Rebelde: War Witch (Kim Nguyen, 2.012)

Póster: Rebelde: War Witch (Kim Nguyen, 2.012)


En algún lugar de África subsahariana, en una pequeña y remota aldea, Komona, una niña de 12 años, vive pacíficamente con sus padres, hasta el día en que es secuestrada por el ejército rebelde y se ve obligada a combatir como niña soldado. Por su capacidad para salvarse, le nombran 'bruja de la guerra'. Su única salida y amigo será Mago, un chico albino de 15 años que desea casarse con ella.

Ficha:

Título Original: Rebelle.
Director: Kim Nguyen.
Guionista: Kim Nguyen.
Intérpretes: Rachel Mwanza, Alain Lino Mic Eli Bastien, Serge Kanyinda, Mizinga Mwinga, Ralph Prosper, Jean Kabuya, Jupiter Bokondji, Starlette Mathata, Alex Herabo, Dole Malalou, Karim Bamaraki, Sephora Françoise, Jonathan Kombe, Marie Dilou, Gauna Gau.
Productores: Pierre Even, Marie-Claude Poulin.
Fotografía: Nicolas Bolduc.
Música: Música afro-beat angoleña grabada en los años 70.
Montaje: Richard Comeau.
Diseño de producción: Emmanuel Fréchette.
Diseño de vestuario: Éric Poirier.
País: Canadá.
Lugares de Rodaje: República Democrática del Congo.
Fechas de Rodaje:
Año: 2.012.
Duración: 90 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Bélica, Drama.
Distribuidora: Good Films, S. L.
Estreno: 10-05-2.013.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 0.
Recaudación: 0 €.
Calificación: 7,017.

Crítica:

10-05-2.013 – JOSU EGUREN

Yo, una negra

Ojo con la violenta emotividad de "Rebelde" porque sirve para denunciar una de las peores adicciones del cine contemporáneo: el retrato viajero de las realidades ajenas a través de la mirada sensacionalista del espectador/cineasta del primer mundo. Lo lógico, lo deseable, lo improbable es que la historia de la niña soldado protagonista estuviese guiada por la discreción de un documentalista; que el cuerpo y la voz en off de Rachel Mwanza (premio a la mejor actriz en el Festival de Berlín de 2.012) fuesen las de una víctima de las guerrillas centroafricanas en un contexto de etno-ficción enmarcado por las reglas de la antropología compartida. Imposible. De ser así, recuperaríamos el polémico enfrentamiento entre Jean Rouch y Ousmane Sembène, para recordar las palabras del senegalés que acusó al director de la excepcional "Moi, un noir" (1.958) de practicar una suerte de entomología cinematográfica.

No es fácil encontrar el punto intermedio -el propio Sembène derrotó hacia el psicologismo del cine denuncia más arquetípico-, aunque el canadiense Kim Nguyen trata de manejarse en una equidistancia que muestra sus frutos cuando sus personajes se alejan de lo político. Antes y después, Nguyen reparte su frustración entre el dolor que producen las matanzas de civiles inocentes y la perplejidad ante el expolio del continente a manos de los mercenarios neocolonialistas. Pero al analizar el metraje es difícil ignorar los hilos con los que maneja a un personaje en el que se materializa nuestro sentimiento de culpa. "Rebelde" sucede en África, pero funciona como una alerta moral para los espectadores occidentales sensibles a las catástrofes del Tercer Mundo, y aquí se plantea el dilema, porque al expropiar la voz de las víctimas de la tragedia perpetúa una tradición colonizadora que equipara el precio del sufrimiento con el de las 'commodities' especulativas.