La desaparición de Eleanor Rigby (2014)

Póster: La desaparición de Eleanor Rigby (2014)
Con una mirada única, el escritor y director Ned Benson captura en su totalidad la imagen de una relación de pareja en este elocuente relato de amor, empatía y honestidad que es "La desaparición de Eleanor Rigby". Felizmente casados, Conor (James McAvoy) y Eleanor (Jessica Chastain) se sienten de repente como extraños que quieren comprenderse en un contexto trágico. La película abre una ventana a la subjetividad de las relaciones mediante la exploración de las dos caras de una pareja mientras pretenden recuperar la vida y el amor que una vez tuvieron.

Calificación: 6,103.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: The Disappearance of Eleanor Rigby: Them.
Director: Ned Benson.
Guionista: Ned Benson.
Actores: James McAvoy, Jessica Chastain, Ciarán Hinds, Bill Hader, Viola Davis, Isabelle Huppert, Jess Weixler, William Hurt, Nina Arianda, Nikki M. James, Jeremy Shamos, Wyatt Ralff, Brendan Donaldson, Daron Stewart, June Miller.
Productores: Jessica Chastain, Cassandra Kulukundis, Todd J. Labarowski, Emanuel Michael.
Fotografía: Christopher Blauvelt.
Música: Son Lux.
Montaje: Kristina Boden.
Diseño de Producción: Kelly McGehee.
Diseño de Vestuario: Stacey Battat.
País: Estados Unidos.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje:
Año: 2014.
Duración: 123 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Romántica.
Estreno: 03-10-2014.
Película Online: Filmin.
DVD (Venta): 18-03-2015.
Distribuidora: Wanda Visión, S. A.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 19.248.
Recaudación: 113.026,83 €.

Fotograma: La desaparición de Eleanor Rigby (2014)

Comentario

Producida por la también protagonista Jessica Chastain, un film que originalmente se rodó en dos partes, desde el punto de vista de ella, y desde el punto de vista de él (James McAvoy), una pareja que trata de cicatrizar las heridas de un drama secreto que se revela al final, primero juntos y luego por separado, porque ella, que se llama como una canción de Los Beatles, no querrá verlo más. De repente, desaparecerá, aunque él irá tras ella para tratar de averiguar la verdad. Es lo que suele ocurrir, te dejan y al principio no entiendes nada.

Fotograma: La desaparición de Eleanor Rigby (2014)

Crítica

06-10-2014 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

El amor que yo te di

Los incontables rifirrafes sentimentales de la vida cotidiana gozan de gran predicamento entre los públicos más diversos, vividos por gente corriente y moliente, como es el caso de "La desaparición de Eleanor Rigby". La película, en principio, estaba dividida en dos partes -'Él' y 'Ella'- que al final, tras su compra por la compañía cinematográfica de los hermanos Weinstein, se ha estrenado en una de reducida duración, abundantes lagunas en su estructura dramática y aceptables resultados. La descomposición de un joven matrimonio es aquí el tema tratado con austera sobriedad por el debutante guionista y director Ned Benson.

Se trata de una pareja, en principio feliz, analizada desde los dos puntos de vista, con predominio del personaje femenino, encarnado por la actriz Jessica Chastain con la vivacidad que le caracteriza, realzada por una cierta ironía, con lo cual su labor ante las cámaras resulta irresistiblemente seductora. Le da la réplica el correcto James McAvoy, que en esta ocasión logra imponer su imagen de chico sensible, dotado de un encanto físico de suave discreción. Ellos son las principales bazas de que se vale su autor para llevar a buen puerto el proyecto.

La película habla de la dificultad de vivir en pareja y de la urgente necesidad de que para que una pareja funcione necesita compartir unos principios básicos y, naturalmente, química. A menudo, tanto él como ella olvidan discutir sobre lo que desea cada uno y sobre lo que están dispuestos a dar y recibir. Por lo general, para el hombre una relación es algo físico, pero para la mujer es una conexión emocional. "La desaparición de Eleanor Rigby" homenajea en cierto modo a una inolvidable canción de los Beatles: «Mira a toda la gente solitaria, Eleanor Rigby...» Lástima que los recortes -siniestra palabreja tan de actualidad en los tiempos que corren- rebajen su considerable resultado final.