Betrayal: Traición (2012)

Póster: Betrayal: Traición (2012)
Una situación casual hace que dos personas se conozcan, conecten y se enamoren. Nada raro rodearía esta situación tan normal de no ser porque ambos tienen pareja. Lejos de parar aquí la relación y dejar que cada uno siga con su camino, deciden continuar juntos. Las cosas se complican cuando descubren que sus respectivas parejas también son amantes. Una particular relación de a cuatro que les llevará a discutir por la situación y a enfrentar los sentimientos de la pasión, el recelo, la venganza y el perdón.

Calificación: 5,880.

Tráiler de la Película - VOSE



Ficha:

Título Original: Izmena.
Director: Kirill Serebrennikov.
Guionistas: Kirill Serebrennikov, Natalia Nazarova.
Intérpretes: Franziska Petri, Dejan Lilic, Albina Dzhanabaeva, Arturs Skrastins, Guna Zarina, Andrei Shchetinin, Svetlana Mamresheva.
Productor: Sabina Eremeeva.
Fotografía: Oleg Lukichyov.
Música:
Montaje: Sergey Ivanov.
Diseño de Producción: Irina Grazhdankina.
Diseño de Vestuario: Ulyana Polyanskaya.
País: Rusia.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje:
Año: 2012.
Duración: 115 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Drama.
Estreno: 13-09-2013.
Distribuidora: Olwyn Films, S. L., Olwyn Films, S. L. (Facebook).
WEB Oficial: Web Oficial de la película.
Puntos Popularidad: 3 (0).
Espectadores: 0.
Recaudación: 0 €.

Crítica:

17-09-2013 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Trágica obsesión

Está meridianamente claro que el idioma inglés domina el mundo. Hasta el punto de que esta película rusa se estrena en la lengua de Shakespeare para su distribución internacional. Desde el punto de vista argumental, "Betrayal (Traición)" se centra en la relación que se establece entre una doctora en Medicina y su paciente, engañados ambos por sus respectivos cónyuges. Melodramático tema que ya fue tratado en 1999 por el malogrado director norteamericano Sydney Pollack, en su película "Caprichos del destino" protagonizada por Harrison Ford y Kristin Scott Thomas.

La diferencia más notoria podría estar en los ribetes fantásticos e incluso de 'thriller' que de vez en cuando se cuelan de rondón en el filme, interpretado con cierta frialdad por la actriz alemana de mirada felina Franziska Petri y por el sobrio actor macedonio Dejan Lilic, enmarcados ambos en un mundo misterioso, conforme esa enigmática relación se convierte, paso a paso, en una trágica obsesión. Pero, el problema de un título como el presente está en los giros de guión que en la segunda parte de la la trama van sumiendo al espectador en una especie de sopor, reforzado por el tono sombrío, casi clínico, que envuelve la intriga.

El resultado final es que, en vez de provocar algún tipo de reflexión, este denso filme de Kirill Serebrennikov, responsable de "Playing the Victim" (2006), nos aboca al escepticismo, puesto que el espectador no sabe a qué carta quedarse, ni a cuenta de qué vienen las enrevesadas disquisiciones de sus protagonistas, que terminan por resultar más pesadas que el plomo. La premisa argumental era, sin duda, interesante, y en otras manos más experimentadas -por ejemplo, las de Douglas Sirk, autor de "Obsesión" (1953)-, hubiera dado una excelente y desasosegante realización. Por desgracia, en las de Serebrennikov, acaba malgastada por su limitada escenografía.

0 visitas