La isla mínima (2014)

Cartel: La isla mínima (2014)
1980. Dos chicas desaparecen sin dejar rastro durante las fiestas de un pequeño pueblo, enclavado en las marismas del Guadalquivir. Al principio, los vecinos creen que han abandonado su hogar en busca de un futuro mejor, como tantos otros jóvenes de la comarca, pero el juez accede a que se investigue el caso a petición de la madre. Dos policías, con modos distintos de actuar, son enviados a averiguar la verdad, descubriendo que detrás de la desaparición se encuentra un peligroso asesino en serie.

Calificación: 7,242.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: La isla mínima.
Director: Alberto Rodríguez.
Guionistas: Rafael Cobos, Alberto Rodríguez.
Actores: Javier Gutiérrez, Raúl Arévalo, María Varod, Perico Cervantes, Jesús Ortiz, Jesús Carroza, Salva Reina, Antonio de la Torre, Nerea Barros, Ana Tomeno, Paula Palacios, Claudia Ubreva, Lucía Arias, Chelo Castro, Jesús Castro, Lola Páez, Paco Inestrosa, Ángela Vega, Julián Candón, Jorge Amat, Laura López, Cyntia Suano, Juan Carlos Villanueva.
Productores: Mercedes Cantero, Mercedes Gamero, José Antonio Félez, Mikel Lejarza, José Sánchez-Montes.
Fotografía: Alex Catalán.
Música: Julio de la Rosa.
Montaje: José M. G. Moyano.
Dirección Artística: Pepe Domínguez del Olmo.
Vestuario: Fernando García.
País Participante: España.
Lugares de Rodaje: Sevilla, Coria del Río, Isla Mayor, Las Cabezas de San Juan, Carmona, Almensilla, Dos Hermanas, La Puebla del Río, Los Palacios (España).
Fechas de Rodaje: De 30-09-2013 a 28-11-2013.
Año: 2014.
Duración: 104 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Crimen, Suspense.
Estreno (España): 26-09-2014.
Película Online (España): AtresPlayer.
Película Online (España): Yomvi (Canal +).
DVD (Venta): 23-10-2015.
Distribuidora: Warner Bros Entertainment España, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Sitio Oficial: Sitio Oficial.
Espectadores (España): 1.289.212.
Recaudación (España): 7.789.055,59 €.
Valoración: 9,311.
Visitas: 16.
Popularidad (Puesto): 29 / 387.

Fotograma: La isla mínima (2014)

Comentario

Aunque se rodó antes del boom "True Detective" (Serie de TV, 2014- ), hasta el propio director, Alberto Rodríguez ("Grupo 7", 2012), ha quedado asombrado con algunas coincidencias. Pero "La isla mínima" sería más un Caso Alcàsser de las marismas con aroma a 23-F. Juan (Javier Gutiérrez) y Pedro (Raúl Arévalo) son la pareja de policías ideológicamente opuestos, el facha y el progre, enviada para investigar la desaparición de dos chicas. Llegados al lugar, deberán limar diferencias para resolver el caso, en el seno de una comunidad arcaica, marcada por la miseria, la superstición y la violencia. (Anuario Fotogramas 2015: Philipp Engel).

Fotograma: La isla mínima (2014)

Crítica

27-09-2014 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

La ciénaga

Si "El niño" (Daniel Monzón, 2014) es un filme policíaco español que está francamente bien, "La isla mínima" es un 'thriller' crepuscular que supera todas las expectativas. Dos policías contrapuestos, a la deriva en las espectaculares marismas del Guadalquivir, son los protagonistas de la violenta intriga, filmada por el director Alberto Rodríguez con pulso firme y una impecable dirección de actores, capaces de enredar al espectador en una pegajosa tela de araña, a partir del brutal asesinato de dos muchachas, en la cambiante España de los años 80. Si la trama ya de por sí tiene su garra, lo cierto es que los acentos sociales, críticos y hasta políticos realzan aún más, si cabe, la valía de un filme que impone respeto.

Por si fuera poco, toda una serie de sujetos corruptos desfilan por la pantalla, conforme el juego de sospechas va cobrando forma, hasta el desconcertante desenlace. Así pues, estamos ante cine negro con todas las de la ley, planteado y resuelto por su máximo responsable como una carrera de obstáculos. Una vez dado el pistoletazo de salida, los patéticos personajes que integran su desarrollo argumental se ven arrastrados a una trepidante carrera en la que todo vale, hasta llegar a la desoladora meta.

La violencia soterrada, los desmanes del poder, la opacidad de un mundo que parece inmutable, la necesidad de refugio. Con estos ingredientes el realizador ha creado una película de género, pero que pasa asimismo por ser metáfora de nuestra época: un tiempo que parece buscar a gritos su expiación, su plegaria atendida. Así pues, "La isla mínima" socava nuestros cimientos, nos abisma en la ciénaga de nuestros más recónditos temores y logra, a través de un clima opresivo, una atmósfera asfixiante, un universo amenazante, provocar inquietud. Seguramente con la intención de demostrar que el ser humano genera el mal como las abejas producen miel.

Fotograma: La isla mínima (2014)

29-01-2015 – JOSU EGUREN

Belleza corrupta

Para quienes no conocían a Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, "La isla mínima" ha sido una de las mayores sorpresas de la temporada. Para los que han seguido la carrera del director sevillano y su guionista de cabecera, el éxito de su cuarta película en sociedad solamente viene a confirmar la solidez de una pareja que aquí culmina lo que empezó nueve años atrás en "7 vírgenes" (2005). Por el camino han dejado películas tan importantes y reivindicables como "After" (2009), o ensayos como el de "Grupo 7" (2012), un prototipo de lo que vendría; aproximaciones o tangentes a la excelencia de un 'thriller' deseado por todos los directores que han tratado de encajar las reglas del género en nuestro primitivo marco social. No me olvido de "Bosque de sombras" (2006), de Koldo Serra, y recuerdo con agrado "La noche de los girasoles" (2006), de Jorge Sánchez-Cabezudo, pero lo que propone Alberto Rodríguez va un paso más allá, y se beneficia de un interesante trabajo de documentación que ha cristalizado en los planos cenitales y el acento visual de las marismas que tanto le deben a la obra del fotógrafo sevillano Atín Aya (descubrirlo es toda una revelación para los sentidos).

Filmada con escuadra y cartabón, y acelerada por una selección de poderosos travellings, "La isla mínima" desborda sus márgenes rectilíneos con una lectura de las convulsiones sociopolíticas del presente que tienen su origen en los cadáveres arrojados a las cunetas del tardofranquismo. Hay tensión (multiplicada por la banda sonora de Julio de la Rosa) y una absorbente investigación policial, pero lo que menos importa es la solución de un crimen que no puede resolverse, y aunque aquí el guión remite involuntariamente a "Zodiac" (David Fincher, 2007), las derivadas políticas de su final en falso son totalmente distintas.

Después de décadas, el cine español ha encontrado por fin el modelo que tanto ansiaba... mirándose a sí mismo.