El vendedor (Sébastien Pilote, 2.011)

Póster: El vendedor (Sébastien Pilote, 2.011)
Marcel Lévesque (Gilbert Sicotte), un perspicaz e inteligente vendedor de coches a punto de jubilarse, vive únicamente para tres cosas: su trabajo, su hija y su nieto. Ha sido 'vendedor del mes' durante 16 años en el concesionario donde ha trabajado toda su carrera, en una decadente ciudad industrial. Durante un interminable invierno, mientras una importante fábrica local despide a más y más trabajadores, Marcel únicamente tiene una cosa en mente: conseguir vender sus adorados coches americanos en su nevado concesionario. Un día, vende un nuevo y flamante pick-up a François Paradis (Jean-François Boudreau), uno de los empleados despedidos de la fábrica, lo que conlleva graves consecuencias que Marcel nunca pudo imaginar. Una película sobre alienación, humanidad, religión y el arte de vender coches.

Calificación: 6,949.

Tráiler de la Película - VOSE


Ficha:

Título Original: Le vendeur.
Director: Sébastien Pilote.
Guionista: Sébastien Pilote.
Intérpretes: Gilbert Sicotte, Nathalie Cavezzal, Jérémy Tessier, Jean-François Boudreau, Pierre Leblanc, Pierre Mailloux, Sébastien Harvey, Alain E. Cadieux, Guy Vaillancourt, Michel Daigle, Bonfield Marcoux, Jean-Robert Bourdage, Julie Perreault, François Soucy.
Productores: Marc Daigle, Bernadette Payeur.
Fotografía: Michel La Veaux.
Música: Pierre Lapointe, Philippe Brault.
Montaje: Michel Arcand.
Dirección Artística: Mario Hervieux.
Diseño de Vestuario: Sophie Lefebvre.
País: Canadá.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje:
Año: 2.011.
Duración: 107 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno: 05-07-2.013.
Distribuidora: Oliete Films, S. L.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 5.
Recaudación: 20,00 €.

Crítica:

09-07-2.013 – JOSU EGUREN

Una vida en venta

La ópera prima del director quebecoise Sébastien Pilote cuenta una de esas pequeñas historias que se pierden en la lectura de los grandes titulares nacionales, regionales, locales... el crepúsculo de un viejo vendedor de coches atrincherado tras el caparazón de una carrera exitosa que le protege de las turbulencias de la desoladora realidad social.

Atento a los pequeños detalles que conforman los rituales de venta de Marcel Lévesque, Pilote filma la antesala de la tragedia con el pulso de un neorrealismo oxidado por la inminencia, y previsibilidad, del drama que se avecina en el tercer acto. Obsesionado con la construcción del protagonista, Pilote emplea el grueso de la narración en dotar de carácter a un personaje que, por elevación, emerge como metáfora del aislamiento de la sociedad contemporánea. La nieve, el termómetro, la rutina y una puesta en escena -de colores helados- son los contrafuertes de una muralla humana que saltará en pedazos cuando se desvanezca la atmósfera de estabilidad que protege a un hombre cuyo último vínculo de afectividad con el mundo exterior (un pequeño pueblo de clase trabajadora) se levanta sobre la estrecha relación que le une a su hija y su nieto.

"El vendedor" es el cadáver descongelado de un tipo de cine que se remonta hasta finales de los 80, aunque últimamente se ha producido un revival de historias mínimas (como ejemplo acudan a la también canadiense "Profesor Lazhar") en las que la quietud, el ritmo pausado y la morosa cadencia en el montaje se emplean como sinónimos de calidad. Estupendo el veterano Gilbert Sicotte ("Léolo") al que el director le pone en bandeja uno de esos papeles con los que sueñan los actores de carrera, y más que correcta una primera mitad en la que asistimos a una iteración de rutinas que bordean los límites del docudrama procedimental. El resto, como siempre opinable, es pasto de las urgencias de un director que siente la necesidad de golpear la moral del espectador con un abrupto subrayado final.

0 visitas