2 otoños, 3 inviernos (2013)

Póster: 2 otoños, 3 inviernos (2013)
Con 33 años, Arman (Vincent Macaigne) decide que es el momento de cambiar su vida. Para empezar, los sábados va a correr al parque, va a dejar de fumar y va a encontrar un buen trabajo. En sus nuevos propósitos se cruza con Amélie (Maud Wyler), su primer encuentro es de impacto; el segundo, como una puñalada en el corazón. Durante dos otoños y tres inviernos, las vidas de Amélie, Arman y su amigo Benjamin (Bastien Bouillon) se entremezclan, llenas de encuentros, accidentes, historias de amor y recuerdos.

Calificación: 6,404.

Tráiler de la Película - VOSE



Ficha

Título Original: 2 automnes 3 hivers.
Director: Sébastien Betbeder.
Guionista: Sébastien Betbeder.
Actores: Vincent Macaigne, Olivier Chantreau, Maud Wyler, Bastien Bouillon, Audrey Bastien, Thomas Blanchard, Pauline Etienne, Jean-Quentin Châtelain, Eriko Takeda, Loïc Hourcastagnon, Emmanuel Demonsant, Philippe Crespeau, Marie-Claude Roulin, Zacharie Chasseriaud, Jérôme Thibault.
Productor: Frédéric Dubreuil.
Fotografía: Sylvain Verdet.
Música: Bertrand Betsch.
Montaje: Julie Dupré.
Diseño de Producción:
Diseño de Vestuario: Anne Billette.
País: Francia.
Lugares de Rodaje: París (Francia).
Fechas de Rodaje:
Año: 2013.
Duración: 91 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia, Romántica.
Estreno: 13-03-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: CineBinario Films, S. L.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 437.
Recaudación: 2.981,15 €.

Fotograma: 2 otoños, 3 inviernos (2013)

Crítica

16-03-2015 – JOSU EGUREN

Autorretratos

La idea de romper la cuarta pared, tal y como la expresaba Bertolt Brecht a través de su dramaturgia, nació con el propósito de poner fin a la ilusión e identificación del espectador con los actores fuera de sus personajes echando abajo el muro invisible que separa el escenario del patio de butacas. Jean-Luc Godard ("Al final de la escapada", 1960) trasladó esta misma idea a la pantalla de cine pero reformulándola para dotar a la imagen de una doble conciencia, casi en las antípodas del efecto que produjo la famosa escena final del "Asalto y robo al tren" (1903), de Edwin S. Porter, en los espectadores de principios del siglo XX. En "2 otoños, 3 inviernos", su ópera prima, el director francés Sébastien Betbeder exprime las posibilidades de esta técnica para refutar al poeta alemán e introducir al público en la intimidad de una pareja cuyo punto de fuga o equilibrio es el espectador. Melómana y cinéfila, "2 otoños, 3 inviernos" recurre a la cita como declaración de intenciones, achicando la distancia entre opuestos como Robert Bresson y Judd Apatow, y asentándose en un punto intermedio significado por "La salamandra" (1971), de Alain Tanner. Ciertas similitudes con "La mama y la puta" (Jean Eustache, 1973) delatan que en el inconsciente de Betbeder está la intención de manipular el esqueje dramático de la obra maestra de Jean Eustache para hacerlo crecer en la forma de una comedia romántica de corte singular cuya exposición se declara influenciada por los autorretratos fotográficos de Edvard Munch. Pese al grano de la fotografía, el formato y las reverencias explícitas a sus maestros, Betbeder no se deja hacer presa de la nostalgia y formula un discurso romántico y desacomplejado que codifica con extraordinaria fidelidad el universo de sensaciones que se manifiesta en las fases del enamoramiento, el miedo al compromiso y el desamor. Como Jeff Buckley haciendo suyo el 'Hallelujah' de Leonard Cohen, Betbeder recicla los clásicos de la vanguardia nouvelle vaguiana en una obra que a los espectadores con menos rodaje les sonará a algo totalmente nuevo.