Entrada destacada

I Am Not a Serial Killer

La vida de John Wayne Cleaver (Max Records) en la pequeña localidad de Clayton está llena de problemas. Trabaja en la funeraria familiar y está obsesionado con los asesinos en serie, sobre todo en cómo no convertirse en uno de ellos. Con el acosador de la escuela y su atractiva vecina como víctimas potenciales, John se ha marcado una serie de pautas para mantenerse en el buen camino, pero cuando una serie de muertes asolen el pueblo, el joven tendrá que abandonarse a su lado oscuro para capturar al homicida. Tráiler.

Valoración:6,082.


FICHA

Título Original: I Am Not a Serial Killer.
Director: Billy O'Brien.
Guionistas: Christopher Hyde, Billy O´Brien.
Reparto: Christopher Lloyd, Laura Fraser, Karl Geary, James Gaulke, Max Records, Tim Russell, Tony Papenfuss, Anna Sundberg, Christina Baldwin, Lucy Lawton, Raymond Brandstrom.
Productores: James Harris, Mark Lane, Nick Ryan.
Música: Adrian Johnston.
Fotografía: Robbie Ryan.
Montaje: Nick Emerson.
Países Participantes: Irlanda, Reino Unido.
Año…

50 hombres muertos (Kari Skogland, 2.008)

50 hombres muertos (Kari Skogland, 2.008)
50 hombres muertos (Kari Skogland, 2.008)
Crítica: 6,116 Público: 6,146 España: S/C Rugoleor: S/C

Ficha:

Título Original: Fifty Dead Men Walking
Director: Kari Skogland
Guionista: Kari Skogland
Intérpretes: Ben Kingsley, Jim Sturgess, Kevin Zegers, Natalie Press, Rose McGovan, Tom Collins, William Houston, Laura Hughes
Productores: Stephen Hegyes, Peter La Terriere, Kari Skogland, Shawn Williamson
Fotografía: Jonathan Freeman
Música: Ben Mink
Montaje: Jim Munro
Nacionalidad: Reino Unido, Canadá
Año: 2.008
Duración: 119 minutos
Edad: 18 años
Género: Acción, Drama, Suspense
Distribuidora: Festival Films, S. L.
Estreno: 13-11-2.009
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España
Espectadores: 15.201
Recaudación: 86.562,29 €
Visitas: 0
Popularidad: 0,00%

Sinopsis:

Belfast. Finales de los 80. Martin, un gamberro de los barrios dominados por el IRA, es testigo de la brutal ejecución de un soldado. Gracias a ello, las autoridades británicas le convencen para que trabaje como informador. Fergus, su tutor en el MI5, se convierte en una figura paterna para él y le ofrece toda la protección que puede, pero Martin vive en un mundo de constante peligro, bajo la amenaza de ser descubierto, lo que le llevaría a la tortura y la muerte. Su información vital salva muchas vidas hasta que es descubierto. Las autoridades británicas se desentienden de él, y lo abandonan a una muerte segura. Fergus se enfrenta a un dilema personal, y finalmente rechaza aceptar lo inevitable: rompiendo todas las reglas sale al rescate de Martin...

Comentario:

El conflicto irlandés visto desde la perspectiva de un traidor en el seno del IRA. Encarnado en la pantalla por Jim Sturgess, Martin McGarlan escribió su autobiografía desde la clandestinidad relatando cómo, tras la ejecución de un soldado, decidió convertirse en un topo al servicio de los británicos. Un Ben Kingsley con peluquín pone cuerpo al enlace del MI5 a lo largo de un film que se rodó en las calles de ese mismo Belfast donde tuvieron lugar los hechos.

Crítica:

17-11-2.009 – JOSU EGUREN

El lobo de Belfast

La dudosa virtud de Kari Skogland es la de atravesar el agitado Belfast de finales de los 80 sin mojarse, y no porque su 'thriller' no cojee de un pie, el unionista, sino porque sus protagonistas son dos islas que no reflejan la realidad de ninguno de los bandos. Ben Kingsley es el mentor del rebelde Jim Sturgess, joven intérprete con silueta de estrella que da vida al famoso topo del IRA Martin McGarland, a quien capta para servir a la Reina a cambio de un coche y unas libras semanales. Sospecho que la realidad tuvo que ser algo distinta, porque, si nos quedamos con la lectura de la canadiense, McGarland se tomaba su arriesgada misión como una pachanga.

Para Skogland el marco histórico es un estorbo, por mucho que intente darle cierto interés al discurso mediante una voz en off locutada sobre imágenes robadas, pero lo preocupante es la manera en la que aparece retratado el IRA, que no alcanza la categoría de una banda de mafiosos albano-kosovares. Cuando Skogland se olvida de profundizar en los orígenes del conflicto, y desprecia las ramificaciones sociales del ejército republicano, simplifica el drama de McGarland y torpedea la verosimilitud de la trama.

Skogland tampoco es capaz de dignificar a los muertos, poco más que un bosquejo difuminado de sombras en segundo plano, porque amaga con ser equidistante sin serlo, algo que nunca funciona cuando se trata un tema político de este calado. La inmersión de McGarland en el IRA, los ritos de iniciación del grupo, y el ascenso militar del topo en la jerarquía de la banda, también se nos atragantan. Skogland pretende mistificar la organización secreta cuando no ha sido capaz de explicar que méritos hizo su objetor de conciencia antes de planificar atentados.

En el giro final se delata, quiso rodar un 'thriller videoclipero', pero le maniató la obligación de rodar una historia basada en hechos reales. Una pena. El tema merece un enfoque más próximo al de “Gomorra”, que el de esta versión morbosa y sintética de “Infiltrados”.

Comentarios