Entrada destacada

Una noche con mi ex suegro

Martin (Emile Hirsch) es un músico de Los Ángeles cuya cena con el Sr. Gallo (J.K. Simmons), el padre de su novia, Ginnie (Analeigh Tipton), un tenaz hombre de negocios que siempre está ocupado, no salió nada bien. Ahora han pasado seis meses y, tras romper con ella, verá cómo un día su ex suegro se presenta en su casa. La causa es que su hija ha desaparecido, no responde a sus mensajes y Martin es la única persona que conoce en la ciudad. Juntos pasarán una noche de locura buscando a Ginnie mientras se fragua entre ellos una incómoda amistad.

Valoración:5,488.

Por la cara (Seth Gordon, 2.013)

Póster: Por la cara (Seth Gordon, 2.013)


Por la cara (Seth Gordon, 2.013)

Ficha:

Título Original: Identity Thief.
Director: Seth Gordon.
Guionista: Craig Mazin.
Intérpretes: Jason Bateman, Melissa McCarthy, Jon Favreau, Amanda Peet, T. I., Genesis Rodriguez, Morris Chestnut, John Cho, Robert Patrick, Eric Stonestreet, Ryan Gaul, Steve Mallory, Tyler Nilson, Steve Little, Andrew Friedman.
Productores: Jason Bateman, Pamela Abdy, Scott Stuber.
Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Música: Christopher Lennertz.
Montaje: Peter Teschner.
País: Estados Unidos.
Lugares de Rodaje: Atlanta, Georgia (Estados Unidos); Chattanooga, Tennessee (Estados Unidos).
Fechas de Rodaje:
Año: 2.013.
Duración: 111 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia, Crimen.
Distribuidora: Universal Pictures International Spain, S. L.
Estreno: 22-03-2.013.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 0.
Recaudación: 0 €.
Calificación: 5,671.

Sinopsis:

Valiéndose de un crédito ilimitado, Diana (Melissa McCarthy) vive a lo grande a las afueras de Miami, donde esta reina de las compras se hace con todo cuanto se le antoja. Solo hay una pega: que, para financiar dichas compras, usa el nombre de Sandy Bigelow Patterson, un comercial (Jason Bateman) que vive en la otra punta de Estados Unidos. Con solo una semana para encontrar a la persona que le está suplantando antes de que su vida se haga pedazos, el auténtico Sandy Bigelow parte hacia el sur para enfrentarse a la mujer que le está arruinando la existencia. Mientras se esfuerza en convencerla, persuadirla y sobornarla camino a Denver, descubrirá lo difícil que es recuperar su nombre.

Crítica:

29-03-2.013 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

La gorda y el flaco

La comedia americana clásica se devalúa por momentos, tal y como ocurre con "Por la cara", tontorrón enredo cortado a las medidas de sus respectivos intérpretes, centrado en los rifirrafes de todo tipo entre una oronda amiga de lo ajeno y un estirado ejecutivo, dispuesto a arreglar la estafa de que es objeto por su cuenta y riesgo. La actriz Melissa McCarthy y el actor Jason Bateman son los encargados de dar rienda suelta a sus excentricidades, conforme la anécdota se enreda más y más, hasta el previsible desenlace. No hay más cera que la que arde en esta película de regusto inequívocamente yanqui, firmada por el responsable de "Cómo acabar con tu jefe".

El resto es una deslavazada sucesión de escenas ñoñas, cuyo metraje se alarga en exceso, tal vez con la intención de recuperar, siquiera en alguna medida, la 'screwball comedy' (comedia loca), con sus personajes dislocados y sus situaciones disparatadas, sin que en ningún momento tenga uno la impresión de haber acertado en el empeño. Por eso esta película itinerante entra de lleno en el círculo del cine comercialoide, del cine como escapada hacia ningún sitio, resuelto con un descarado tono 'kitsch'.

La realización de Seth Gordon se limita a seguir a pies juntillas a sus dos protagonistas, muy limitados, por mucho que el director y sus colaboradores les metan con calzador en la tira de embrollos chuscos, donde el amor también hace acto de presencia. Además, la escenografía se resiente de una pobre construcción (el comienzo y el final son harto predecibles) y de unos diálogos de encefalograma plano, escritos por los ignotos Craig Mazin y Jerry Eeten con la pluma puesta en el chiste fácil. Tampoco logra lucirse el eminente camarógrafo eibarrés Javier Aguirresarobe, supeditado con sus fotogramas al desangelado libreto y al tono general de farsa, reservada a espectadores poco exigentes.

Comentarios