Lost River (2014)

Póster: Lost River (2014)
En los decadentes suburbios de Detroit, Billy (Christina Hendricks) lucha por sacar adelante a sus dos hijos y no perder su casa. Cuando su tiempo se agota, Billy, acompañada de Cat (Eva Mendes), decide aceptar un nuevo trabajo que le ofrece Dave (Ben Mendelsohn) en un misterioso y extraño lugar en el que nada es lo que parece. Al mismo tiempo, su hijo Bones (Iain de Caestecker) intenta sobrevivir, con la ayuda de Rat (Saoirse Ronan), al acoso del violento y peligroso Bully (Matt Smith). En sus intentos de huir de los 'monstruos' que les acechan, Billy y Bones se adentran en un mundo mágico e irreal que les llevará a lugares que nunca hubiesen imaginado.

Calificación: 5,875.

Tráiler de la Película - VOSE



Ficha

Título Original: Lost River.
Director: Ryan Gosling.
Guionista: Ryan Gosling.
Actores: Christina Hendricks, Eva Mendes, Matt Smith, Ben Mendelsohn, Saoirse Ronan, Iain De Caestecker, Barbara Steele, Reda Kateb, Landyn Stewart, Rob Zabrecky, Shannon Plumb, Torrey Wigfield, Misty Robinette, Holly Schlegel, Thomas McDonald.
Productores: Ryan Gosling, David Lancaster, Michel Litvak, Marc Platt, Adam Siegel, Jeffrey Stott.
Fotografía: Benoît Debie.
Música: Johnny Jewel.
Montaje: Nico Leunen, Valdís Óskarsdóttir.
Diseño de Producción: Beth Mickle.
Diseño de Vestuario: Erin Benach.
País: Estados Unidos.
Lugares de Rodaje: Detroit (Estados Unidos).
Fechas de Rodaje: 6 de mayo de 2013.
Año: 2014.
Duración: 95 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Drama, Fantástica, Misterio, Suspense.
Estreno: 17-04-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: Betta Pictures, S. L.
Espectadores: 1.290.
Recaudación: 8.178,04 €.

Fotograma: Lost River (2014)

Crítica

21-04-2015 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Querer y no poder

A lo largo de la historia del cine actores de todos los calibres se han situado tras las cámaras, con desiguales resultados. Entre los más famosos fue Charles Laughton el que realizó con "La noche del cazador" (1955) una inolvidable obra maestra. Ahora, es el ambicioso Ryan Gosling el que da el salto a la dirección, con delirantes resultados. El argumento de "Lost River" lleva a cabo un lioso cuento surrealista, centrado en los avatares que rodean la vida de una joven, madre soltera, deambulando por un relato más o menos fantasioso, plagado de personajes demenciales e imágenes relamidas, que hunden esta 'ópera prima' en una especie de agujero negro cinematográfico.

Porque las ensoñaciones de su liada protagonista, encarnada con excesiva rigidez por Christina Hendricks, parecen calcadas de las llevadas a cabo por cineastas de mayor entidad que el bueno de Gosling, metido hasta los zancajos en un querer y no poder a la hora de llevar a buen puerto su debut tras la cámara. Y la película, aunque posea los ingredientes básicos para que funcione como un filme del cineasta danés Nicolas Winding Refn ("Drive", 2011), no consigue tal fin porque a duras penas logra desprenderse del tono pretencioso que preside el relato.

Este pesadillesco clima dramático, de dilatado tempo, se va convirtiendo en soporífero conforme la trama argumental avanza en su desarrollo, hasta el punto de acabar con la paciencia del espectador por culpa del alargamiento innecesario de las secuencias, que juegan obviamente en su contra, así como en la repetición de efectos casi idénticos a los utilizados por David Lynch en su inquietante "Carretera perdida" (1997). En fin, el que se encuentra más perdido que un pulpo en un garaje es el propio Ryan Gosling. De manera que, en relación con "Lost River" no sé qué es peor: la ignorancia o la indiferencia. Para ser sincero he de decir que ni lo sé, ni me importa.