Ghost Rider. Espíritu de venganza

Fotograma: Ghost Rider. Espíritu de venganza

Han transcurrido varios años desde que el motorista fantasma derrotara a Black Heart en el pueblo maldito de San Venganza. Su alter ego, el piloto acróbata Johnny Blaze (Nicolas Cage), atormentado por tener que deambular entre el mundo de los vivos y el de los demonios durante toda la eternidad, decide ocultarse en un monasterio de Rumanía. A petición de los monjes (ángeles guerreros) tiene que proteger a un chico, cuya alma se ha convertido en objetivo de Roarke (Ciarán Hinds), viejo enemigo de Ghost Rider en el pasado.

Valoración: 3,919.

Fotograma: Ghost Rider. Espíritu de venganza

FICHA

Título Original: Ghost Rider: Spirit of Vengeance.
Directores: Mark Neveldine, Brian Taylor.
Guionistas: Scott M. Gimple, Seth Hoffman, David S. Goyer.
Reparto: Christopher Lambert, Nicolas Cage, Ciarán Hinds, Violante Placido, Fergus Riordan, Johnny Whitworth, Idris Elba, Sorin Tofan, Spencer Wilding.
Productores: Ashok Amritraj, Ari Arad, Avi Arad, Michael De Luca, Steven Paul.
Música: David Sardy.
Fotografía: Brandon Trost.
Montaje: Brian Berdan.
Países Participantes: Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos.
Año de Producción: 2012.
Duración: 95 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Acción, Fantástica, Suspense.
Estreno (España): 24 de febrero de 2012.
DVD (Venta): 17 de julio de 2012.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 241.389.
Recaudación (España): 1.683.635,52 €.
Vistas: 0.
Popularidad (Blog): 17 / 25.
Popularidad (Internet): 17 / 25.

Fotograma: Ghost Rider. Espíritu de venganza

CRÍTICA

25-02-2012 – JOSU EGUREN

Los macarras del infierno

Cargada de la potencia macarra de "Crank" (2006) y barnizada de una capa feista que marca distancias con la estética metaloplástica que hace indistinguible a la más reciente hornada de adaptaciones de los productos Marvel, "Ghost Rider. Espíritu de Venganza" significa el vuelo del fénix de un personaje que murió apaleado por los números que abortaron el rodaje inmediato de la segunda entrega.

De aquella primera parte no ha quedado intacto ni un solo frame, salvo la calvicie hemisférica de un Nicolas Cage atado por contrato a la serie, porque la intención de Mark Neveldine y Brian Taylor no es tanto reverenciar los primeros bocetos del motorista fantasma firmados en los sesenta por Stan Lee y Jack Kirby como reescribir en sucio la serie inspirándose en los Marvel Knights de Garth Ennis.

Fondeando cerca del caladero adulto explotado por DC, Neveldine y Taylor tratan de captar al público acrítico atrapandolo en las redes de unas secuencias empapadas de adrenalina que se exponen sobre un tapiz iconográfico en el que no cuesta trabajo reconocer la influencia de la filmografía secreta de Rob Zombie ("Werewolf women of the SS"): las mezclas de sonido, las referencias sádico malditistas, el collage animado... argumentos escasos, pero suficientes, que colocan los cinco primeros minutos de "Ghost Rider. Espíritu de Venganza" entre los mejores amparados por el sello Marvel desde que la factoría comiquera selló su pacto con el diablo disneyano.

El nudo y desenlace no son sino un simple exposé con el que los directores quieren proclamar su habilidad para colocar la cámara en todos los ángulos posibles al tiempo que burlan la maldición del salto eje, porque aparte de eso no hay nada más, salvo una escasez de humor, impropio, que muta a "Ghost Rider" en cualquier otro de los héroes crepusculares abaratados por la presencia de un Nicolas Cage que no le pone límites a la sobreactuación.

Fotograma: Ghost Rider. Espíritu de venganza