Hablar (2015)

Póster: Hablar (2015)
La calurosa noche de agosto en el barrio de Lavapiés da lugar a numerosas historias de sus habitantes y paseantes que, a lo largo y ancho de sus calles, hacen que la vida transcurra. Entre inquietudes y necesidades, la crisis económica, política o existencial que les embarga les mueve, entre discursos, susurros y gritos, a compartir sus pensamientos en charlas, broncas y abrazos. Entre todo este universo de la palabra, no faltan los que dedican el tiempo a sus tejemanejes y robos de poca monta.

Valoración: 6,224.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Hablar.
Director: Joaquín Oristrell.
Guionistas: Joaquín Oristrell, Cristina Rota.
Actores: Sergio Peris-Mencheta, Estefanía de los Santos, María Botto, Raúl Arévalo, Marta Etura, Juan Diego Botto, Astrid Jones, Dafnis Balduz, Mercedes Sampietro, Nur Al Levi, Miguel Ángel Muñoz, Carmen Balagué, Goya Toledo, Secun de la Rosa, Álex García, Antonio de la Torre, Melanie Olivares, Petra Martínez, Juan Margallo.
Productores: Pedro Hernández Santos, José Sámano.
Fotografía: Teo Delgado.
Música: Ray Loriga, Alejandro Pelayo.
Montaje:
Dirección Artística: Soledad Seseña.
Diseño de Vestuario: Laura Cuesta.
País: España.
Lugares de Rodaje: Lavapiés, Madrid (España).
Fechas de Rodaje: De 25-08-2014 a 26-08-2014.
Año: 2015.
Duración: 78 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia, Drama.
Estreno: 12-06-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: Splendor Films, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores: 6.474.
Recaudación: 42.527,44 €.

Fotograma: Hablar (2015)

Crítica

16-06-2015 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Vidas cruzadas

Con "Hablar" estamos ante una de las películas españolas más arriesgadas del año, filmada en un solo plano-secuencia en el multiétnico barrio madrileño de Lavapiés. La cámara del realizador Joaquín Oristrell y el camarógrafo Teo Delgado atrapa en su diario discurrir a un microcosmos humano, golpeado de forma inmisericorde por la crisis actual. Son las personas más humildes, las más indignadas, las que intentan mejorar sus condiciones de vida; también las más marginales, yonquis incluidos. Lo cual da pie a un filme coreografiado con tino por el máximo responsable de "Dieta mediterránea" (2009).

Bajo el manto de la desesperación, atemperado por un castizo sentido del humor, la película muestra un sarao argumental de aquí te espero. Son aires nuevos los de Joaquín Oristrell y los de una variopinta gama de personajes, donde el desencanto y los exabruptos populistas también cuentan. Porque estamos ante una denuncia a gritos, despareja y exasperada, aunque tan necesaria como el aire que respiramos. Una película que debe ser vista, analizada y discutida en sus carencias -que también las tiene- y aceptada como lo que es.

Un instrumento para el debate, para que nos sintamos un poco más ciudadanos y un poco mejor demócratas. Porque libre es el adjetivo que más se ajusta a "Hablar". Su discurso progresa con la fluidez y la desenvoltura que cabe esperar de un cineasta que al frente de su 'troupe' alza la batuta para revelar los trucos que se ocultan en su cofre de mago. Un cordón umbilical une al director con sus personajes. Es de desear que este encuentro no conlleve otra amargura, una nueva destrucción. Pero, ante todo, el concepto visual, la visión de estas vidas cruzadas, irán minando nuestras conciencias, pidiendo de nosotros conclusiones, tomar partido. Sin embargo, en ningún momento habrá prevalecido el discurso sobre el cine.