Entrada destacada

Llega de noche

Después de un cataclismo que ha cambiado el mundo, Travis (Kelvin Harrison Jr.), un joven de 17 años, vive en una casa segura pero desoladora junto a sus protectores padres. Un día, una pareja desesperada en busca de refugio para ellos y su hijo aparece en sus vidas. La convivencia empieza con buen pie, pero poco a poco el miedo y la paranoia harán que el horror del exterior entre en el hogar, dando lugar a una amenaza aún peor: la de un padre que está dispuesto a renunciar a su alma con tal de proteger a su familia.

Valoración:5,864.


FICHA

Título Original: It Comes at Night.
Director: Trey Edward Shults.
Guionista: Trey Edward Shults.
Reparto: Joel Edgerton, Carmen Ejogo, Kelvin Harrison Jr., Riley Keough, Christopher Abbott, David Pendleton, Griffin Robert Faulkner, Mick O'Rourke.
Productores: David Kaplan, Andrea Roa.
Música: Brian McOmber.
Fotografía: Drew Daniels.
Montaje: Matthew Hannam, Trey Edward Shults.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 97 minutos…

Ida (2013)

Cartel: Ida (2013)
Anna (Agata Trzebuchowska) es una joven novicia que está a punto de tomar los votos de monja en el convento que siempre fue su hogar, tras perder a su familia durante la guerra. Convencida e ilusionada con dedicar su vida entera a Dios, recibe la sorprendente noticia de la existencia de una hermana de su madre. Wanda (Agata Kulesza) es su único pariente vivo y la curiosidad provoca que vaya a visitarla. De sus labios, conoce la verdadera y trágica historia de su familia además de descubrir que sus raíces son judías y no católicas.

Valoración: 7,099.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Ida.
Director: Paweł Pawlikowski.
Guionistas: Rebecca Lenkiewicz, Paweł Pawlikowski.
Reparto: Joanna Kulig, Agata Kulesza, Agata Trzebuchowska, Dawid Ogrodnik, Jerzy Trela, Adam Szyszkowski, Marek Kasprzyk, Izabela Dąbrowska, Mariusz Jakus, Artur Janusiak.
Productores: Eric Abraham, Piotr Dzięcioł, Ewa Puszczyńska.
Música: Kristian Eidnes Andersen.
Fotografía: Ryszard Lenczewski, Lukasz Zal.
Montaje: Jaroslaw Kaminski.
Nacionalidad: Polonia.
Año de Producción: 2013.
Duración: 82 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 28 de marzo de 2014.
DVD (Venta): 18 de junio de 2014.
Distribuidora (España): Caramel Films.
Espectadores (España): 111.851.
Recaudación (España): 625.783,16 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 199 / 863.

Fotograma: Ida (2013)

COMENTARIO

Esta es una película sobre el pasado, la identidad y la capacidad de elección. Agata Trzebuchowska es Anna, una joven huérfana que quiere hacerse monja. Después de descubrir que su tía Wanda (Agata Kulesza) está viva, querrá conocerla para saber más cosas de su pasado, pero su búsqueda la llevará a unos orígenes que ignoraba, como que su familia era judía y que su verdadero nombre es Ida. Será entonces cuando se tendrá que decantar por una identidad u otra. (Anuario Fotogramas 2015: Adrià Guxens).

Fotograma: Ida (2013)

CRÍTICA

30-03-2014 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

La novicia rebelde

Tras "Blancanieves" (Pablo Berger, 2012), "Oh Boy" (Jan Ole Gerster, 2012), "Mucho ruido y pocas nueces" (Joss Whedon, 2012) y "Nebraska" (Alexander Payne, 2013), aquí tienen los amantes del cine otra espléndida película en blanco y negro, firmada ahora por el cineasta polaco Pawel Pawlikowski, autor en 2004 de su apasionado "My Summer of Love". La película que hoy nos ocupa, "Ida", hace referencia a una monja novicia, huérfana de 18 años que, en compañía de su tía, inicia un viaje de autoconocimiento, con inesperados resultados. La acción se sitúa en la Polonia de los años 60 y constituye una suerte de continuación de la inquietante "Madre Juana de los Ángeles", realizada por Jerzy Kawalerowicz, en 1961.

Dicho periplo, trufado de toda una serie de encuentros y desencuentros, en los que intervienen personajes de toda condición, da su carácter social y político a un filme señero, maravillosamente interpretado por Agata Kulesza y Agata Trzebuchowska, a través del cual se establecen punzantes acentos críticos relacionados con el catolicismo, el comunismo, el antisemitismo, la trascendencia, la fe divina y, ¡cómo no!, las siempre difíciles relaciones Iglesia-Estado. Ambicioso esfuerzo creativo, por tanto, filmado con un estilo como de forja tensa.

Con mano segura, el director proclama su independencia de criterio a la hora de retratar a sus personajes, a los que ama, odia, fustiga o consuela. Y el emotivo relato prosigue bello, luminoso, en un encadenamiento de sensaciones humanísimas, de dolores sin nombre, implacable ante el sufrimiento. Poeta visual, Pawlikowski juega con las imágenes, las deshace, se conmueve y llora, en una película que evidencia las virtudes del buen cine polaco de siempre. Un cineasta fiel a sus ideas, rabiosa y conscientemente aislado, que se sirve de un estilo desnudo, de una construcción lírica y de un contexto histórico manejado con sabiduría. Se trata, en definitiva, de una pequeña obra maestra.

Fotograma: Ida (2013)

22-02-2015 – JOSU EGUREN

Almas en suplicio

¿Es posible vivir el presente sin saldar cuentas con el pasado? ¿Hasta qué punto expiamos pecados que no nos corresponden? En definitiva, ¿somos libres? Todas éstas son cuestiones que se formulan de manera franca y directa desde que la primera imagen de "Ida" devuelve la mirada al espectador en forma de pregunta. "Ida" está fechada en los años 60, en la encrucijada moral de un país que avanza hacia el futuro con los grilletes del holocausto nazi y las purgas políticas post bélicas clavadas en sus tobillos.

Para desbordar de tensión la pantalla, Pawlikowski elige que la protagonista de su quinto largometraje de ficción interprete el papel de una novicia judía que se decide a indagar en su árbol genealógico antes de tomar los votos definitivos. Lo que descubrirá es tan vergonzoso como lo que no se cuenta (la película no abarca la última cruzada antisemita promovida por el Partido Comunista) pero es suficiente para enfrentar a todo un país con sus remordimientos, aunque la lógica que nos empuja a reconocer el peso de la culpa en el personaje que interpreta una espléndida Agata Trzebuchowska puede derivar en lecturas excesivamente simplistas.

Pawlikowski se decide a agitar la memoria histórica polaca depurando hasta el extremo la composición del plano fotográfico, lo que resulta en imágenes que anuncian una férrea voluntad de estilo. Pawlikowski hace compacto y visible el aire que envuelve los cuerpos dotándolo de una personalidad que en función de la escena va de lo irónico a lo transcendental, aunque quizá abusa del pictoricismo al que se obliga con la elección del 4:3, un formato que en combinación con el blanco y negro suma una nueva capa de significado a la película. Tan sorprendente como fiel a su lógica narrativa, el desenlace de "Ida" corona un filme sospechoso que posiblemente sólo merezca ser juzgado cuando el director polaco entregue su próxima película.

Comentarios