Entrada destacada

Llega de noche

Después de un cataclismo que ha cambiado el mundo, Travis (Kelvin Harrison Jr.), un joven de 17 años, vive en una casa segura pero desoladora junto a sus protectores padres. Un día, una pareja desesperada en busca de refugio para ellos y su hijo aparece en sus vidas. La convivencia empieza con buen pie, pero poco a poco el miedo y la paranoia harán que el horror del exterior entre en el hogar, dando lugar a una amenaza aún peor: la de un padre que está dispuesto a renunciar a su alma con tal de proteger a su familia.

Valoración:5,864.


FICHA

Título Original: It Comes at Night.
Director: Trey Edward Shults.
Guionista: Trey Edward Shults.
Reparto: Joel Edgerton, Carmen Ejogo, Kelvin Harrison Jr., Riley Keough, Christopher Abbott, David Pendleton, Griffin Robert Faulkner, Mick O'Rourke.
Productores: David Kaplan, Andrea Roa.
Música: Brian McOmber.
Fotografía: Drew Daniels.
Montaje: Matthew Hannam, Trey Edward Shults.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 97 minutos…

Jennifer’s Body (Karyn Kusama, 2.009)

Jennifer's Body (Karyn Kusama, 2.009)
Jennifer's Body (Karyn Kusama, 2.009)

Calificación:

Crítica: 4,407 Público: 4,568 España: 3,068 Rugoleor: 3,818

Ficha:

Título Original: Jennifer’s Body
Directora: Karyn Kusama
Guionista: Diablo Cody
Intérpretes: Megan Fox, Amanda Seyfried, Johnny Simmons, Adam Brody, J. K. Simmons, Amy Sedaris, Cynthia Stevenson
Productores: Daniel Dubiecki, Mason Novick, Jason Reitman
Fotografía: M. David Mullen
Música: Stephen Barton, Theodore Shapiro
Montaje: Plummy Tucker
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.009
Duración: 104 minutos
Edad: 13 años
Género: Comedia, Suspense, Terror
Distribuidora: Hispano Fox Film, S. A.
Estreno: 25-09-2.009
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España
Espectadores: 171.862
Recaudación: 1.009.020,60 €
Visitas: 0
Popularidad: 0,00%
Puesto:  

Sinopsis:

Jennifer Check es la nueva estrella de las animadoras de un pequeño instituto. Pero Jennifer será poseída por unas fuerzas extrañas y malévolas que la impulsarán a asesinar a todos los chicos.

Comentario:

La explosiva Megan Fox pone el cuerpo y Diablo Cody el guión en esta sugerente mezcla de comedia de instituto y terror adolescente en donde la chica más deseada por todos los alumnos acaba poseída por el demonio. La que fuera su mejor amiga –Amanda Seyfried, de la serie “Big Love”- acabará convirtiéndose en una Némesis y en la única capaz de detenerla. Todo comienza con la rubia, recluida en un correccional, recordando todo lo que ocurrió en su pueblo, La Tetera del Diablo.

Crítica:

29-09-2.009 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Animadora satánica

El cine de terror es, con toda seguridad, el de más gancho entre los adolescentes de todo el mundo. Un inmenso mercado en potencia, explotado a fondo por las 'majors' de Hollywood, que lanzan títulos a tutiplén, por lo general con espectaculares éxitos de taquilla. Ahora le toca el turno a “Jennifer's Body”: estrafalaria mixtura de comedia y terror, firmada por la máxima responsable de “Aeon Flux”, Karyn Kusama. En esta ocasión, la atómica Megan Fox se convierte en una satánica animadora, la típica 'cheerleader' del inevitable equipo de fútbol americano, empeñada en dar matarile a todo quisqui. Al principio, sólo a los chicos que intentan conquistarla; pero después, la bisexualidad parece ser su seña de identidad.

Disparatado personaje encarnado con un subido tono paródico por la sorprendente Megan Fox. Una estrella actualmente en la cresta de la ola, que muy bien podría abrir una escuela de seducción, comprobadas sus dotes y aptitudes para encandilar a hombres y mujeres de toda condición. Lo hizo en “Transformers” y “Nueva York para principiantes”, y lo hace en esta especie de posesión diabólica que es “Jennifer's Body”. Le dan la réplica toda una serie de chicos y chicas de regusto inequívocamente yanqui, entre las que figura la evanescente Amanda Seyfried, a la que tuvimos ocasión de ver en “Chloe”, la última película de Atom Egoyan presentada en la Sección Oficial del recién terminado Festival de San Sebastián.

Dos cuerpos, dos figuras contrapuestas, catapultadas en el torbellino de sus pasiones, registradas por una cámara desnortada y una escenografía lúgubre, en sintonía con las escabechinas descritas. Pero lo que aquí cuenta es la estrella Megan Fox, con sus trucos, trampas y tretas, dispuesta a demostrar que, más sutil que el encanto, más eficaz que la belleza y más letal que el 'sex appeal', la seducción es la forma infalible de acelerar corazones y de lograr que tiemblen las rodillas de los hombres más duros y de las mujeres más ingenuas.

15-01-2.010 – JOSU EGUREN

Hermanas de sangre

Hay películas que pueden verse de oídas, como “Jennifer's Body”, y directores que aciertan cuando se someten a la inspiración de los mejores párrafos de sus guionistas, amplificando a través de las imágenes todo lo que aparece subrayado en el texto.

«El infierno es una chica adolescente», escribe Diablo Cody, y Karyn Kusama (responsable de las cintas “Aeon Flux” y “Girlfight”) aviva las llamas con una secuencia en la que la estudiante más ejemplar de la clase hace temblar las paredes de un pabellón psiquiátrico. Habemus película antes de que Megan Fox se cruce en pantalla para hacer descarrilar todas las miradas masculinas. Su mejor amiga, una Carrie emparentada con la Drew Barrymore de “Ojos de fuego”, reclama su papel como eje central de la trama.

Los hombres quedan al margen, no solamente porque “Jennifer's Body” se empeñe en feminizar los tópicos, sino porque quien la escribe, y escribió la aclamada “Juno”, centra toda su atención en la lucha entre dos mujeres. Cody pretende quitarle caspa al subgénero del terror 'teenager' y filtrar pequeñas notas de intelectualidad a través del cedazo del humor gamberro, pero las curvas de Megan Fox le estorban. El reclamo sexual de la musa de “Transformers” opaca el mensaje y se abre un paréntesis letal entre el prometedor arranque de la película y un final que devalúa algunos de sus aciertos.

Directora y guionista se esfuerzan por desangrar las clónicas cintas de terror adolescente, pero fracasan al acotar una distancia de seguridad que permita que el espectador distinga entre la crítica y el modelo. Los excesos verbales de la escultural Megan Fox, el subtexto que agita la memoria de los atentados del 11 de septiembre o los tórridos 'gags' visuales no son lo suficientemente poderosos como para invitar al espectador a la reflexión, aunque es inevitable coincidir en que se agradece el cambio de sexo de macho a hembra alfa.

Comentarios