Díaz, no limpiéis esta sangre (Daniele Vicari, 2.012)

Póster: Díaz, no limpiéis esta sangre (Daniele Vicari, 2.012)


En 2.001, el último día de la reunión del G8 en Génova, justo antes de medianoche, más de 300 policías asaltaron la escuela Diaz buscando manifestantes. Dentro de la escuela se encontraban 90 activistas, la mayoría estudiantes europeos, y un grupo de periodistas extranjeros, todos ellos preparándose para pasar allí la noche. Cuando la policía irrumpió, los jóvenes manifestantes levantaron las manos en señal de rendición. Impertérritos, los oficiales descargaron una violencia calculada y frenética, golpeando indiscriminadamente a jóvenes y mayores, hombres y mujeres. "Díaz, no limpiéis esta sangre", reconstruye los hechos de esos terribles días desde el punto de vista de la policía, los manifestantes, las victimas y los periodistas que se vieron atrapados en la tragedia para analizar como la frustración puede explotar en violencia cruda e incontrolada. La forma de rodar de Vicari, visceral, dinámica, lanza al espectador al oscuro corazón de la política y nos recuerda mediante la inclusión de imágenes reales que puede que esta sea una película, pero no es ficción.

Ficha:

Título Original: Díaz: Non pulire questo sangue.
Director: Daniele Vicari.
Guionistas: Daniele Vicari, Laura Paolucci.
Intérpretes: Claudio Santamaria, Jennifer Ulrich, Elio Germano, Davide Iacopini, Ralph Amoussou, Fabrizio Rongione, Renato Scarpa, Mattia Sbragia, Antonio Gerardi, Paolo Calabresi, Francesco Acquaroli, Alessandro Roja, Eva Cambiale, Rolando Ravello, Monica Barladeanu.
Productor: Domenico Procacci.
Fotografía: Gherardo Gossi.
Música: Teho Teardo.
Montaje: Benni Atria.
Diseño de Producción: Marta Maffucci.
Diseño de Vestuario: Franceca Vecchi, Roberta Vecchi.
Países: Italia, Rumanía, Francia.
Lugares de Rodaje: Génova (Italia); Bucarest (Rumanía).
Fechas de Rodaje: 26-06-2.011.
Año: 2.012.
Duración: 120 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Drama, Histórica.
Distribuidora: Vértigo Films, S. L.
Estreno: 10-05-2.013.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 0.
Recaudación: 0 €.
Calificación: 7,329.

Crítica:

15-05-2.013 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Abuso de poder

Película sobre los sucesos que tuvieron lugar en la ciudad italiana de Génova, en 2.001, con motivo de la reunión del G8. Un grupo de países industrializados, cuyo peso político, económico y militar es dominante a escala global. Acontecimiento que tuvo un desenlace trágico, puesto que los enfrentamientos entre manifestantes y policías se saldó con heridos en ambos bandos. La muerte de un manifestante, Carlo Giuliani, por parte de los 'carabinieri', marcó un punto de inflexión en la desmedida actuación de las fuerzas del orden.

Asimismo, la violenta irrupción de la policía en el centro escolar a que hace alusión el título, donde pernoctaban pacíficas personas del llamado Foro Social, se convirtió en abuso de poder. El realizador no ahorra al espectador ninguna de las brutalidades perpetradas en la ciudad de Génova, que también sufrió los efectos de actos vandálicos por parte de los antisistema. Tengamos en cuenta que el 'perdedor radical' -tal y como lo define Hans Magnus Enzensberger- se socializa y ha encontrado en la actualidad una patria de perdedores. Y, como la historia ha demostrado, nunca han faltado ofertas de este género. Sean doctrinas religiosas o políticas, dogmas fascistas, nacionalistas, comunistas o racistas, cualquier forma del sectarismo más cerril es capaz de movilizar la energía latente del 'perdedor radical'.

Desde una perspectiva puramente ética y estética, uno hubiera preferido que su autor no se decantara por la reconstrucción en forma de ficción. Tal y como hizo en su día el cineasta chileno Patricio Guzmán, con la admirable "La batalla de Chile I, II, III" (1.972-1.979), en la que reforzaba su idea de que «un país que no tiene cine documental, es como una familia sin álbum familiar». "Díaz, no limpiéis la sangre" resulta panfletera. En este caso, la ficción no me parece la mejor forma de plasmar los emblemas de la represión.