Flores negras (David Carreras, 2.009)

Flores negras (David Carreras, 2.009)

 

 

 

 

 

 

Estadísticas:

Crítica: 4,492 Público: 4,538 España:   Rugoleor:  
Espectadores: 36.377 Recaudación: 213.834,03 € Visitas: 0 Popularidad: 0,00%

Ficha:

Título original: Flores negras
Director: David Carreras
Guionistas: David Carreras, Luis Marías, Wolfgang Kirchner
Intérpretes: Tobias Moretti, Maximilian Schell, Marta Etura, Eduard Fernández, Maria Grazia Cucinotta, Héctor Colomé, Belén Fabra, Gottfried John
Productores: Antonio Camín, Christian Herboth, Dieter Pochlatko, Alexander von Hohenthal
Fotografía: Néstor Calvo
Música: Óscar Maceda
Montaje: Frank Gutiérrez
Nacionalidad: España, Alemania, Austria
Año: 2.009
Duración: 108 minutos
Edad: 18 años
Género: Drama, Suspense
Distribuidora: Ovideo TV S. A.
Estreno: 18-09-2.009
WEB Oficial: http://www.floresnegras.es/

Sinopsis:

Con el hundimiento del muro de Berlín, la caída del régimen soviético alteró los equilibrios de poder en el mundo y desencadenó la constitución de un nuevo orden internacional. Como consecuencia, un millón de agentes secretos de ambos lados del telón de acero fueron relegados al ostracismo. Muchos murieron, otros dirigieron sus vidas hacia otros trabajos e ideales. Pero la gran mayoría siguieron haciendo lo único que habían aprendido a hacer. Michael Roddick, un espía al servicio de la República Federal Alemana, consciente de que sus días como agente secreto están contados, abandona el servicio después del fracaso de su última misión, decide desaparecer sin dejar rastro y se lleva consigo a Elena, la hija de una espía rusa muerta en extrañas circunstancias. Michael y Elena se instalan en Barcelona donde abren un pequeño restaurante que les permitirá vivir plácidamente y olvidar su turbulento pasado. Pero los fantasmas del pasado nunca descansan. O por lo menos eso es lo que constata Roddick, que nuevamente se ve inmerso en una vertiginosa pesadilla, un mundo con sus propias reglas, cuando sus antiguos compañeros reaparecen reclamando asuntos pendientes.

Comentario:

La novela de Daniel Vázquez Sallés “Flores negras para Michael Roddick” es llevada a la pantalla por David Carreras (“Hipnos”) con reparto internacional. Tobias Moretti es un ex espía de la RFA que, tras una misión fallida, ha rehecho su vida en Barcelona donde regenta un restaurante junto a una hija (Marta Etura) adoptada en extrañas circunstancias. Cuando menos se los espera, 20 años después de huir de Alemania, el pasado reaparece para hacerle la vida imposible.

Crítica:

23.09.2009 – JOSU EGUREN

Espías como nosotros

¿Qué hace un espía cuando se prejubila? En principio cambiarse de casa, montar un negocio propio y esperar a que el pasado llame a su puerta algún día, porque de eso trata el trabajo de David Carreras Solé (“Hipnos, 2.004”), de personajes desubicados a los que les cuesta aceptar la rutina diaria y la monotonía de las vidas grises de una sola cara. Que no les engañe el reparto, “Flores negras” es una película española, de abajo hasta arriba. Le delatan sus andares desgarbados por el terreno del ‘thriller’, y eso que no está mal, yo lo defiendo, que en España se rueden películas distintas, aunque esta adaptación de la novela arranque concediéndole demasiada ventaja al espectador curtido en cientos de emboscadas literarias.

En el deber de carreras hay que anotar su abigarrada planificación del espacio, el molesto traqueteo de la cámara y la falta de tensión en algunos planos clave en los que la profundidad del campo se dilata y expande sin que lleguen a manifestarse diferentes registros dramáticos. Quizá confíe en exceso en el peso específico de su reparto, poliglota y amplio, pero hay actores que recitan sus papeles de carrerilla, sin ápice de emoción, en modo automático.

Carreras absorbe con cierta elegancia muchos de los clichés del género, se toma su tiempo para aquilatar el drama y acierta en el tono con el que describe la decrepitud moral de sus personajes. Pero, toda la densidad dramática de la narración, que tan esmeradamente ha sido capaz de cocinar en reposo, entra en ebullición demasiado tarde, y apenas acertamos a escuchar los ecos lejanos de un modesto amago de tempestad después de la calma. Una lástima, por que la cinta es algo más que un honesto homenaje al género a la que le falta rodaje; ojalá que el cine español practique más a menudo para mejorar la nota, porque el borrador de Carreras Solé es un buen ejemplo de que para cambiar de registro no hace falta más que un poquito de práctica.