El autor (2017)

Imagen
Álvaro (Javier Gutiérrez) trabaja en una notaría, pero su sueño es ser escritor. Sin embargo, todo lo que escribe carece de inspiración. Al contrario que su mujer, Amanda (María León), que nunca quiso dedicarse a la literatura, pero que firma un best seller tras otro. Después de separarse, Álvaro decide entregarse a su aspiración y, guiado por su profesor de escritura, descubre que la ficción bebe de la realidad. A partir de ese momento, manipulará a sus vecinos y amistades para crear una historia que pueda trasladar al papel.Valoración:6,403. FICHATítulo original: El autor.
Director: Manuel Martín Cuenca.
Guionistas: Alejandro Hernández, Manuel Martín Cuenca.
Reparto: Javier Gutiérrez, Antonio de la Torre, María León, Adriana Paz, Tenoch Huerta, Adelfa Calvo, Rafael Téllez, Domi del Postigo, Alberto González.
Productores: Mónica Lozano, David Naranjo, José Nolla, Gonzalo Salazar-Simpson, Alex Zito.
Música: José Luis Perales, Pablo Perales Carrasco.
Fotografía: Pau Esteve Birba.
Montaje: Ánge…

El vuelo (Flight) (2012)



Whip Whitaker (Denzel Washington) es un experimentado piloto comercial que se convierte, de un día para otro, en héroe nacional tras un increíble e imposible aterrizaje forzoso del avión, en el que iban más de doscientos pasajeros. Los medios de comunicación se vuelcan inevitablemente con el responsable del milagro, el hombre que evitó una catástrofe casi segura en una maniobra improbable de ser repetida. Sin embargo, bajo la etiqueta de héroe, Whitaker es un hombre destrozado, con graves problemas con el alcohol.

Valoración: 6,993.


FICHA


Título Original: Flight.
Director: Robert Zemeckis.
Guionista: John Gatins.
Reparto: Denzel Washington, John Goodman, Bruce Greenwood, Don Cheadle, Kelly Reilly, Melissa Leo, Nadine Velazquez, James Badge Dale, Tamara Tunie.
Productores: Laurie MacDonald, Walter F. Parkes, Jack Rapke, Steve Starkey, Robert Zemeckis.
Música: Alan Silvestri.
Fotografía: Don Burgess.
Montaje: Jeremiah O'Driscoll.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2012.
Duración: 138 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 25 de enero de 2013.
DVD (Venta): 10 de julio de 2013.
Distribuidora (España): TriPictures.
Espectadores (España): 499.003.
Recaudación (España): 3.342.696,93 €.


CRÍTICA


29-01-2013 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Aterrizaje forzoso

La interpretación del hiperactivo Denzel Washington es lo más destacable de El vuelo: superproducción de corte catastrofista, que incluye un giro argumental distinto al de otras películas adscritas a dicho subgénero, puesto que el personaje al que da vida el protagonista de American Gangster (Ridley Scott, 2007) se convierte aquí en un acreditado piloto de avión que, de hecho, es un alcohólico en potencia. Personaje encarnado con su proverbial empaque por el doblemente oscarizado Denzel Washington. Al mismo tiempo, el máximo responsable de Forrest Gump (1994) logra inquietar al espectador con la situación límite vivida a bordo del aparato, que culmina con un aterrizaje forzoso la mar de peculiar.

De todas formas, es el estudio pormenorizado llevado a cabo por su protagonista lo que de verdad importa en esta ocasión, que da paso asimismo a toda una serie de reflexiones sobre la ética personal, el sentido de la responsabilidad y el papel de la justicia, no exenta de ambigüedad en sus escenas finales, a todas luces discutibles. El resto es un compendio de irregulares retratos al claroscuro -y nunca mejor dicho- en el que también figuran otros personajes, desde el más íntegro al más rastrero. Incluso hay quien piensa que «más vale un piloto piripi que un depósito vacío».

Hay títulos a lo largo de la historia del cine que describen dramas sobre personas alcohólicas, desde Días sin huella (Billy Wilder, 1945) hasta Días de vino y rosas (Blake Edwards, 1962), pasando por Ángeles sin brillo (Douglas Sirk, 1957), Cuando un hombre ama a una mujer (Luis Mandoki, 1994) y Leaving Las Vegas (Mike Figgis, 1995). El vuelo no atesora, ni de lejos, la valía de dichos títulos, pero al menos sirve para denunciar ciertos comportamientos incívicos. Así pues, estamos ante una película repleta de buenas intenciones, filmada de forma correcta y aliñada con los inevitables efectos especiales, pero a la que sobran bastantes minutos, hasta el acomodaticio desenlace. Eso sí, reconozco que jamás cae en el tremendismo o la exageración.



19-08-2013 – JOSU EGUREN

Antihéroe por accidente

Fans de la última etapa de Robert Zemeckis, tranquilos, tampoco hay mucha diferencia entre la forzada expresividad de Denzel Washington y la gestualidad agarrotada de las criaturas digitales que protagonizaron las carísimas excursiones del director de la lejana Regreso al futuro (1985) a los pantanos de la animación 'motion capture'. La primera secuencia de El vuelo, infeliz variante de un manido subgénero setentero -a medio camino entre el policíaco y los Días sin huella (1945), de Billy Wilder- protagonizado por antihéroes ebrios de viejas heridas y traumas familiares que se levantan de resaca cada mañana para salvar al mundo, es la mejor declaración de intenciones del efecto, dinámica y significados de la película: el amanecer de una noche de sexo extramarital, Denzel Washington, alcohol, dos rayas de cocaína..., Un corto e inesperado subidón de estética feísta que se encadena con la puesta en escena de un impresionante aterrizaje forzoso en el que Zemeckis pone el espectáculo al servicio de lo dramático.

Y eso es todo, porque, más allá de los veinte minutos iniciales, Zemeckis se muestra incapaz de reconstruir el fuselaje de un vuelo accidentado en el que no encajan las piezas que son el germen de una microhistoria de vidas cruzadas que orbitan alrededor de un dilema escrito para arañar la moral de un público muy preciso. Zemeckis escenifica con cierta elegancia, pero siempre para llamar la atención sobre conversaciones redundantes sin temor a exprimir todo el catálogo de clichés en la caracterización de unos personajes que dejan de existir a medida que los barniza con nuevas capas de maquillaje efectista. El paradigma de esta corriente de excesos puede ser el personaje de John Goodman, aunque no conviene perder de vista a Washington, que en su sprint dramático hacia el Oscar llega a confundir el acting con el atletismo. Estupendo ejemplo de las pedradas que llega a producir Hollywood cuando finge gravedad y compromiso.

Entradas populares de este blog

The Square (2017)

Pinocho y su amiga Coco (2013)

Buscando a Eric (2009)