Entrada destacada

Una noche con mi ex suegro

Martin (Emile Hirsch) es un músico de Los Ángeles cuya cena con el Sr. Gallo (J.K. Simmons), el padre de su novia, Ginnie (Analeigh Tipton), un tenaz hombre de negocios que siempre está ocupado, no salió nada bien. Ahora han pasado seis meses y, tras romper con ella, verá cómo un día su ex suegro se presenta en su casa. La causa es que su hija ha desaparecido, no responde a sus mensajes y Martin es la única persona que conoce en la ciudad. Juntos pasarán una noche de locura buscando a Ginnie mientras se fragua entre ellos una incómoda amistad.

Valoración:5,488.

Luces rojas (Rodrigo Cortés, 2.012)

Póster: Luces rojas (Rodrigo Cortés, 2.012)


Luces rojas (Rodrigo Cortés, 2.012)

Ficha:

Título Original: Red Lights.
Director: Rodrigo Cortés.
Guionista: Rodrigo Cortés.
Intérpretes: Cillian Murphy, Sigourney Weaver, Robert De Niro, Elizabeth Olsen, Toby Jones, Joely Richardson, Leonardo Sbaraglia, Craig Roberts, Burn Gorman, Karen Shenaz David, Garrick Hagon, Peter Brooke, Jeany Spark, Pablo Derqui, Eugenio Mira.
Productores: Rodrigo Cortés, Adrián Guerra.
Fotografía: Xavi Giménez.
Música: Víctor Reyes.
Montaje: Rodrigo Cortés.
Países: España, Estados Unidos.
Lugares de rodaje: Barcelona, ​​Cataluña (España); Brantford, Ontario (Canadá); Hamilton, Ontario (Canadá); Toronto, Ontario (Canadá).
Año: 2.012.
Duración: 118 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Misterio, Suspense, Terror.
Distribuidora: Warner Bros Entertainment España, S. L.
Estreno: 02-03-2.012.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 465.670.
Recaudación: 3.004.807,18 €.
Calificación: 5,754.

Sinopsis:

Dos investigadores de fraudes paranormales, la veterana doctora Margaret Matheson (Sigourney Weaver) y su joven ayudante Tom Buckley (Cillian Murphy), estudian los más diversos fenómenos metapsíquicos con la intención de demostrar su origen fraudulento. Simon Silver (Robert De Niro), legendario psíquico, tal vez el dotado más célebre de todos los tiempos, reaparece después de treinta años de enigmática ausencia para convertirse en el mayor desafío mundial para la Ciencia ortodoxa y los escépticos profesionales. Tom comienza a desarrollar una densa obsesión por Silver, cuyo magnetismo se refuerza de forma peligrosa con cada nueva manifestación de oscuros fenómenos inexplicables...

Crítica:

06-03-2.012 – JOSU EGUREN

Portfolio

Por qué atacan "Los pájaros"? En su brillante análisis psicológico de la obra maestra de Alfred Hitchcock, contenido en una de las piezas fundamentales de 'The perverts guide to cinema', el filósofo esloveno Slavoj Žižek apuntaba al superego materno como fuerza desencadenante de un ataque inexplicable que aún hoy vibra entre la ética y la moral del espectador pero, a pesar de la rotundidad de sus palabras, en cada nuevo revisionado de la adaptación de la micronovela de Daphne du Maurier podemos encontrar puntos ciegos resilentes a cualquier teoría aclaratoria. ¿Es el hermetismo la clave del suspense? o, por el contrario, ¿consiste en la administración minuciosa de puntuales sobredosis de información?

Desgraciadamente el cine según Hitchcok, que no conoce herederos pese a la constante relectura parcial de un canon cinematográfico en el que se inspiran los cineastas que siguen trabajando la gramática del suspense, choca frontalmente con el manojo de tesis desarticuladas de una nueva/vieja vanguardia de directores más interesados en indagar los mecanismos de un espectáculo efectista que en perpetuar las dudas del espectador; a esa vanguardia se adscribe Rodrigo Cortés con su tercer largometraje, "Luces Rojas", un truco de magia en el que los fenómenos paranormales acuden al rescate de una ocurrencia de guión nada extraña para los astronautas de J. J. Benítez que la anticiparon hace varias décadas a partir de los borradores en los que Jonathan Nolan escribiría "El truco final".

Los mejores minutos de "Luces rojas", en la que Rodrigo Cortés pone en juego sus artes como montador (nótense las similitudes con "Impacto" de Brian de Palma) y habilidoso replicador de atmósferas, se corresponden con una segunda mitad donde el duelo psicológico entre Robert de Niro y Cillian Murphy precipita un clímax que aturde al público a partir de una planificación confusa e indisimulada, anticipo de un orgulloso twist final en el que el guionista usurpa la conciencia reflexiva del espectador escéptico.

Comentarios