Por un puñado de besos (2014)


Sol (Ana de Armas) es una chica romántica que busca desesperadamente a su media naranja. Frágil y nada superficial, tiene su primera cita con Dani (Martiño Rivas), de 27 años, un chico problemático que anda a la deriva, emocionalmente hablando. Son dos personas muy diferentes entre sí, pero el amor enciende esa chispa mágica que, a veces, surge donde menos se la espera. Los dos intentan partir desde cero, recomponer sus vidas a través de esta relación, pero el pasado de Dani parece interponerse en la felicidad de la pareja.

Valoración: 5,316.


FICHA

Título Original: Por un puñado de besos.
Director: David Menkes.
Guionista: David Menkes.
Reparto: Ana de Armas, Martiño Rivas, Jan Cornet, Megan Montaner, Andrea Duro, Alejandra Onieva, Marina Salas, Joel Bosqued, Pere Brasó, Mario Pardo, Richard Sahagún.
Productores Ejecutivos: Adriana Frade, Constantino Frade.
Música: Paco Ortega.
Fotografía: Néstor Calvo.
Montaje: Esther Cardenal.
Países Participantes: España, Venezuela.
Año de Producción: 2014.
Duración: 98 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Romántica, Drama.
Estreno (España): 16 de mayo de 2014.
DVD (Venta): 25 de noviembre de 2014.
Distribuidora (España): eOne Films Spain.
Espectadores (España): 53.095.
Recaudación (España): 290.115,58 €.
Visitas: 1.
Popularidad (Blog): 3 / 23.
Popularidad (Internet): 21 / 23.


COMENTARIO

Tras más de una década dirigiendo películas con su socio Alfonso Albacete, el éxito "Mentiras y gordas" (2009) entre ellas, David Menkes debuta en solitario con este film basado en un libro de Jordi Serra i Fabra (Montena). Sol (Ana de Armas) es una víctima del sida, y Dani (Martiño Rivas), un periodista infiltrado en un grupo de pacientes que sólo busca conseguir un buen reportaje ocultando su identidad. La amenaza de la enfermedad y la falta de escrúpulos de Dani complican el esperado romance. (Anuario Fotogramas 2015: Adrià Guxens).


CRÍTICA

16-05-2014 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

El amor no tiene cura

El realizador David Menkes nos ofrece ahora en solitario la comedia romántica "Por un puñado de besos", centrada en la descripción de amoríos juveniles, protagonizados por chicos y chicas en los verdes años, en la que también participan amigas y vecinos, empeñados asimismo en tener un papel preponderante en el desarrollo de la historia. Premisa argumental que da pie a una película sentimentaloide, en la que se habla -y nunca mejor dicho- del virus de inmunodeficiencia humana responsable del maldito sida. Construido todo ello a base de unos diálogos imposibles, unos actores acartonados y una escenografía deslavazada en grado superlativo.

La película navega como puede entre encuentros y desencuentros de los distintos personajes, impulsados por el amor en sus más diversas facetas, sin que en ningún momento el espectador comprenda de veras las motivaciones de los guapos fantoches que desfilan por la pantalla, con lo cual todo el invento se va al garete. Pero, los máximos responsables del filme deberían saber que un beso legal nunca vale tanto como un beso robado. Ahí está para demostrarlo la estupenda película de François Truffaut "Besos robados" (1968).

Dentro de la disonancia flagrante entre lo que se propone y lo que se logra, el poco inspirado director ha llevado a cabo un apaño sin tener en cuenta una serie de detalles necesarios para comprender en profundidad a sus protagonistas. Y se limita a narrar la tira de rifirrafes afectivos a varias bandas sin el menor atisbo de sinceridad y de verdad. De esta manera, "Por un puñado de besos" se despeña por los abismos del tedio, al tiempo que pierde una oportunidad de oro para mostrar el sentimiento amoroso en toda su exquisita complejidad. En fin, si es verdad eso de que el amor no tiene cura, no es menos cierto que la película de Menkes no hay por dónde cogerla.