada piso parece representar un estrato de la sociedad y por la novela vemos desfilar a los habitantes más variopintos: aristócratas decadentes, hombres de negocios, políticos corruptos, pobres de solemnidad que ocupan la azotea del edificio, un escritor gay... Alaa Al Aswany ha reunido en su edificio un auténtico microcosmos de la sociedad de su país, lo cual le permite tratar temas candentes en un país lleno de contrastes, como la corrupción de las instituciones, la discriminación de la mujer o las dificultades de los jóvenes para ascender en la escala social.

El éxito internacional del best seller de Alâ al-Aswânî, publicado en España por Maeva, propició el estreno de esta ambiciosa adaptación, una de las pocas películas egipcias que han llegado en los últimos lustros a nuestras salas. Como en la novela, los variopintos inquilinos de un emblemático edificio sirven para radiografiar, a lo largo de casi tres horas, los diversos aspectos de la sociedad de El Cairo, subrayando sus fallos y carencias.

Crítica:

12.11.2008 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Vidas cruzadas en El Cairo

No es frecuente ver una película egipcia en nuestras pantallas, por lo cual “El edificio Yacobián” es una bienvenida excepción a esa regla. Basada en la novela homónima de Alaa Al Aswany, se centra en el microcosmos social de una ciudad como El Cairo, en la línea de las novelas del premio Nobel Naguib Mahfuz ('Trilogía de El Cairo'), pero en tono menor. Vidas cruzadas de los inquilinos de un edificio representativo de esa gran ciudad, por el que desfilan pachás venidos a menos, prostitutas aprovechadas, funcionarios corruptos, muchachas con vocación europea, intrigantes coptos, ocultos homosexuales e incluso aspirantes a terroristas.

Filmado a la vieja usanza, el filme se mueve en los límites del melodrama un tanto trasnochado en su afán moralizante, que contrasta con el retrato que se hace del islamismo más radical. En ese sentido, es muy arriesgada la inclusión del sermón que lleva a cabo un imán, cuando exhorta a sus jóvenes feligreses a combatir la democracia que amenaza a la 'umma' (nación), abrazar la Ley Islámica (donde el concepto de injusticia es decisivo) y amar la 'jihad' (guerra santa).

Viñetas de la vida cotidiana cairota, escoradas al folletín más de la cuenta, pero que al menos tienen la virtud de describir un particular modo de vida, no tan diferente a la de cualquier ciudad europea actual, pero manteniendo su idiosincrasia, los conceptos propios de una visión del Corán (libro sagrado de los musulmanes, que contiene las revelaciones de Alá a Mahoma). Puesto que debemos tener en cuenta que en estos momentos se está librando una sorda batalla entre Occidente y movimientos radicales islámicos. No es una batalla por la supremacía mundial. Es una batalla por conquistar los corazones y las mentes. Y es una batalla que Occidente y los aliados del mundo musulmán están perdiendo.