Walesa: La esperanza de un pueblo (2013)

Póster: Walesa: La esperanza de un pueblo (2013)
Biopic sobre el histórico dirigente polaco Lech Walesa (Robert Wieckiewicz), fundador del sindicato Solidaridad -el primero que se creó en el bloque del este liberado del yugo soviético- y presidente de su país de 1990 a 1995. Walesa siempre ha sido reconocido como un baluarte de las libertades en una nación oprimida por el comunismo desde la época de Stalin. De ahí que el propio Walesa recibiera el Premio Nobel de la Paz en 1983. Sin embargo, la película arranca con un hecho sangriento: la represión de las protestas obreras de Varsovia acaecidas en el año 1970, las cuales dieron la vuelta al mundo a través de la televisión.

Calificación: 6,364.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Walesa. Czlowiek z nadziei.
Director: Andrzej Wajda.
Guionista: Janusz Glowacki.
Actores: Robert Wieckiewicz, Agnieszka Grochowska, Zbigniew Zamachowski, Maria Rosaria Omaggio, Miroslaw Baka, Iwona Bielska, Ewa Kolasinska, Michal Czernecki, Remigiusz Jankowski, Wojciech Kalarus, Piotr Probosz, Marcin Hycnar, Maciej Marczewski, Maciej Konopinski, Cezary Kosinski.
Productor: Michal Kwiecinski.
Fotografía: Pawel Edelman.
Música:
Montaje: Milenia Fiedler, Grazyna Gradon.
Diseño de Producción: Magdalena Dipont.
Diseño de Vestuario: Magdalena Biedrzycka.
País: Polonia.
Lugares de Rodaje: Gdansk, Varsovia, Zyrardów (Polonia).
Fechas de Rodaje: De 01-12-2011 a 29-06-2012.
Año: 2013.
Duración: 127 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Biográfica, Drama.
Estreno: 01-01-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: A Contracorriente Films, S. L.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 1.825.
Recaudación: 11.365,95 €.

Fotograma: Walesa: La esperanza de un pueblo (2013)

Crítica

06-01-2015 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Los años de plomo

No sé muy bien a santo de qué el veteranísimo director polaco Andrzej Wajda vuelve a centrarse en el personaje de Lech Walesa, líder del sindicato Solidaridad, cuando ya lo había hecho en dos excelentes filmes previos: "El hombre de mármol" (1977) y, sobre todo, "El hombre de hierro" (1981). Ahora, con "Walesa: la esperanza de un pueblo", figura como absoluto protagonista. Un intuitivo sindicalista, electricista de profesión, que se dio a conocer a escala global a partir de los famosos acuerdos de Gdansk, en 1980. Cuando se proclamó la ley marcial en Polonia, fue detenido, interrogado y torturado, hasta su puesta en libertad en 1982.

Su enorme popularidad y la sencillez de su mensaje político le llevaron a la presidencia de la nación en 1990, dentro de un nuevo marco institucional surgido tras el complicado proceso de cambios en toda la Europa del Este, hasta ser galardonado con el premio Nobel de la Paz. Un actor sin demasiado carisma es el encargado de dar vida a dicho personaje, en un conjunto tan bienintecionado como convencional, lejanos ya los tiempos en los que Andrzej Wajda sorprendió al mundo con obras maestras del calibre de "Kanal" (1957), "Cenizas y diamantes" (1958) y "La boda" (1973), por su forma de enfrentarse a un dilema social.

Curiosamente, la película trata de un personaje en pugna con el mundo que le rodea desde una posición de fuerte individualismo y, sin embargo, tan universal. Sea como fuere, "Walesa: La esperanza de un pueblo" no supera la discreción, conforme asistimos a las peripecias del personaje en cuestión, descrito con la habitual honestidad que caracteriza a su máximo responsable, pero sin el dinamismo, la garra y el poder de seducción que atesoraba Lech Walesa. Por tal motivo, la película es muy limitada, al tiempo que no refleja con el exigible rigor el miedo, el desánimo y la confusión que se vivieron en Polonia aquellos aterradores años de plomo.