Perdiendo el norte (2015)

Póster: Perdiendo el norte (2015)
Animados por los programas tipo "Españoles por el mundo" (Programa de TV), que retratan las vidas de los españoles en el extranjero como felices y dicharacheras, Hugo (Yon González) y Braulio (Julián López) deciden sacarse el pasaporte y emigrar a Alemania en busca de trabajo. Ambos están sin curro desde que terminaron la universidad, por lo que en teoría no tienen nada que perder. Pero perseguir el sueño alemán puede ser peligroso si no tienes un colchón de seguridad. Hugo y Braulio están a punto de sufrir en sus propias carnes los problemas reales de los inmigrantes.

Valoración: 5,414.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Perdiendo el norte.
Director: Nacho G. Velilla.
Guionistas: Oriol Capel, David S. Olivas, Antonio Sánchez, Nacho G. Velilla.
Actores: Blanca Suárez, Javier Cámara, Carmen Machi, Joachim Paul Assböck, José Sacristán, Yon González, Julián López, Malena Alterio, Úrsula Corberó, Miki Esparbé, Roman Vogdt, Elena Rivera, Richard Pena, Christian Stamm, Arantxa Aranguren, David Akinloye, Svante, Younes Bachir, Luis Fabra.
Productores: Ignacio Fernandez-Vega, Mercedes Gamero, Mikel Lejarza, Nacho G. Velilla.
Fotografía: Isaac Vila.
Música: Juanjo Javierre.
Montaje: Ángel Hernández Zoido.
Dirección Artística: Antón Laguna.
Diseño de Vestuario: Marta Murillo.
País: España.
Lugares de Rodaje: Madrid (España); Berlín (Alemania).
Fechas de Rodaje: De 29-09-2013 a 04-04-2014.
Año: 2015.
Duración: 102 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia.
Estreno: 06-03-2015.
Película Online: Nubeox.
DVD (Venta): 26-06-2015.
Distribuidora: Warner Bros Entertainment España, S. L.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Sitio Oficial: Sitio Oficial.
Espectadores: 1.606.488.
Recaudación: 10.133.497,24 €.

Fotograma: Perdiendo el norte (2015)

Crítica

10-03-2015 – JOSU EGUREN

¡Viva la troika!

Que bien avanzado este siglo se sigan produciendo comedias costumbristas con caspa setentera es un hecho inquietante, pero tiene una interpretación positiva: en treinta años estas películas garantizarán la continuidad de clásicos como "Cine de barrio" (Programa de TV). "Perdiendo el norte" va sobrada de atributos: un galán con problemas de dicción, su respectiva chica florero, dos secundarios cómicos que se cruzan en la trayectoria de la película cuando la historia hace aguas y caras importadas de las series televisivas, en los que a su público objetivo le gusta reconocerse, porque siguen siendo mayoría los espectadores que compran televisión en pantalla grande. Lo lamentable no es asumir estas condiciones sino la pereza con la que director y guionistas se manejan en el determinismo de un guión que no da síntomas de rebelarse contra su propia naturaleza.

Como el toro, que cuanto más manso más arena escarba, "Perdiendo el norte" tira de la crítica social más beata para contar los males de una generación perdida que ve cómo licenciados en ADE, con másters e idiomas (uno), tienen que emigrar al norte de Europa para servir de mano de obra barata en la base de la pirámide social. En este caso, el explotador de los expatriados es un turco que reparte simpatía y sueldos de miseria (la lectura de esta situación supuestamente cómica es tremenda, pero los guionistas no llegan a planteársela).

Hablada en dialecto landista, toda la comicidad se confía a los chispazos de Miki Esparbé y Julián López, con total desprecio por las posibilidades del gag visual. José Sacristán pone el punto trágico defendiendo un papel que no merece su presencia. Pero es aún peor el populismo con el que se entonan secuencias que lo mismo se sirven de Alberto Chicote (¡qué grande le queda la sotana de Rowan Atkinson!) que de Ada Colau. Es muy probable que en el patio de butacas se escuchen algunas risas. Pero no hay duda de que, con películas como ésta, Merkel, Rajoy y la Troika se descojonan.