Entrada destacada

El hombre del corazón de hierro

Reinhard Heydrich (Jason Clarke) entró en contacto con la ideología nazi a través de su mujer (Rosamund Pike), una aristócrata alemana. De carácter implacable, Heydrich protagonizó en poco tiempo un ascenso meteórico hasta la cúpula del partido, llegando a ser jefe de las SS, la Gestapo y el principal ideólogo de la Solución Final. Un grupo de luchadores de la Resistencia checa planearía un atentado contra Heydrich en Praga, lo que le convertiría en el oficial nazi de más alto rango asesinado durante la II Guerra Mundial.

Valoración:6,241.


FICHA

Título Original: HHhH.
Director: Cédric Jimenez.
Guionistas: Audrey Diwan, David Farr, Cédric Jimenez.
Reparto: Rosamund Pike, Jason Clarke, Mia Wasikowska, Jack O'Connell, Jack Reynor, Volker Bruch, Stephen Graham, Enzo Cilenti, Geoff Bell, Thomas M. Wright, Noah Jupe.
Productores: Daniel Crown, Alain Goldman.
Música: Guillaume Roussel.
Fotografía: Laurent Tangy.
Montaje: Chris Dickens.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2017.
Duración: 1…

El destino final (David R. Ellis, 2.009)

El destino final (David R. Ellis, 2.009)
El destino final (David R. Ellis, 2.009)

Valoraciones:

Crítica: 3,954 Público: 3,984 España: S/C Rugoleor: S/C

Ficha:

Título Original: The Final Destination
Director: David R. Ellis
Guionistas: Eric Bress, Jeffrey Reddick
Intérpretes: Bobby Campo, Shantel VanSanten, Mykelti Williamson, Nick Zano, Haley Webb, Krista Allen, Richard T. Jones, Stephanie Honore, Andrew Fiscella
Productores: Craig Perry, Warren Zide
Fotografía: Glen MacPherson
Música: Brian Tyler
Montaje: Mark Stevens
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2.009
Duración: 85 minutos
Edad: 13 años
Género: Suspense, Terror
Distribuidora: TriPictures, S. A.
Estreno: 30-10-2.009
WEB Oficial: Web Oficial de la película en Estados Unidos
Espectadores: 369.401
Recaudación: 2.831.517,23 €
Visitas: 0
Popularidad: 0,00%

Sinopsis:

En el que debería haber sido un divertido día en las carreras, Nick O´Bannon tiene una horrible premonición en la que una extraña secuencia de acontecimientos provoca múltiples accidentes de automóviles en la carrera, enviando escombros llenos de llamas a las gradas, matando brutalmente a sus amigos y haciendo que la parte superior de las gradas se derrumbe sobre él. Cuando sale de esta pesadilla, Nick entra en pánico e intenta persuadir a su novia, Lori y a sus amigos, Janet y Hunt, de que tienen que irse rápido y escapan segundos antes de que la aterradora visión de Nick se convierta en una terrible realidad. Pensando en que han logrado engañar a la muerte, el grupo tiene una nueva oportunidad de vivir, pero lamentablemente para Nick y para Lori, ese es sólo el comienzo. Continúan sus premoniciones y los supervivientes del accidente comienzan a morir uno a uno, de maneras cada vez más pavorosas. Nick debe encontrar una manera de escapar de la muerte de una vez por todas antes de que él, también, alcance su Destino final.

Comentario:

La serie que alcanzó altas cuotas de popularidad, sobre todo entre el público teen más sediento de sangre, regresa a las pantallas ahora en tres dimensiones de modo a que los espectadores puedan sentir cómo la guadaña pasa por justo encima de sus cabezas. De nuevo, aterradoras premoniciones anuncian un accidente de magnas proporciones. En una carrera de coches, la muerte volverá a derrochar una imaginación sin límites para liquidar a los supervivientes.

Crítica:

03-11-2.009 – JOSU EGUREN

Orgía de sangre

Hay palabras para describir “El destino final”, lo difícil va a ser ordenarlas sin caer en la pataleta. Una saga que comenzó allá por los 90, ganándose las simpatías del público palomitero, acaba de ser finiquitada por una cuarta entrega que sólo merece el calificativo de infame, pese a su éxito en la taquilla norteamericana. Olviden en casa las gafas de 3D, basta que guiñen un ojo para recrear el efecto, porque la única experiencia tridimensional que van a poder disfrutar con la aberración que dirige David R. Ellis es el cabreo de sus compañeros de asiento. Y eso aún asumiendo que ya sean inmunes a las situaciones inverosímiles, a los guiones de saldo y a las interpretaciones lamentables.

Hace algunos años, veinte, otros directores más pudorosos se hubiesen parapetado detrás de un alias, pero David R. Ellis, experto en el arte de las campañas virales, no tiene intención de esconderse. Al fin y al cabo, ya se dio a conocer con “Snakes on a Plane”, otro bodrio de proporciones épicas. Afortunadamente, ya sea porque finalmente le pudo el recato o porque nadie es capaz de estirar durante tanto tiempo la misma idea, “Destino final” no supera la hora y media; ochenta y dos minutos que se viven sin tensión ni emoción y alucinando ante la pobreza de medios técnicos.

A “Destino final” no puede acusársele de previsible, es fiel a su propio modelo, pero sí de haberse embarcado en un duelo hemoglobínico con la censurada “Saw”: el reto es morir y matar salpicando litros de sangre. Ni siquiera empleando el luminol es posible encontrar rastros del humor negro, paródico y autoconsciente que nos hizo reír en las dos primeras entregas; lo evidente es que director y productores han querido exprimir la gallina de los huevos de oro por la vía del 'exploitation'. A corto plazo, la estrategia parece rentable pero, si nos siguen colando esperpentos de estas dimensiones, el público acabará renegando del 3D, la última, y casi única esperanza, de que las salas de cine vuelvan a estar llenas.

Comentarios