Plastic Planet (2009)

Póster: Plastic Planet (2009)
El plástico es práctico y barato. Nuestro mundo sería muy distinto sin plástico, un material que con poco más de un siglo de vida se ha hecho imprescindible y universal. Somos hijos de la Edad del plástico. Pero su uso excesivo y algunos de sus aditivos se están convirtiendo en un peligro. Las mismas cualidades que hacen de él un producto adaptable y duradero también lo convierten en una pesadilla para el medioambiente. El plástico es capaz de mantenerse en el suelo y en el agua durante más de 500 años y puede modificar también nuestro sistema hormonal debido a la introducción de aditivos desconocidos. En este impactante documental de investigación, el austríaco Werner Boote nos muestra cómo el plástico se ha convertido en una amenaza global. Sus preguntas nos conciernen a todos: ¿Por qué no modificamos nuestros hábitos de consumo? ¿Por qué la industria no reacciona ante estos aparentes peligros? ¿Quién es el responsable de las montañas de basura amontonada en mares y desiertos? ¿Quién gana en este juego? ¿Y quién pierde?

Calificación: 6,900.

Tráiler de la Película


Ficha:

Título Original: Plastic Planet.
Director: Werner Boote.
Guionista: Werner Boote.
Intérpretes: No hay actores (Documental).
Productor: Thomas Bogner.
Fotografía: Thomas Kirschner.
Música: The Orb.
Montaje: Ilana Goldschmidt, Cordula Werner, Tom Pohanka.
Diseño de Producción:
Diseño de Vestuario:
Países: Austria, Alemania.
Lugares de Rodaje: Austria, Bélgica, China, Finlandia, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, Marruecos, Reino Unido, Estados Unidos.
Fechas de Rodaje:
Año: 2009.
Duración: 95 minutos.
Edad: Apta para todos los públicos.
Género: Documental.
Estreno: 25-05-2012.
Distribuidora: Pirámide Films Distribución, S. L.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Puntos Popularidad: 8.
Espectadores: 260.
Recaudación: 1.182,40 €.

Comentario:

Por su evidente funcionalidad y el bajo coste de su producción, el plástico es uno de los materiales más utilizados por el ser humano en todo el mundo. Sin embargo, su poder contaminante es altísimo, y además es un material que tarda más de 500 años en degradarse, lo que supone una amenaza brutal para el medio ambiente. el austriaco Werner Boote, reputado documentalista televisivo, dirige este film de denuncia que busca concienciarnos sobre un problema menos abordado de lo que debiera.

Crítica:

30-05-2012 – JOSU EGUREN

La cultura del plástico

Todo lo necesario para plantear una exposición demoledora contra la cultura de plástico es un carro de paciencia para navegar entre plataformas como Scribd y YouTube, y a un editor capaz de ordenar con criterio una infinidad de entrevistas científicas puntuadas con un discurso recitado por la voz sintética de loquendo. Esa sería la opción A, porque la opción B, que es la que pone en práctica el austriaco Werner Boote en "Plastic Planet", consiste en armar un documental episódico reciclando en master class medioambientalista un material filmado con absoluta desgana.

El sentimental Werner Boote, nieto de un magnate de la industria petroquímica en la Alemania de los años 50 y 60, torna en asunto personal su cruzada estéril contra un negocio multibillonario que en Europa produce la cifra redonda de 60 millones de toneladas de productos plásticos, una cifra que se amontona en un vertedero de informacion mal procesada e indigesta que puede ser producto de la falta de distancia con la que el documentalista pone orden sobre un tema que ha investigado durante más de diez años. Incapaz de conjurar el sopor con el recurso a la demagogia humorística patentada por Michael Moore, Boote se aplica en dar sentido al material que ha recogido a lo largo de múltiples entrevistas encajándolo en la dinámica de un modelo narrativo errático y obsoleto, ignorando el ADN transgénerico del formato documental.

Resulta desalentador toparse con "Plastic Planet" inmersos como estamos en una de las etapas de mayor lucidez del género, ahora que autores como Errol Morris o James Marsh discuten con rigor el interés del cine vocacionalmente lúdico en presencia de cambiadores de formas como Isaki Lacuesta. Como alternativa a "Plastic Planet", carne de cañón para una tarde de zapping, les propongo rescatar "El hombre del traje blanco" (1951), de Alexander MacKendrick , un clásico que nos alerta sobre la voracidad deshumanizadora del progreso que se cierra sobre una escena magistral donde se sintetizan todas las ideas que Werner Boote no ha sabido exponer.

20 visitas