Posesión infernal (2013)

Fotograma: Posesión infernal (2013)

Mia (Jane Levy) es una joven con grandes problemas por su adicción a las drogas. Dentro de su rehabilitación, decide cambiar de aires y tomarse unos días de asueto junto a sus amigos en una cabaña de los bosques de Tenessee. Al llegar allí descubren que este lugar ha sido utilizado para rituales satánicos y en su interior, se esconde un libro extraño, el Necronomicón. La inconsciente apertura del libro desata fuerzas diabólicas que poseen el débil espíritu de Mia y que ponen al grupo en serio peligro.

Valoración: 6,422.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Evil Dead.
Director: Fede Álvarez.
Guionistas: Fede Álvarez, Rodo Sayagues.
Reparto: Lou Taylor Pucci, Jessica Lucas, Jane Levy, Shiloh Fernandez, Jim McLarty, Elizabeth Blackmore, Sian Davis, Phoenix Connolly, Karl Willetts.
Productores: Bruce Campbell, Sam Raimi, Robert Tapert.
Música: Roque Baños.
Fotografía: Aaron Morton.
Montaje: Bryan Shaw.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2013.
Duración Original: 95 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Terror.
Estreno (España): 5 de abril de 2013.
DVD (Venta): 28 de agosto de 2013.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 388.125.
Recaudación (España): 2.652.225,91 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 704 / 755.

Cartel: Posesión infernal (2013)

Comentario

El remake de una de las cintas de culto más memorables de las últimas décadas llega más de 30 años después de la original. En esta ocasión, el encargado de dirigirla es el uruguayo Fede Álvarez, que se dio a conocer gracias a la promoción en YouTube de su corto "Ataque de Pánico" (2009). En el film, un grupo de veinteañeros se instalan en una cabaña de madera en el bosque. Allí, cometen el error de su vida al invocar a unas fuerzas demoníacas. Shiloh Fernandez y Jane Levy protagonizan la película. (Anuario Fotogramas 2014: Ana Ramírez).

Fotograma: Posesión infernal (2013)

Crítica

09-04-2013 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Escabechina

Si hay algo que llame la atención de "Posesión infernal" es la sangre a borbotones que corre a caño libre durante la proyección: Un lugar más desierto que Bilbao en Semana Santa, un grupo de adolescentes y un libro satánico, son los elementos puestos en juego aquí por el debutante cineasta uruguayo Fede Álvarez. Visualmente, la película es heredera del famoso título homónimo de Sam Raimi; sin embargo, esta versión pone el acento en los aspectos 'gore' sin recato alguno, hasta el punto de erigirse en el plato fuerte del tinglado. De ahí que las maldades que suscita el siniestro incunable que sirve de detonante argumental le ponen a uno los vellos como tacones.

Así como existen los Oscar, los Goya, los César, o los Razzie (a lo peor del cine), también deberían inventar una especie de premio a la película más sanguinolenta del año. En ese sentido, les aseguro que "Posesión infernal" tiene todas las papeletas para alzarse con el triunfo por goleada. Porque el trabajo que su máximo responsable lleva a cabo con la escenografía es 'gore' hasta sus últimas consecuencias. Como la propia trama, que a su vez recuerda otras intrigas de corte parecido, con las que guarda similitudes de horror.

En fin, lo que vale la burra vale la albarda, y el guión no hace más que propiciar la escabechina, filmada con garra, eso sí, en su empeño por machacar al espectador sin misericordia. Sin embargo, al final obra en su contra. Persecuciones, sustos, desmembramientos a tutiplén y otras lindezas por el estilo constituyen el elemento castrador de la película. Por otra parte, lo demoníaco no se presenta como el mal absoluto, enemigo de la humanidad; más bien parece el diablo que llevamos dentro, dispuesto a saltar a la palestra a las primeras de cambio. Por supuesto, al sacamantecas le hubiera encantado "Posesión infernal", trufada de ingenuos jovencitos y seso no mayor que un guisante.

Fotograma: Posesión infernal (2013)

08-08-2013 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Sangre joven

Sorprende por momentos el desarrollo de "Posesión infernal", realzado por efectos digitales más elaborados de lo habitual en el género. Un grupo de chicos y chicas, reunidos en una lóbrega cabaña situada en medio de ninguna parte, son los protagonistas de esta sanguinolenta 'ópera prima' del joven cineasta uruguayo Fede Álvarez, basada en la película del mismo título firmada en 1983 por el hiperactivo director yanqui Sam Raimi ("The Evil Dead"). Visualmente, es heredera de otros títulos del mismo estilo. Sin embargo, en esta ocasión se pone el acento en las andanzas de una cámara muy móvil por un paisaje amenazante y en los sustos que procuran unas criaturas surgidas del averno, que le ponen a uno los vellos como tacones.

El resultado final no deja lugar a la insatisfacción, siempre y cuando no se le exija demasiado a un producto efectista, rabiosamente comercial, que sirve para que el espectador se atemorice a conciencia, en medio de un delirio del 'gore' más demencial que cabe imaginar. En ese sentido, la escenografía es muy tenebrosa, inquietante y húmeda. Como la propia trama, que a su vez recuerda intrigas de corte parecido, con las que guarda ciertas similitudes de horror.

Porque la película recupera la esencialidad del miedo y el poder demoledor de lo fantástico. La atmósfera, fluida y brutal, acongoja al desprevenido espectador, arrastrado hacia un delirio demoníaco y brutal. Porque el argumento que desgrana "Posesión infernal" parece filmado para luego repetirlo a golpes de susurros. Como si quien filma estuviera confiando secretos, a través de una historia que nos sumerge en un submundo que parece hecho de la materia con la que se construyen los peores sueños. Se trata, en suma, de un paisaje atormentado donde se inserta lo desconocido, lo innombrable. Hasta el punto de dejar un regusto a espantosa pesadilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario