La dama de oro (2015)

Póster: La dama de oro (2015)
"La dama de oro" narra la historia real de una mujer que lucha por recuperar lo que es suyo y resarcir a su familia. Tras huir de Viena sesenta años atrás durante la Segunda Guerra Mundial, una mujer judía llamada Maria Altmann (Helen Mirren) emprende un viaje para reclamar las posesiones que los nazis confiscaron a su familia, entre ellas la célebre obra de Gustav Klimt: 'Retrato de Adele Bloch-Bauer I'. El joven abogado Randy Schoenberg (Ryan Reynolds) echará mano de su valor para suplir su falta de experiencia al acompañarla en esta lucha que los llevará hasta el corazón del gobierno austriaco y la Corte Suprema de Estados Unidos. Por el camino, Maria deberá enfrentarse a las terribles verdades de su pasado.

Calificación: 6,722.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Woman in Gold.
Director: Simon Curtis.
Guionista: Alexi Kaye Campbell.
Actores: Helen Mirren, Ryan Reynolds, Tatiana Maslany, Katie Holmes, Max Irons, Charles Dance, Daniel Brühl, Elizabeth McGovern, Antje Traue, Frances Fisher, Moritz Bleibtreu, Tom Schilling, Allan Corduner, Henry Goodman, Nina Kunzendorf, Alma Hasun, Nellie Schilling.
Productores: David M. Thompson, Kris Thykier.
Fotografía: Ross Emery.
Música: Martin Phipps, Hans Zimmer.
Montaje: Peter Lambert.
Diseño de Producción: Jim Clay.
Diseño de Vestuario: Christian Goddard.
Países: Estados Unidos, Reino Unido.
Lugares de Rodaje: Viena (Austria); Los Ángeles, Culver City, Beverly Hills (Estados Unidos); West Sussex, Londres (Reino Unido).
Fechas de Rodaje: de 23-05-2014 a agosto de 2014.
Año: 2015.
Duración: 109 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Biográfica, Drama.
Estreno: 10-04-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: DeAPlaneta, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores: 134.496.
Recaudación: 823.956,93 €.

Fotograma: La dama de oro (2015)

Crítica

14-04-2015 – JOSU EGUREN

El oro nazi

Como elogio al melodrama comercial de modos academicistas, "La dama de oro" no tarda en cumplir tres condiciones: 1) toma el esqueje de una historia real con el ánimo de desempolvar atrezzo y escenarios de cartón piedra; 2) se entona con superficialidad y sin profundizar en detalles excesivamente polémicos; 3) está guiada por uno o varios intérpretes que ejercen como máscara de una realidad que se subordina al principio de emoción.

No importan tantos los pormenores en el caso judicial de la República austríaca contra Maria Altmann como la oportunidad de viajar al pasado para exhibir los símbolos más representativos de esa iconografía nazi que tanto fascina a cierto cine de época. La película toma como rehén a Klimt y su 'Retrato de Adele Bloch-Bauer I' sin prestar atención a una obra que cuelga de las paredes de la película como lo harían los restos de un cadáver anónimo. Tras una primera secuencia en la que un fundido encadena una toma cenital a los nichos mortuorios de la ciudad de Los Ángeles con el funeral de un expatriado que buscó refugio en los Estados Unidos huyendo de los pogromos de la Austria prebélica, Simon Curtis exhibe sus triunfos con desparpajo.

Toda la película es un toma y daca amable entre Ryan Reynolds y Helen Mirren, diálogos sobre diálogos interrumpidos por flashbacks que dulcifican la memoria del Holocausto. A lo que hay que sumar la banda sonora compuesta por Hans Zimmer, una partitura que en su momentos de furia anima al espectador más prudente a invadir Polonia. Mientras en la gravedad cero flotan los personajes interpretados por Katie Holmes, Charles Dance y Daniel Brühl, éste último como objeto extraño a una historia por la que pasa sin dejar rastro. Serán los títulos de crédito los que afirmen lo que debería haber sido el tema central de la película: esos 135 millones de dólares que sanaron el orgullo y las heridas en la memoria de una mujer que terminó vendiendo su patrimonio sentimental a un galerista de Nueva York.

Comentarios