Hipócrates (2014)

Póster: Hipócrates (2014)
Benjamin (Vincent Lacoste) acabará siendo un médico famoso. Está convencido. Y, sin embargo, las primeras prácticas que hace en el servicio de su padre, de médico residente, no son lo que esperaba. La práctica es más dura que la teoría. Responsabilidad abrumadora, ausencia constante de su padre, un compañero extranjero, Abdel (Reda Kateb), con mucha más experiencia que él. De manera brutal, Benjamin descubre sus limitaciones, sus miedos, los de sus pacientes, familiares, médicos, personal sanitario... Su iniciación está en camino.

Calificación: 6,360.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Hippocrate.
Director: Thomas Lilti.
Guionistas: Pierre Chosson, Baya Kasmi, Julien Lilti, Thomas Lilti.
Actores: Vincent Lacoste, Jacques Gamblin, Reda Kateb, Marianne Denicourt, Félix Moati, Carole Franck, Philippe Rebbot, Julie Brochen, Jeanne Cellard, Thierry Levaret, Rafik Ben Mebarek, Josée Laprun, Zohra Benali, Juliette Aoudia, Luc Leclerc du Sablon.
Productores: Emmanuel Barraux, Agnès Vallée.
Fotografía: Nicolas Gaurin.
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil.
Montaje: Christel Dewynter.
Diseño de Producción: Philippe van Herwijnen.
Diseño de Vestuario: Cyril Fontaine.
País: Francia.
Lugares de Rodaje: París, Garches (Francia).
Fechas de Rodaje: De 11-02-2013 a 05-04-2013.
Año: 2014.
Duración: 102 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia, Drama.
Estreno: 08-05-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: Caramel Films, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores: 15.424.
Recaudación: 77.890,56 €.

Fotograma: Hipócrates (2014)

Crítica

10-05-2015 – JOSU EGUREN

Diagnóstico: Rentabilidad

Si usted pertenece a ese común de los mortales varados en listas de espera que tiene a la profesión médica por un nido de corporativistas, prepotentes, insensibles y bien pagados, el primer largometraje de Thomas Lilti le va a sorprender por las hechuras distópicas de una película en la que un joven residente en un hospital parisino pone sus ojos sobre las entrañas de un hospital donde sus trabajadores combaten a diario urgencias y precariedad. Lilti no se anda con sigilo, de ahí que sus dos primeros ganchos vayan contra la imagen sembrada en el subconsciente televisivo por ficciones como "Anatomía de Grey" y "Doctor House" (Series de TV). La realidad es ésta, grita, y a cada paso alerta de que en los oscuros pasillos de la sociedad del bienestar se hacinan pacientes sin cama y servicios en estado terminal. Todo ello sin dejar de apelar al factor humano, que es el cedazo a través del que filtra sus denuncias contra la privatización de la sanidad.

La elección del personaje que guiará los pasos del espectador es la más conveniente, y quizá por ello la más problemática: un médico de gesto chulesco y sin experiencia hijo de una de las cabezas visibles en la junta rectora del hospital. A Lilti le interesa explotar el viaje desde la falta de vocación hasta la comunión plena con el juramento hipocrático, y lo hace apoyándose en la muleta de un internista argelino que le permite abordar el tema de la integración de los inmigrantes franceses de tercera generación en la sociedad. A un paso de lo procedimental, "Hipócrates" trata de mitigar los estigmas del cine social poniendo el acento en la relación de amistad que se establece entre sus protagonistas sin perder de foco el eje temático de la película, que emerge con fuerza y sin paliativos cuando el director de la institución justifica los recortes señalando criterios de rentabilidad. Urgida por un desenlace dramático, "Hipócrates" toma el camino más fácil, pero, aun con magulladuras, se mantiene en pie hasta el plano final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario