Quantum of Solace (Marc Forster, 2.008)

Quantum of Solace (Marc Forster, 2.008)

S/C

 

 

 

Estadísticas:

Crítica: 5,847 Público: 6,284 España: S/C Rugoleor: S/C
Espectadores: 1.547.631 Recaudación: 9.430.116,36 € Visitas: 0 Popularidad: 0,00%

 

Ficha:

Título original: Quantum of Solace (007)
Director: Marc Forster
Guionistas: Paul Haggis, Neal Purvis, Robert Wade
Intérpretes: Daniel Craig, Jeffrey Wright, Mathieu Amalric, Judi Dench, Olga Kurylenko, Gemma Arterton, Fernando Guillén Cuervo, Jesper Christensen
Productores: Barbara Broccoli, Michael G. Wilson
Fotografía: Roberto Schaefer
Música: David Arnold
Montaje: Matt Chesse, Richard Pearson
Nacionalidad: Reino Unido, Estados Unidos
Año: 2.008
Duración: 108 minutos
Edad: 13 años
Género: Acción, Aventuras, Suspense
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España, S. A.
Estreno: 21-11-2.008
WEB Oficial:  

 

Sinopsis:

“007 Quantum of Solace” es la continuación de las intensas aventuras de James Bond en “007: Casino Royale”. Traicionado por Vesper, la mujer que amaba, 007 lucha contra su deseo de transformar su misión en algo personal. Determinados a descubrir la verdad, Bond y M interrogan a Mr. White que revela que la organización que chantajeó a Vesper es mucho más compleja y peligrosa de lo que nadie podía imaginar. Información de inteligencia vincula a un traidor del MI6 a una cuenta bancaria en Haití, donde un caso de identidad equivocada lleva a Bond a conocer a la bella y luchadora Camille, una mujer que busca su propia vendetta. Camille conduce a Bond directamente a Dominic Greene, hombre siniestro y jefe de la misteriosa organización. En una misión que le lleva a Austria, Italia y Suramérica, Bond descubre que Greene conspira para lograr el control total de los recursos naturales más importantes del mundo, y para ello está forjando un pacto con el exiliado General Medrano. Usando a sus socios en la organización y manipulando sus poderosos contactos en la CIA y el Gobierno británico, Greene promete derrocar al régimen existente en Bolivia, otorgando al General el control de un país a cambio de un trozo de tierra aparentemente estéril. En un campo minado de traiciones, asesinatos y engaños, Bond se alía con viejos amigos en una batalla para descubrir la verdad. Cuando está cerca de encontrar al responsable de la traición de Vesper, 007 debe ir un paso por delante de la CIA, los terroristas e incluso de M, para descubrir el siniestro plan de Greene y detener `Quantum´.

Comentario:

El Bond reinventado en “Casino Royale (Martin Campbell, 2.006)”, con el porte de Daniel Craig, regresó a la cartelera dirigido por Marc Forster, pocas horas después del desenlace de su anterior aventura, en la que había perdido a su amada Vesper Lynd (Eva Green). Tras interrogar a Mr. White (Jesper Christensen), 007 seguirá el rastro de un inquietante hombre de negocios al que presta fisonomía el muy prestigioso Mathieu Amalric. Por el camino encontrará a la muy bella Olga Kurylenko.

Crítica:

22.11.2008 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

El vengador sin piedad

Los responsables de esta nueva entrega de la serie James Bond se han percatado de que el cine de acción desplegado por la saga Bourne es lo que se lleva en la actualidad a escala mundial. Por eso no se han complicado la vida y con el rimbombante título de “Quantum of Solace” (“Quántica de consuelo”) se han limitado a seguir a pies juntillas esas directrices, en base a acción trepidante, constantes cambios de escenario y adrenalina a tope, resueltas con toda la parafernalia técnica propia de estos casos. En ese sentido, nada que objetar, puesto que este James Bond, cegado por su deber y por sus deseos de venganza, tras el asesinato de Vesper, resulta tan ameno como espectacular.

Situaciones inverosímiles, personajes maquiavélicos y mujeres hermosas vuelven a conformar un título aparatoso, rabiosamente comercial, filmado de forma atropellada por el voluntarioso realizador germano-suizo Marc Forster, que confunde ritmo con ajetreo, además de extremadamente violento y torrencialmente subjetivo, que incluso se preocupa por conectar con otras películas de la popular serie –“Goldfinger” es la más obvia-, a falta de originalidad e imaginación.

Y por lo que respecta a Daniel Craig, está claro que es el James Bond más bruto de toda la franquicia, convertido de forma definitiva en pieza de recambio del agente 007 con licencia para matar. Un comediante dotado de una extraordinaria fuerza física y una capacidad de seducción muy particular, en las antípodas de las que solían ofrecernos hasta ahora otros actores metidos con mayor o menor fortuna en la piel del ya mítico personaje. Reforzado por su sanguinaria manera de escupir los diálogos y la sensibilidad para expresar emociones propia de una motosierra. Al tiempo, su mirada no tiene nada que envidiar a la de cualquier miembro de la ’Geschutzatafelpolizei’ alemana, durante la Segunda Guerra Mundial.