Entrada destacada

Una noche con mi ex suegro

Martin (Emile Hirsch) es un músico de Los Ángeles cuya cena con el Sr. Gallo (J.K. Simmons), el padre de su novia, Ginnie (Analeigh Tipton), un tenaz hombre de negocios que siempre está ocupado, no salió nada bien. Ahora han pasado seis meses y, tras romper con ella, verá cómo un día su ex suegro se presenta en su casa. La causa es que su hija ha desaparecido, no responde a sus mensajes y Martin es la única persona que conoce en la ciudad. Juntos pasarán una noche de locura buscando a Ginnie mientras se fragua entre ellos una incómoda amistad.

Valoración:5,488.

Albert Nobbs (2011)

Fotograma: Albert Nobbs (2011)

S.XIX. Albert Nobbs (Glenn Close) es un mayordomo eficaz y taciturno que lleva trabajando más de treinta años en un lujoso hotel de Dublín. Se ha ganado el respeto de sus compañeros de trabajo y recibe constantemente halagos de los clientes que se hospedan en él. Sin embargo, Albert ha callado un terrible secreto durante todos estos años: es una mujer que ha tenido que escoger disfrazarse de hombre para poder tener la seguridad e independencia económica que no podría dispensar por medios naturales.

Valoración: 6,525.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Albert Nobbs.
Director: Rodrigo García.
Guionistas: John Banville, Glenn Close, Gabriella Prekop.
Reparto: Glenn Close, Antonia Campbell-Hughes, Mia Wasikowska, Aaron Taylor-Johnson, Janet McTeer, Jonathan Rhys Meyers, Brendan Gleeson, Pauline Collins, Phyllida Law, Brenda Fricker.
Productores: Glenn Close, Bonnie Curtis, Julie Lynn, Alan Moloney.
Música: Brian Byrne.
Fotografía: Michael McDonough.
Montaje: Steven Weisberg.
Nacionalidad: Irlanda.
Año de Producción: 2011.
Duración Original: 114 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 27 de enero de 2012.
DVD (Venta): 18 de julio de 2012.
Distribuidora (España): Emon.
Espectadores (España): 111.797.
Recaudación (España): 701.063,98 €.
Popularidad: 351 / 744.

Cartel: Albert Nobbs (2011)

Comentario

Glenn Close se quedó por sexta vez en su carrera a las puertas del Oscar gracias a su papel en esta adaptación de la novela 'The Singular Life of Albert Nobbs' de George Moore. A mediados del Siglo XIX, Albert Nobbs es el torpe y simpático mayordomo de un hotel cuyos clientes pertenecen a la alta sociedad. Ninguno de sus compañeros conoce su secreto: en realidad es una mujer. Rodrigo García dirige por tercera vez en su carrera a Close, quien ejerce de productora y coguionista de una historia que ya protagonizó en 1982 en una obra de teatro. (Anuario Fotogramas 2013: Gerard A. Cassadó).

Fotograma: Albert Nobbs (2011)

Crítica

27-01-2012 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

El novio era ella

La un tanto rígida interpretación de Glenn Close, metida esta vez en la piel de una mujer que se hace pasar por hombre, con el fin de encontrar un puesto de trabajo en la Irlanda del siglo XIX, es lo más significativo de "Albert Nobbs". Nuevo esfuerzo directivo de Rodrigo García ("Madres & hijas", 2009), que clausuró la sección oficial del pasado Festival de San Sebastián. Peculiar argumento sobre cambios de género, usado con cierta frecuencia a lo largo y ancho de la historia del cine, con títulos como "Los viajes de Sullivan" (Preston Sturges, 1942), "La novia era él" (Howard Hawks, 1949), "Con faldas y a lo loco" (Billy Wilder, 1959), "¿Víctor o Victoria?" (Blake Edwards, 1982), "Mulan" (Tony Bancroft, Barry Cook, 1998) o "Belleza prohibida" (Richard Eyre, 2004).

Pero "Albert Nobbs" no logra emocionar al espectador con los rifirrafes sentimentales e incontables equívocos en los que se ve envuelto/a su protagonista, sobreviviendo en plena era victoriana. Personaje a contracorriente, enmarcado en una época hipócrita, reconstruida con mimo, pero sin garra, que deriva en un título más frío que un carámbano. Porque la ausencia de auténtica sensualidad da al traste con un relato, en principio interesante, que produce un cierto despegue de cuanto sucede en la pantalla.

Además, es llamativa la ausencia del siempre punzante humor inglés, un poco al estilo de: «¿Qué hay detrás de un hombre inteligente? Una mujer sorprendida», que aquí venía de perlas, incluyendo la mala uva sobre la noción de pecado, puesto que sin el pecado no hay sexualidad y sin sexualidad no hay historia. En fin, son reflexiones que surgen al hilo de un título que no logra conectar con el espectador, a pesar de la notoria sensibilidad de que hace gala su máximo responsable. Utilizando planos muy largos, de ritmo lento, construidos como unidades que empiezan y terminan en sí mismas, Rodrigo García no consigue que su intriga avance por culpa de los fragmentos independientes como capítulos que forman el cuerpo de una película abocada al río del olvido.

Comentarios